EDITORIAL

Venezuela bajo "la dieta Maduro"

Un periodista uruguayo de la agencia France Presse traza un cuadro sobre la realidad venezolana mucho más grave que el manejado habitualmente sobre un país económicamente “fundido” en donde expira la democracia.

Rafael Noboa es un periodista uruguayo que años atrás fue corresponsal de la agencia France Presse en Caracas y que ahora volvió a Venezuela a reencontrarse con viejos amigos. El relato de lo que vio y oyó, publicado por el semanario Brecha (que en otros tiempos apoyaba al régimen chavista), muestra la trágica realidad de un país hermano rendido por el hambre y sometido a una dictadura. Lo que sigue son algunos datos de la nota que un Noboa horrorizado escribió sobre su estadía en Venezuela.

En casa de su amigo José Vicente son cinco y todos tienen el "carné de la patria", una tarjeta plastificada con el nombre del portador y un "chip" "que intriga al ciudadano sobre qué información almacena", cuenta Noboa. En esa casa cuatro votaron a la oposición y solo uno, su sobrino, al chavismo. El bono navideño de 500.000 bolívares que repartió el gobierno solo lo recibió el sobrino. El "carné de la patria" suele ser indiscreto.

José Vicente trabaja como administrativo en una oficina y gana 630.000 bolívares al mes que equivalen a 8 dólares y medio en el cambio paralelo. "José Vicente que hace nueve años era un muchacho fuerte está flaco y demacrado por "la dieta Maduro". Dado el desabastecimiento su principal problema y el de sus vecinos se parece mucho al de los cubanos: qué alimentos se pueden encontrar y en dónde".

El aumento de la desnutrición infantil es otra vergüenza. Según Caritas Internacionales 8% de los menores de 5 años sufren la desnutrición aguda moderada y otro 3% la severa. En Venezuela solo se encuentra el 38% de los medicamentos esenciales de la lista de la Organización Mundial de la Salud. Los que pueden viajan al exterior a comprar medicamentos.

Según un estudio de Datanálisis, el 70% de los consumidores padece carencias alimenticias y sanitarias "porque son asalariados, no tienen acceso a dólares o dependen de la asistencia del gobierno". El otro 30% —explica Noboa— "es el que mueve la economía, tiene acceso a dólares, y se trata de la elite cívico militar, los contratistas del gobierno, los funcionarios corruptos", etc.

Afirma Noboa que venezolanos de todas clases emigran en masa. Muchos van en ómnibus a Perú, "el país que mejor los recibe". Chile es otro destino buscado entre otros países sudamericanos. "Balseros sobre ruedas", los llama Noboa. Los cortes de luz, la escasez de agua, la inseguridad que coloca a Venezuela como el segundo país más peligroso del mundo (después de El Salvador) y la falta de oportunidades empujan a irse.

La presencia cubana en el aparato estatal venezolano es tema candente. Un alto oficial de la Marina que denunció la "injerencia cubana en nuestra fuerza armada" perdió su cargo y está preso. Cuba vive del petróleo venezolano a cambio del cual ofrece su experiencia en montar "un estado policial". Chávez dijo alguna vez que había 46.000 cubanos trabajando en Venezuela. Hoy pueden ser más.

La producción petrolera de Venezuela, según Noboa, equivale al 97% del total de sus exportaciones. Actualmente está en 1.890.000 barriles diarios mientras que antes de la llegada del chavismo al poder alcanzaba los 3,4 millones de barriles diarios. Los principales compradores son Estados Unidos y China "que cobra sus deudas en petróleo". Otra revelación de este periodista uruguayo es que la deuda externa venezolana llegó a 140.000 millones de dólares, lo que significa que cada año el país debe pagar 10.000 millones por capital e intereses. ¡En tanto, las reservas de Venezuela no alcanzan a los 10.000 millones de dólares!

"El chavismo realizó la hazaña de fundir a Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo de la OPEP", sentencia Noboa.

Finalmente evalúa lo que vendrá. "Mis amigos —dice— se dividen entre los que creen que habrá una nueva explosión social, esta vez bajando de los cerros como en el Caracazo, y los que piensan que la gente depende tanto del gobierno para comer que no puede rebelarse y desafiar a la Guardia Nacional y a los colectivos que tiran a matar".

Noboa señala el cierre de Radio Caracas Televisión, el canal más popular del país, como principio de la campaña en donde "el gobierno fue poniendo a los medios independientes contra las cuerdas, extenuándolos". Los grandes diarios fueron cayendo y los periodistas se refugiaron en los medios digitales. "En las pantallas de los canales oficiales Venezuela es un paraíso", ironiza Noboa.

Sin libertad de prensa ni respeto por los derechos humanos Maduro sigue adelante. ¡Y pensar que en Uruguay sectores del Frente Amplio y del Pit-Cnt siguen presentando a Venezuela como una democracia y un ejemplo a seguir!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos