DE VOLEA

El mayor error de Tabárez: no haberse ido luego del Mundial de Rusia

El técnico pudo haberse ido por la puerta grande, pero prefirió seguir un periodo más y terminó cerrando su ciclo de la peor manera.

Daniel Rosa

No hay nada que reprocharle al Consejo Ejecutivo de la AUF por el cese de Oscar Tabárez. Aun teniendo en consideración que en los últimos partidos el técnico no contó con varios futbolistas por lesiones, suspensiones u otros motivos, los 16 puntos luego de 14 partidos disputados son muy pocos. Pensar que el técnico fue removido por los últimos resultados es mirar el árbol y no el bosque.

También es verdad que de los últimos cinco partidos disputados, tres fueron contra las superpotencias Argentina y Brasil, pero la cuestión no pasó tanto por los resultados, sino por las formas. Pero hay más elementos.

Tabárez hace largo tiempo que no trabajaba en cancha por su poca movilidad; excepto en los últimos dos partidos, ni siquiera había indicaciones desde el borde del campo por parte del cuerpo técnico; y quizás lo más reprochable (desde lo deportivo) fuera que se ha quedado corto en la confección de las listas y luego, a medida que perdía jugadores a último momento, se le quedaba chico el plantel.

Ser agradecido y reconocer todo lo bueno que hizo Tabárez en el pasado no significa consentir lo que se está haciendo mal en el presente. Todos los ciclos llegan a su fin. El error del técnico fue no haberse dado cuenta que el momento para irse por la puerta grande fue después del quinto puesto logrado en el Mundial de Rusia. Si lo hubiera hecho, hoy el Complejo Celeste seguramente llevaría su nombre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error