ECOS
Email:
Teléfono: 2908 0911
Correo: Plaza de Cagancha 1162
Escriba su carta aquí

Pulseada por la autoridad

@|Los desórdenes, corridas de autos y motos y otros desmanes en las tardes y en las noches en la “Ramblita” de Piriápolis continúan y aún más, aumentan.

Lo que hace pensar en una verdadera pulseada entre autoridades y desacatados ciudadanos.

En el medio quedan los sufridos vecinos, visitantes y turistas que concurren tranquilamente a tomar mate en familia por las tardes o pretenden dormir por las noches.

El año pasado se conoció el caso de una pareja de italianos oriundos de Parma que alquilaron un apartamento sobre la Ramblita y no pudieron “pegar un ojo” en toda una semana.

Las autoridades, incluyendo a la Prefectura, toman diferentes medidas que a la postre no resultan eficaces.

Según lo indica el Semanario La Prensa del pasado 7 de febrero, en estos términos: “Diario La Prensa pudo saber que las autoridades analizan el problema, buscando una solución para el mismo, donde no se descarta implementar desde marzo un plan piloto, que propone cerrar la “Ramblita” al paso vehicular desde la rotonda de Rambla y Av. Piria hasta Solís. Se transformaría en una peatonal, con excepciones. Se dejarían las calles transversales habilitadas para ingreso y egreso del tránsito vehicular, de tal forma que tanto los propietarios, como proveedores y ambulancias puedan acceder a la “ramblita”.

Habrá que esperar un tiempo para conocer cual será la intervención que se realizará en la siempre polémica “Ramblita” de la zona portuaria.”.

En las idas y venidas de los vecinos afectados se pudo saber que la idea de la Intendencia de Maldonado y sus urbanistas sería solucionar este problema generando un valioso aporte al balneario tomando como ejemplo famosas ramblas europeas como Niza o Marbella dando prioridad a la gente por sobre los vehículos.

Visualizando los costos de las obras evaluaron que la gran ventaja de la solución es la reducida extensión del paseo, cinco cuadras.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
volver a todas las cartas