EN ESPAÑA

El futbolista del Bayern Múnich Lucas Hernández se libró de ir a la cárcel

La suspensión de la pena es por un periodo de cuatro años y condicionada a que el jugador "no cometa ningún nuevo delito durante ese tiempo", así como al pago de una multa de 111.441 de dólares.

Lucas Hernández, no ría a la cárcel. Foto: EFE.
Lucas Hernández, no ría a la cárcel. Foto: EFE.

El defensa francés del Bayern Múnich Lucas Hernández se salvó casi en la hora de entrar en prisión por desobedecer una medida de alejamiento, gracias a que la justicia española aceptara su recurso.

"Consideramos que debe estimarse el recurso de apelación y acordar la suspensión de la ejecución de la pena privativa de libertad impuesta a Lucas François Bernard Hernández", afirma la Audiencia Provincial de Madrid.

La decisión de la Audiencia llega apenas un día antes de que se cumpliese el límite de la medianoche del jueves para que el futbolista ingresase en prisión para cumplir una pena de seis meses por quebrantar una orden de alejamiento de la que entonces era su pareja y hoy es su esposa.

El caso del francés se remonta a 2017, cuando Lucas Hernández y su pareja Amelia de la Osa Lorente fueron condenados en febrero de ese año a 31 días de trabajo comunitario y a mantenerse alejados y sin comunicación durante seis meses por una fuerte pelea en la que se agredieron mutuamente.

Condiciones y multa

La suspensión de la pena es por un periodo de cuatro años y condicionada a que Lucas Hernández "no cometa ningún nuevo delito durante ese tiempo", así como al pago de una multa de 96.000 euros (111.441 dólares), según precisó la Audiencia Provincial madrileña.

El proceso

Cuatro meses más tarde del suceso, ya reconciliados, el jugador y su pareja fueron interceptados en el aeropuerto de Madrid cuando volvían juntos de un viaje a Estados Unidos. Hernández fue retenido unas horas antes de ser puesto en libertad, mientras que Lorente no, porque todavía no se le había comunicado formalmente la orden de alejamiento.

A raíz de este episodio, Lucas Hernández fue juzgado y condenado en diciembre de 2019 a seis meses de cárcel por quebrantar la orden de alejamiento dictada en febrero de 2017. En España los condenados a menos de dos años de cárcel no suelen entrar en prisión, pero en este caso, al tratarse de una reincidencia, Hernández debía ingresar en la cárcel pese a ser una condena mínima.

Así, un juzgado madrileño ordenó el 13 de octubre pasado la ejecución de la pena y cinco días más tarde, el futbolista se presentó para recoger la orden de prisión, que le daba diez días de plazo para entrar voluntariamente en la cárcel y contra la que había recurrido.

La Audiencia Provincial de Madrid estimó el recurso basándose en la actual situación familiar de Hernández y la escasa probabilidad de que vuelva a delinquir.

Acercamiento consentido

La Audiencia madrileña recordó en su decisión que, aunque Lucas Hernández fue juzgado por quebrantar una orden de alejamiento "no se puede obviar que la persona a la que no podía acercarse consintió dicho acercamiento", en referencia al viaje de ambos a Estados Unidos, donde, según la prensa, se casaron.

El auto también explica que en desde junio de 2017, cuando quebrantó la orden alejamiento, "no consta en su hoja histórico penal la comisión de ningún nuevo hecho delictivo, lo que puede valorarse para considerar que en la actualidad no es necesario esperar a la ejecución de la pena para evitar que el penado delinca".

Por último, la Audiencia recordó la actual situación familiar del futbolista, que "convive con su esposa y el hijo de ambos, sin que se tenga constancia de nuevos incidentes entre ellos".

Una buena noticia para muchos

Por todo ello, la Audiencia aceptó el recurso de Hernández suspendiendo su condena para alivio del internacional francés y de sus equipos. La entrada en prisión de Lucas habría sido un contratiempo para el Bayern de Múnich, que marcha primero en la Bundesliga y también en su grupo de Champions, y del que es un puntal de su defensa. El central, traspasado del Atlético de Madrid al Bayern en 2019, también ve despejarse su horizonte con la selección francesa con un Mundial a la vista en Catar en 2022.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados