MI OPINIÓN

Historia de coraje y de confianza

Fernando Parrado

En 1977, tuve la chance de correr las 4 Horas de Nürburgring, como piloto oficial Alfa Romeo Autodelta. Este circuito es sin dudas, la meca para todo competidor. Luego de dar una vuelta, me detengo en boxes, y le comento al director del equipo, Teodoro Zeccoli: “¡No creo que pueda hacer esto! Veintitrés kilómetros de recorrido, 177 curvas, y sólo tres de segunda velocidad. ¿Cómo lo logro? ¡Me voy a pegar tratando de clasificar!”.

“Nando, piénsalo un poco y nos lo haces saber”, me respondió.

Me dispuse a dar más vueltas, y a medida que lo hacía, sentía que me iba adaptando, aunque sin lograr plena confianza. El temor a un accidente me acechaba todo el tiempo. La pista era muy ágil y admitía pocos errores. Tampoco quería alejarme de los tiempos de mi compañero de equipo, lo que me llevaba a asumir riesgos que no deseaba.

El día de la clasificación, vienen Gianni y Angelo, que eran mis mecánicos, y me dicen: “Tenemos guardadas esta gomas “mágicas” de clasificación para vos”. Allí salgo y hago mi mejor tiempo de la semana. Obviamente que los neumáticos eran exactamente iguales a todo.

Una buena historia de coraje y confianza en uno mismo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados