Publicidad

EMPRESAS

La Ciudad Vieja pierde su toque de “Wall Street”, pero ¿puede reconvertirse en un polo innovador?

Expertos del área inmobiliaria creen que la zona aún se puede revitalizar si mejora en algunos aspectos, por ejemplo en el de seguridad.

Compartir esta noticia
Patrullero de la Policía en la Ciudad Vieja
Patrullero policial en la Ciudad Vieja.
Foto: Archivo El País

Por Lautaro Brum
La Ciudad Vieja siempre fue caracterizada como el “Wall Street” uruguayo por tener las casas centrales de los principales bancos, la Bolsa de Montevideo y la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa), corredores de bolsa, sumado a importantes estudios jurídicos y contables.

Sin embargo, con el paso de los años la zona ha perdido protagonismo y ese atractivo que tanto la caracterizaba, en gran parte debido a la ola migratoria de bancos, corredores de bolsa, estudios y más recientemente Bevsa, hacia zonas como Carrasco y el World Trade Center (WTC) llevando a que pierda valor y, por ende, el entusiasmo de inversores extranjeros para instalar sus empresas allí.

¿Aún se está a tiempo para revitalizar la zona con varios servicios para que las empresas apuesten por hacer base ahí? ¿Sería otro atractivo para atraer turistas? Sobre esas interrogantes dialogó El País con expertos en el área inmobiliaria.

Luis Silveira, director de Siab Inversiones y tesorero de la Cámara Inmobiliaria (CIU), sostuvo que para revitalizar la zona, el gobierno departamental podría buscar soluciones para reciclar edificios emblemáticos y diversas construcciones destacadas para darle, en principio, un cambio de aire al aspecto de la zona.

Destacó que hoy en día la peatonal Sarandí “está fantástica”, ya que muchos comercios han logrado impulsarla nuevamente, por lo que es uno de los puntos calientes del momento a la hora de recibir turistas a través del puerto de Montevideo.

Sin embargo, hizo hincapié en que muchos estudios jurídicos y bancos han abandonado la zona debido a la poca seguridad del lugar y por esa pérdida de interés de las empresas e inversores por trabajar allí. En ese sentido, cree que habría que “copiar” lo que se hace en los downtown habituales que existen alrededor del mundo, donde su potencial se basa en la instalación de comercios, seguridad vial y el interés de los turistas de visitar la zona por las facilidades que se les brinda. A su vez, sostuvo que el tráfico y el estacionamiento son puntos claves que también se deben tocar debido a la poca facilidad para moverse en vehículo que tiene el público por la zona.

En ese sentido, destacó que la migración que se ha dado hacia las zonas mencionadas anteriormente ocurre debido a su seguridad, acceso más claro a estacionamientos y comercios, servicios que inclinan la balanza a su favor a la hora de atraer empresas, por lo que en ese sentido Silveira aseguró que la Ciudad Vieja “se quedó muy atrás en innovación”.

Por su parte, Isidoro Kosak, director de Kosak Inversiones, indicó que desde 2014 en adelante los inversores regionales vieron que ya no era redituable invertir en la zona, sumado a que “la pandemia terminó de destruirla” debido al home office y la migración bancaria.

Por ello, cree que es fundamental atraer inversores, ya que allí hay “millones de dólares invertidos”. En ese sentido, cree que el nuevo distrito El Globo (polo innovador que combinará negocios con arte y tecnología) es una promesa para revitalizar la zona.

Asimismo, manifestó que para atesorar el patrimonio de la zona se debe instalar “mucha iluminación y seguridad”, además de brindarle beneficios a quienes deseen invertir en la zona, ya que si eso se logra, nuevos servicios comenzarán a interesarse por instalarse, tales como supermercados y hospitales.

Por otro lado, Néstor Pérez, director ejecutivo de Propiedades & Inversiones, expresó a El País que si bien hay elementos que hacen que las ciudades se expandan y se alejen de los downtown (como los mencionados anteriormente), sostuvo que a fin de cuentas alejarse de la Ciudad Vieja termina siendo costoso, por lo que en diversas partes del mundo se ha dado el fenómeno de volver al “downtown”.

Comentó que ese furor ya se está dando en Uruguay, ya que la zona tiene aspectos “más que interesantes para ofrecer”, tales como: su casco histórico, actividad comercial, judicial y construcciones destacadas con más de 100 años de antigüedad y elementos culturales del gusto del turista europeo, por lo que aseguró que la zona “aún no ha perdido sus principales atractivos”.

“Hay gente que aún muestra interés por la zona, aunque la instalación de las cámaras de seguridad es un factor fundamental que hay que trabajar”, agregó. A su vez, señaló que la actividad “comercial y humana” serán fundamentales para erradicar dichos problemas de seguridad, ya que la presencialidad traerá consigo un efecto positivo, donde a medida que incremente, se dará inevitablemente el distanciamiento de cualquier actividad no positiva para la zona, según Pérez.

Por último, Beatriz Carámbula, presidenta de la CIU, cree que la Ciudad Vieja cuenta con una ubicación estratégica en la ciudad, por lo que merece más inversión en materia pública y privada.

“En general, en los cascos históricos de las ciudades, el gobierno es quien da incentivos adecuados para que el sector privado responda e invierta en ella, pero aún hace falta apostar en infraestructura urbana (más iluminación, nuevas veredas, espacios públicos y reforzar la videovigilancia) y también haría falta facilitar la normativa de edificación para promover incentivos, ya que es una zona que hoy no es considerada como primera opción para invertir, ya que los hábitos de los clientes han cambiado y por alguna razón se están yendo de la zona”, explicó la presidenta de la CIU.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad