LA SITUACIÓN DEL MERCOSUR

"Si conformamos una sociedad, tenemos que beneficiarnos todos; si no es un fraude"

El canciller Francisco Bustillo dijo a El País que la propuesta de Uruguay de modernización y sinceramiento del bloque “ha sido reiteradamente planteada”.

Francisco Bustillo, canciller uruguayo. Foto: Estefanía Leal
Francisco Bustillo, canciller uruguayo. Foto: Estefanía Leal

A poco menos de un mes de una nueva cumbre del Mercosur en Brasilia, la postura de Uruguay es “quitarle dramatismo” a la situación del bloque, donde hay posturas divergentes sobre el futuro.

Luego de participar de un foro sobre Integración comercial organizado por la CAF-banco de desarrollo en Panamá, el canciller Francisco Bustillo dijo a El País que la propuesta de Uruguay de modernización y sinceramiento del bloque “ha sido reiteradamente planteada” y que el encuentro de los gobiernos de 16 y 17 de diciembre en Brasilia, no debería generar sorpresas ni confrontación fuerte, dado que “cada uno sabe la postura del otro”.

La intención de Uruguay de flexibilizar el bloque para permitir que cada socio avance en la exploración de acuerdos comerciales con terceros, generó resistencia principalmente en Argentina. A su vez, Brasil impulsa una reducción del Arancel Externo Común (AEC), para lo cual había alcanzado un acuerdo con Argentina, pero la negativa de Uruguay de acompañar esta iniciativa si no se sumaba también la propuesta de flexibilización, determinó que Brasil tomara una decisión unilateral para abatir temporalmente su arancel a determinadas importaciones.

Es necesario “desdramatizar” la situación, insistió el canciller; “nunca la relación entre nuestros países fue todo color de rosas -remarcó- y la historia del Mercosur lo demuestra, ha habido muchos desencuentros y esta es una instancia más”.

Para Bustillo, “como Uruguay entiende que llegó la hora de avanzar en una determinada orientación, surgen las diferencias; pero estamos convencidos de que, los cuatro juntos, o cada uno en forma independiente, debemos tomar los caminos que nos permitan crecer. Uruguay ya definió el suyo y trabaja en eso”, sostuvo, en alusión a las negociaciones por un acuerdo comercial con China.

En el foro de CAF en Panamá se presentó un estudio sobre las condiciones actuales del comercio y la integración intrarregional de Latinoamérica, en el que se expone que Brasil y Argentina, los socios mayores del Mercosur, son dos de los países más cerrados de la región.

Bustillo coincidió con esa observación. “Lo sabemos, y por eso intentamos avanzar hacia otros objetivos que nos permitan crecer. El informe de CAF habla de la integración hacia dentro de la región y la apertura comercial hacia el mundo; ambas, no una u otra estrategia. Y eso es lo que queremos nosotros”, subrayó.

“No estamos ni cerca de ser un mercado común, tampoco una unión aduanera, solamente somos una zona de libre comercio imperfecta -explicó- debemos asumirlo y es por eso que dimos el paso en busca de una apertura que nos beneficie a todos. Cada uno a su velocidad”.

“Si conformamos una sociedad, tenemos que beneficiarnos todos; si no, en lugar de una sociedad, termina siendo un fraude”, advirtió. “Queremos evitar eso, a favor de una prosperidad colectiva”, añadió.

La cumbre de mandatarios del bloque en Brasilia, donde Jair Bolsonaro pasará la presidencia pro témpore del Mercosur a Mario Abdo, presidente de Paraguay, será antecedida como es habitual, con una reunión del Consejo Mercado Común, ámbito donde efectivamente se plantea la discusión de los temas más urticantes.

Consultado acerca de la estrategia de Uruguay para esta instancia, respecto a su iniciativa de negociar con terceros con libertad, Bustillo fue enfático en destacar que “no hay mucho, más que decir, ya está en marcha, ya lo hablamos con nuestros socios, saben nuestras intenciones, aunque puedan no compartirlas”.

Paralelamente, el canciller sostuvo que, respecto a las negociaciones del Mercosur con la Unión Europea, al bloque sudamericano “le toca esperar, porque el próximo paso lo tiene que dar Europa”.

“Es muy claro, los europeos están preocupados por temas ambientales y ha habido señalamientos sobre la forma de actuar de Brasil. En 2020, se manejó por parte de los representantes de la UE la posibilidad de incluir una eventual adenda, al cuerpo principal del acuerdo, que aún no está cerrado, dado que tiene negociaciones en curso”, expresó.

En esa instancia, el Mercosur consideró válida esta posibilidad, pero reclamó que cualquier exigencia añadida debería ser vinculante para todas las partes. “Uruguay tiene extraordinarios estándares ambientales, tan buenos como los que puede exhibir Alemania o Francia; pero, así como los europeos señalan a Brasil, hay otros integrantes de la UE que tienen problemas. Si hay una preocupación real a favor del medio ambiente, que sea para todos”, explicó Bustillo. El canciller advirtió, asimismo, que “esa adenda fue anunciada en octubre del año pasado, y aún la seguimos esperando”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados