Publicidad

INFORME

El FMI advierte “espesa niebla” para la economía mundial con bajo crecimiento, ¿qué pronostica para Uruguay?

El organismo remarca la incertidumbre que sigue reinando en el panorama global, con muchos países aún absorbiendo los efectos de la pandemia o de la invasión rusa a Ucrania.

Compartir esta noticia
Pierre Olivier Gourinchas, economista jefe del FMI, presentó el informe de perspectivas
Pierre Olivier Gourinchas, economista jefe del FMI, presentó el informe de perspectivas.
Foto: AFP

La economía global continuará frenándose en 2023 y solo crecerá el 2,8% este año y 3% el que viene, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), que advierte de que estas cifras son históricamente muy bajas aunque recalca que en ningún caso suponen una recesión.

En su Informe Perspectivas Económicas Mundiales de abril (divulgado ayer), el organismo remarca la incertidumbre que sigue reinando en el panorama global, con muchos países aún absorbiendo los efectos de la pandemia o de la invasión rusa a Ucrania, una inflación aún muy elevada y unas condiciones financieras más restrictivas que dificultan la recuperación.

La proyección de crecimiento “relativamente bajo” para este año, no es una recesión global ni mucho menos”, dijo en una rueda de prensa el economista jefe del FMI, Pierre Olivier Gourinchas, responsable del informe de perspectivas globales.

Gran parte del enfriamiento económico mundial de 2023 se deberá al bajo crecimiento de las economías más desarrolladas, que verán su Producto Interno Bruto (PIB) aumentar apenas 1,3% respecto a 2022.

China ejerce de locomotora económica mundial y su recuperación alivia los problemas en la cadena de suministro. Pero sus perspectivas tampoco son rutilantes.

Tras abandonar la política de cero covid, la economía china crecerá en 2023 5,2%, pero se desacelerará a partir de 2024 hasta 4,5%, un porcentaje muy bajo para el país.

“Hay riesgos para la economía china en particular procedentes del sector inmobiliario. La reapertura también está marcada por un aumento en el consumo pero no tan alto como lo que hemos visto en otros países”, detalló el economista jefe del FMI.

Los expertos del organismo advirtieron de la “sombra” que se cierne sobre la economía mundial con la reciente incertidumbre bancaria, que estalló tras la quiebra en Estados Unidos del Silicon Valley Bank (SVC), lastrado por una mala cobertura de sus riesgos ante la política de tasas alta s de la Reserva Federal (Fed) para combatir la inflación.

El informe subraya que los recientes episodios de volatilidad en el sector bancario han hecho que la “niebla” que se cierne sobre la economía global sea ahora más “espesa”.

Gourinchas detalló que la situación les ha llevado a poner un mayor énfasis en los riesgos a los que se enfrentaría la economía global en caso de que una mayor incertidumbre llevara al sector bancario a restringir el crédito que ofrece a sus clientes.

Este escenario supondría “un crecimiento cercano a cero del PIB per cápita” en 2023 que, sin embargo, serviría también para reducir la inflación en torno a un punto porcentual, de acuerdo con el informe.

Latinoamérica y Uruguay

Las economías de Latinoamérica y el Caribe crecerán ligeramente en 2023 pero seguirán enfrentándose a una alta inflación, según el informe del FMI

El documento estima que la región crecerá un 1,6% en 2023, dos décimas por debajo de lo esperado anteriormente, y muy lejos del crecimiento del 4% que registró en 2022.

Muchos países latinoamericanos son exportadores de materias primas, algo que jugó a su favor el año pasado, gracias al aumento de precios de los alimentos o el combustible que trajo la invasión rusa a Ucrania, pero que lastrará su crecimiento este año.

El “2022 fue el año en el que empezaron a subir los precios de las materias primas, y luego empezaron a bajar, y se espera que en 2023 bajen todavía más”, explicó Gourinchas.

Esto, unido a las agresivas subas de tasas de interés de muchos bancos centrales para poner coto a la inflación, le ha quitado “algo de impulso” a la región, al tiempo que los gobiernos comienzan a deshacer algunos de los programas de ayuda fiscal adoptados durante la pandemia.

Con todo, Latinoamérica se ha mostrado “muy resiliente” a los desafíos de los últimos años, aseguró por su parte la subdirectora de investigación del Fondo, Petya Koeva-Brooks.

En el caso del empleo, “ya vemos niveles por encima de antes de la pandemia”, aseguró.

Sin embargo, las presiones inflacionarias se mantendrán elevadas en muchos países, especialmente en Argentina, donde el organismo proyecta una inflación de más del 98% para 2023, o en Venezuela, donde alcanzará el 400%.

Brasil, uno de los primeros países que comenzó a subir las tasas de interés para poner coto a la espiral inflacionaria, verá su PIB crecer apenas un 0,9% este año, mientras que la inflación se reducirá hasta el 5%. Para 2024, el país crecerá un 1,5% y mantendrá la inflación en el 4,8%.

¿Y Uruguay? El FMI mantuvo la proyección de crecimiento del PIB de 2% para este año y la de inflación de 7%, que ya había anticipado El País al término de la misión por artículo 4° (corresponde a todos los países miembros) del organismo que estuvo en Uruguay entre el 16 y el 17 de marzo. Además, el desempleo treparía a 8,3% (tras haber sido de 7,9% en 2022).

Para 2024, el organismo prevé un crecimiento del PIB de 2,9%, que la inflación retroceda al 5,7% y que el desempleo baje al 8%.

En base a AFP y EFE

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

FMIeconomía mundial

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad