INFORME

¿Cuáles son los 10 principales riesgos que enfrentará la economía mundial en 2022?

La recuperación económica pos COVID-19 parece consolidarse en la economía mundial, si bien la misma oculta grandes diferencia. Pero, hay 10 riesgos que podrían impactar fuerte.

Biden y Xi Jinping mantuvieron varios encuentros cuando el actual presidente de EE.UU. era el vice de Obama. Foto: AFP
Biden y Xi Jinping mantuvieron varios encuentros cuando el actual presidente de EE.UU. era el vice de Obama. Un empeoramiento de la relación es un riesgo. Foto: AFP

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores. 

Un informe de The Economist Intelligence Unit (al que accedió El País) prevé que la recuperación de la economía mundial pospandemia continúe en 2022 con una expansión de 4,1%. “Sin embargo, este repunte ocultará grandes variaciones en el ritmo de recuperación en las diferentes regiones”, indicó.

El informe también evalúa “una serie de escenarios que podrían descarrilar la recuperación posterior a la pandemia y tener un efecto en las operaciones comerciales globales”. 

Por eso, se puso como objetivo "resumir algunos de estos riesgos clave".

Estos son los 10 principales riesgos que podría enfrentar la economía mundial en 2022.

1

El empeoramiento de los lazos entre Estados Unidos y China obliga a un desacoplamiento total en la economía  mundial

Estados Unidos y China compiten por la influencia global. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está tratando de convencer a los países "de ideas afines" (en su mayoría occidentales) para que colaborativamente ejerzan presión sobre China. Esto ha incluido restricciones en las áreas de comercio, tecnología, finanzas e inversión, junto con sanciones, lo que ha obligado a algunos mercados (y empresas) a elegir un bando. Aunque es más evidente en el ámbito de la tecnología, existe el riesgo de que esta estrategia abarque sectores industriales o de consumo. En un escenario extremo, esto podría llevar a que una postura neutral se vuelva económicamente prohibitiva para terceros países, dividiendo las economías que apoyan a China y las que apoyan a Estados Unidos. La bifurcación económica global completa obligaría a las empresas a operar dos cadenas de suministro con diferentes estándares tecnológicos. La implementación de redes de telecomunicaciones 5G podría posponerse en algunos países, y las sanciones de China aumentarían la incertidumbre en torno al comercio y la inversión globales.

2

Un endurecimiento monetario inesperadamente rápido conduce a una caída de la bolsa

Las interrupciones de la cadena de suministros, el aumento de los precios de la energía, la política monetaria extremadamente flexible y la recuperación de la economía real han contribuido a un fuerte repunte de la inflación estadounidense en 2021. Aunque es probable que muchos de estos factores disminuyan a medida que la economía estadounidense se reequilibra después de la pandemia -lo que indica que los picos de inflación no serán duraderos-, dan motivo para que la Reserva Federal (Fed, el banco central estadounidense) comience a ajustar gradualmente la política monetaria mediante la reducción de sus compras de activos. Sin embargo, si un ajuste monetario lento y claramente señalado no logra controlar la inflación en el mediano plazo, puede ser necesario un aumento de las tasas de interés a mediados de 2022. Dado que las relaciones precio / beneficio de las acciones estadounidenses son actualmente más altas que antes de los colapsos de 1929 y 2007-08, los aumentos acelerados de las tasas de interés podrían ser suficientes para iniciar un fuerte ajuste del mercado de valores. El alto número de inversores minoristas significa que la caída de los precios de las acciones afectaría mucho el gasto de los consumidores, posiblemente deteniendo la recuperación económica de Estados Unidos y arriesgándose a una recesión.

3

Un desplome inmobiliario en China conduce a una fuerte desaceleración económica

El gigante inmobiliario chino, Evergrande, ya no ha pagado algunos vencimientos de deuda por un total de alrededor de US$ 300.000 millones y, dada la exposición a la empresa en gran parte de la economía china, su posible incumplimiento representa un grave riesgo de contagio financiero. El estado controla estrictamente los mercados financieros de China, y su voluntad de intervenir y rescatar empresas significa que tiene las herramientas para aislar las dificultades financieras, lo que hace poco probable una crisis financiera a gran escala. Sin embargo, muchas de las empresas inmobiliarias de China están igualmente sobreapalancadas. Si el empeoramiento de la confianza en el sector inmobiliario conduce a una serie de incumplimientos en el sector inmobiliario de China, será mucho más difícil de contener. Como mínimo, esto conduciría a un colapso de los precios de las propiedades, con la contracción de la inversión, el gobierno tendría que rescatar a los bancos y hogares sobreexpuestos y, en muchos casos, la riqueza de los hogares se vería afectada de manera significativa. Esta combinación podría impulsar el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) real de China muy por debajo de la norma del 6%-7% de los últimos años. El crecimiento débil, a su vez, instigaría una recesión económica mundial, y los exportadores de materias primas se verían particularmente afectados por un período de demanda mucho más débil de China.

4

Las condiciones financieras nacionales y mundiales más estrictas descarrilan la recuperación en los mercados emergentes

Las presiones inflacionarias derivadas de la recuperación de los precios de las materias primas ya han llevado a algunos mercados emergentes, incluidos Brasil, México, Rusia, Sri Lanka y Ucrania, a subir las tasas de política monetaria en 2021. En un contexto en el que los soberanos se han apalancado cada vez más como resultado de la pandemia, la normalización de las tasas de interés aumentará los costos del servicio de la deuda para los gobiernos. Esto podría aumentar la presión para una consolidación fiscal procíclica agresiva que, en última instancia, frena la recuperación de los países emergentes. En particular, el potencial de que los rendimientos de los bonos estadounidenses aumenten más rápido de lo esperado en los próximos meses podría generar primas de riesgo más altas en los mercados emergentes, dejándolos vulnerables a caídas repentinas en las entradas de capital. Los riesgos serán especialmente elevados en países donde el endeudamiento en moneda extranjera es particularmente alto, por ejemplo en Argentina y Turquía, donde las liquidaciones de bonos podrían desencadenar crisis monetarias y / o de deuda.

Enfermero prepara una dosis de la vacuna contra el COVID-19. Foto: AFP
El surgimiento de nuevas variantes de COVID-19 resistentes a las vacunas actuales, es otro de los riesgos para la economía mundial. Foto: AFP
5

Surgen nuevas variantes de COVID-19 que demuestran ser resistentes a las vacunas

El ritmo de vacunación es la principal variable detrás de las previsiones económicas. Uno de los principales riesgos para la recuperación global es que las nuevas variantes del COVID-19 más agresivas resultan resistentes a las vacunas actuales. Algunas, en particular las variantes Delta y Mu, parecen escapar en parte de la protección que ofrecen algunas vacunas. Además, las vacunas no parecen bloquear la transmisión de la variante Delta, lo que aumenta el riesgo de que personas asintomáticas transmitan el virus. La continua propagación del COVID-19 en algunas partes del mundo aumenta aún más este riesgo. Por lo tanto, los fabricantes podrían terminar en un ciclo perpetuo de tener que actualizar sus vacunas, creando un escenario en el que una variante resulte altamente resistente a las vacunas; ya existen varios virus para los que aún no se ha desarrollado una vacuna eficaz a pesar de una extensa investigación, como el VIH / SIDA.

6

El malestar social generalizado pesa sobre la recuperación mundial

Dado el efecto negativo de la pandemia en los ingresos y la calidad de vida, es posible que aumente el malestar en 2021, incluso en los estados occidentales tradicionalmente estables y los regímenes autoritarios de larga data. Los países donde las tensiones políticas ya son altas parecen estar especialmente en riesgo, pero también lo están aquellos cuyas economías se vieron más afectadas por la pandemia. Regiones como Medio Oriente, África y América Latina están particularmente en riesgo. Los tres ya estaban experimentando intensas tensiones sociales, pero muchos países dentro de ellos también sufrieron duros cierres de la economía y profundas recesiones; Los disturbios en forma de bola de nieve podrían conducir a un colapso del gobierno, aterrorizar a los inversores y provocar salidas de capital desestabilizadoras. A mediano plazo, esta tendencia podría impulsar la aversión al riesgo de los inversores y mayores primas de riesgo político, frenando la recuperación mundial.

7

El conflicto estalla entre China y Taiwán, lo que obliga a Estados Unidos a intervenir

La creciente agresión china contra Taiwán desde fines de 2020 ha aumentado el riesgo de un conflicto militar en el Estrecho de Taiwán. Esperamos que China se abstenga de iniciar deliberadamente un conflicto directo con Taiwán, debido a las preocupaciones sobre la participación de Estados Unidos. Además, el presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen, ha rechazado declarar la independencia como un objetivo político explícito. Sin embargo, el reciente calentamiento en las relaciones entre Estados Unidos y Taiwán ha llevado a China a realizar incursiones regulares en la zona de identificación de defensa aérea de Taiwán (ADIZ). Estas maniobras han aumentado el riesgo de un error de cálculo militar, como una colisión accidental entre aviones de combate chinos y taiwaneses. Un conflicto acabaría con la economía de Taiwán, incluida su industria de semiconductores, de la que dependen las cadenas de suministro mundiales. También correría el riesgo de atraer la participación de Estados Unidos, Australia y Japón, lo que podría preparar el escenario para un conflicto global, con consecuencias económicas catastróficas.

8

Los lazos entre la Unión Europea y China empeoran significativamente

La imposición de sanciones por parte de la Unión Europea (UE) contra China en marzo por abusos de los derechos humanos en Xinjiang y las sanciones de represalia de China contra 10 personas y cuatro organizaciones de la UE han provocado un deterioro de las relaciones UE-China. Estos desarrollos pueden intensificar los pedidos europeos de cooperación UE-Estados Unidos sobre China, particularmente porque Biden está buscando el respaldo de aliados. Nuestro pronóstico de base es que la UE continuará aplicando un enfoque independiente para tratar con China, pero existe el riesgo de que la UE decida aplicar sanciones contra las empresas con sede en Xinjiang, reflejando potencialmente las prohibiciones de importación e inversión existentes en Estados Unidos. Esto también podría suceder en respuesta a las políticas chinas en Hong Kong y el Tíbet (y potencialmente en Taiwán). En tal escenario, el acceso restringido a los flujos financieros europeos causaría una mayor interrupción operativa para las empresas chinas afectadas y dejaría a las empresas de la UE que operan en China vulnerables a represalias (como un boicot o ser incluidas en una lista negra).

Efectos de la sequía en Brasil. Foto: AFP
Efectos del cambio climático podrían golpear la economía mundial. Foto: AFP
9

Las sequías severas provocan una hambruna

Los modelos de cambio climático apuntan a los riesgos asociados con una mayor frecuencia de sequías. Hasta ahora, estos han sido eventos esporádicos en diferentes partes del mundo, pero podrían, antes de lo que pensamos, comenzar a suceder de manera más sincrónica y durante períodos prolongados. Este año, Canadá y Estados Unidos han sufrido intensas olas de calor, y Grecia, Turquía y España han sufrido incendios devastadores en los últimos meses; y el clima volátil, incluida una sequía en Brasil, ya ha contribuido al aumento de los precios de algunos productos alimenticios. Los eventos climáticos extremos son solo uno entre muchos riesgos. La escasez de agua en el sur de Europa, el Mediterráneo, el suroeste de los Estados Unidos y el sur de África, los graneros del mundo, tendría consecuencias a corto y largo plazo para la economía mundial. Varias malas cosechas harían subir los precios mundiales de los productos básicos, muy probablemente de cultivos muy irrigados como el trigo, el maíz y el arroz. Tal situación impulsaría la inflación mundial y afectaría el crecimiento y la confianza mundiales.

10

Una ciberguerra interestatal paraliza la infraestructura estatal en las principales economías

Mientras los estados luchan por la ventaja tras la pandemia de COVID-19, la competencia geopolítica continuará calentándose en los próximos años. Dados los costos mucho más altos del conflicto militar directo y la dificultad para identificar a los perpetradores de ataques cibernéticos, es más probable que cualquier escalada militar adopte la forma de guerra cibernética. Esto podría desencadenarse por una ruptura diplomática completa entre las principales potencias (por ejemplo, entre los Estados Unidos y China o Rusia), lo que conduciría a una serie cada vez mayor de ataques cibernéticos de ojo por ojo dirigidos en última instancia al software que controla la infraestructura estatal. En el entorno actual, con las economías aún sintiendo los efectos negativos de la recesión mundial inducida por el coronavirus, el cierre de una red nacional, por ejemplo, interrumpiría gravemente las operaciones comerciales, creando una incertidumbre que pesaría en la confianza de los inversores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados