LA CRISIS EN VENEZUELA

Más sanciones de EE.UU. para “ahogar” al régimen de Maduro

“Se terminó el diálogo, es el momento de la acción”, afirmó la Casa Blanca.

Conferencia Internacional en Lima por la democracia en Venezuela. Foto: EFE
Más de 60 países, entre los que apoyan a Guaidó y algunos que reconocen a Maduro, reunidos ayer martes en la capital peruana. Foto: EFE

Estados Unidos desplegó ayer martes un nuevo paquete de sanciones contra Venezuela a fin de aislar aún más al régimen de Nicolás Maduro. El gobierno de Donald Trump anunció además que está preparado para imponer sanciones sobre cualquier empresa internacional que haga negocios en Venezuela.

En el marco de la cumbre en Lima para discutir la situación en Venezuela, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, subrayó que se necesitaba una mayor presión internacional y que las autoridades estadounidenses ahora pueden apuntar contra cualquier persona, incluyendo extranjeros, que respalden al régimen de Maduro.

“Estamos enviando una señal a quienes quieren hacer negocios con el régimen de Maduro: procedan con extrema precaución”, dijo Bolton. “El momento para el diálogo ha terminado. Ahora es el momento de la acción”.

Bolton llegó a Perú con la noticia debajo del brazo de las nuevas sanciones económicas que Estados Unido impuso a Venezuela, las más graves hasta ahora y que implican el bloqueo de todos los bienes del gobierno venezolano en territorio estadounidense.

“Procedan con extrema precaución. No hay necesidad de arriesgar sus intereses económicos con Estados Unidos por intentar beneficiarse de un régimen corrupto y moribundo”, advirtió Bolton.

Durante la reunión de representantes de 59 países y de organismos como el Banco Interamericano de Desarrollo y la Unión Europea, Bolton acusó a Maduro de buscar ganar tiempo entablando negociaciones con la oposición.

Bolton advirtió a Rusia, que junto a China son los aliados más poderosos del régimen venezolano, que no preste más ayuda a Maduro.

“Maduro está al final de su cuerda”, afirmó Bolton.

Las nuevas sanciones fueron impuestas en un decreto del presidente Donald Trump dado a conocer el lunes por la noche. “Estados Unidos está actuando para ahogar financieramente a Maduro y acelerar una transición democrática”, dijo Trump.

Venezuela sufre una profunda crisis económica marcada por una hiperinflación desde hace varios años, un colapso de sus servicios públicos y una escasez de productos que ha empujado a un éxodo calculado por la ONU en unos 4 millones de personas.

“Esto (las sanciones) no va en contra de Venezuela, va en contra de un régimen, va en contra de los que hacen negocios a expensas del hambre de los venezolanos”, dijo el líder opositor Juan Guaidó, apoyado por Estados Unidos.

Cumbre en Lima.

La Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela, se transformó en una plataforma para que Bolton explicara las medidas tomadas por su Gobierno para derrocar a Maduro.

Según dio a entender Bolton, una reapertura de los mercados del petróleo venezolano, con inversión extranjera, que permita recuperar el volumen diario de producción que había antes de que Hugo Chávez fuera elegido presidente de Venezuela en 1999, permitiría al país obtener “una renta similar a la de un país europeo” en poco tiempo.

La Conferencia en sí quedó marcada por una fricción evidente entre algunos de los invitados y la organización, ya que en un principio se había indicado que no participarían enviados de Guaidó.

Sin embargo, en una primera mesa estuvo presente el representante de Guaidó ante el Grupo de Lima, Julio Borges, lo que provocó la no asistencia de países como Uruguay o México.

Otros, entre los que se encontraron España y la representación de la Unión Europea, se ausentaron de la reunión en la que estuvo presente Borges y asistieron solo a la parte central del encuentro, donde se habló de reconstrucción y la cuestión de los migrantes.

Oposición mantiene el diálogo con el régimen

El líder opositor venezolano Juan Guaidó aseguró ayer martes que la negociación con el régimen de Nicolás Maduro, auspiciada por Noruega, continúa pese al bloqueo a los bienes estatales venezolanos en Estados Unidos. “Estamos actuando en todos los terrenos de lucha para lograr la presión necesaria, para la solución a la crisis (...) continúa el mecanismo del reino de Noruega porque en Venezuela nosotros estamos generando las condiciones para una solución real a la crisis”, dijo Guaidó en declaraciones a la prensa.

Desde la sede del Parlamento, el líder opositor indicó que el bloqueo total a los bienes estatales venezolanos en territorio estadounidense anunciado por la Administración de Trump forma parte de la estrategia de presión contra el régimen de Maduro.

“Esto no va en contra de Venezuela, va en contra de un régimen que hace negocios a expensas del hambre de los venezolanos”, sostuvo.

Insistió en que lo anunciado no afectará la compra de alimentos, medicinas ni a la empresa privada, sino a “todo lo que hoy pretenda lucrarse de la necesidad, de la miseria o vincularse con una dictadura”. Destacó, en ese sentido, que la sanción “no es un embargo al país”.

“Incluso el Estado o el régimen usurpador puede comprar medicinas, comida, la cual ellos niegan. Tienen una deuda comercial por encima de los 10.000 millones de dólares, no tiene nada que ver con ninguna sanción (...) le deben 4.000 millones de dólares a las farmacéuticas”, remarcó Guaidó mientras en Lima se reunían los países que lo apoyan.

Venezuela denuncia “terrorismo económico”
El canciller Jorge Arreaza en el Consejo de Seguridad: "Hubo un intento de golpe orquestado por Estados Unidos y COlombia". Foto: AFP.

El régimen de Nicolás Maduro reaccionó ayer martes a las nuevas sanciones de Estados Unidos. Acusó al gobierno de Donald Trump de “terrorismo económico” y de buscar la ruptura del diálogo con la oposición.

El canciller Jorge Arreaza dijo que Estados Unidos busca convertir a Venezuela en “el territorio de su guerra geopolítica” contra Rusia y China. No obstante, aseguró que el régimen de Nicolás Maduro, junto a sus aliados internacionales, ha construido “una arquitectura alternativa” que le permitirá “poder burlar” las sanciones, aunque admitió que será “más difícil y costoso”.

“Este tipo de sanciones busca reducir la disponibilidad de divisas por parte de la República Bolivariana de Venezuela, pretende amedrentar a países aliados, a proveedores”, indicó por su parte la vicepresidenta venezolana, Delcy Rodríguez, que calificó la sanción como una medida que busca la “asfixia total” del país.

En tanto, el embajador permanente de Venezuela ante la ONU, Samuel Moncada, también habló de “terrorismo económico” por las nuevas sanciones de Estados Unidos, una “fase más alta y aguda” en “una campaña de agresión”, según el diplomático. Moncada, que ha definido a la Administración Trump como “la más racista en la historia del continente”, insistió en que Estados Unidos “toma la delantera” y “ya no pretende que haya una oposición en Venezuela que lidere algún proceso”, sino que directamente “ataca” el diálogo.

Además, el diplomático criticó la reunión del Grupo de Lima de ayer, donde van a “repartirse Venezuela” con un “plan colonial” diseñado por Estados Unidos.

Moncada anunció, asimismo, que había remitido dos cartas al secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, y al Consejo de Seguridad, para denunciar las amenazas militares del Gobierno de Estados Unidos y solicitando su intervención.

El envío de las misivas se produjo, sin embargo, antes de la orden ejecutiva de Trump que paralizó los activos venezolanos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados