CRISIS EN VENEZUELA

La ONU confirma ejecuciones y torturas del régimen de Maduro

Cerca de 7.000 opositores asesinados por grupos armados oficiales en un año y medio.

Familiares de militar muerto en Venezuela. Foto: Reuters
Familiares de un militar muerto mientras estaba preso del régimen denunciaron que fue torturado; varios gobierno han pedido una investigación independiente. Foto: Reuters

El régimen de Nicolás Maduro tortura y asesina usando escuadrones de la muerte. No lo dice la oposición liderada por Juan Guaidó, ni la Casa Blanca de Donald Trump, ni ninguna organización de derecha que busca derrotar a gobiernos “progresistas” en América Latina. Lo dice la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la expresidente socialista de Chile Michelle Bachelet, una de las referentes de izquierda más respetada en la región.

Cerca de 7.000 ejecuciones extrajudiciales se produjeron en Venezuela en el último año y medio según el informe publicado ayer jueves por Bachelet, que entre el 19 y 21 de junio estuvo en Caracas reunida con Maduro y otros funcionarios del régimen, además de líderes de la oposición, familiares de presos políticos y organizaciones sociales.

El informe de Bachelet se basó en 558 entrevistas a víctimas y testigos de violaciones. La gran mayoría de las muertes denunciadas fueron cometidas por las fuerzas de seguridad, una proporción “sorprendentemente elevada”, alertó Bachelet.

Según el informe, hay una estrategia del régimen “orientada a neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política y a quienes critican al Gobierno”. Bachelet resalta que “los grupos armados civiles progubernamentales conocidos como ‘colectivos’ han contribuido al deterioro de la situación, al imponer el control social y ayudar a reprimir las manifestaciones”.

La alta responsable de la ONU pide en sus conclusiones la disolución de las Fuerzas Especiales (FAES), a las que achaca en particular la mayor parte de las 5.287 muertes extrajudiciales, supuestamente por “resistencia a la autoridad”, durante operaciones policiales en 2018. “Entre el 1 de enero y el 19 de mayo del presente año, otras 1.569 personas fueron asesinadas, según las estadísticas del propio Gobierno. Otras fuentes apuntan a que las cifras podrían ser muy superiores”, resalta Bachelet.

Michelle Bachelet y Nicolás Maduro se saludan. Foto: AFP
Michelle Bachelet y Nicolás Maduro se saludan. Foto: AFP

Esas cifras fueron suministradas por el propio régimen venezolano, precisó a AFP una portavoz de la oficina de Bachelet, Ravina Shamdasani. “No las habíamos publicado hasta ahora (...). Nos fueron enviadas en directa respuesta a nuestras solicitudes”, detalló.

Además hay 793 personas privadas arbitrariamente de libertad, comprobó Bachelet.

Familias de 20 personas detenidas describieron cómo las FAES separan “a los hombres jóvenes de otros miembros de la familia antes de dispararles”, relata el informe.

“En cada caso, las personas testigos reportaron cómo las FAES manipularon la escena del crimen y las pruebas. Habrían plantado armas y drogas y habrían disparado sus armas contra las paredes o en el aire para insinuar un enfrentamiento y demostrar que la víctima se habría ‘resistido a la autoridad’”, añadió.

El informe denuncia una paulatina militarización de las instituciones del Estado durante la última década, y atribuye a fuerzas tanto civiles como militares la responsabilidad en detenciones arbitrarias, malos tratos y torturas a opositores.

También les culpa de violencia sexual y de género perpetrada durante periodos de detención y en visitas de familiares o amigos a detenidos, así como de un uso excesivo de la fuerza contra las manifestaciones.

Venezuela vive una grave crisis económica. “El Gobierno se negó a reconocer la magnitud de la crisis hasta hace poco y no adoptó las medidas apropiadas”, explica el informe de Bachelet.

Juan Guaidó reunido con Michelle Bachelet. Foto: AFP
Juan Guaidó reunido con Michelle Bachelet. Foto: AFP

Además de la disolución de las FAES y de los “colectivos”, Bachelet recomienda la creación de “un mecanismo nacional imparcial e independiente” para analizar las ejecuciones extrajudiciales, y le pide al gobierno que publique regularmente datos exhaustivos sobre la salud, el acceso al agua y alimentos, entre otros, de la población venezolana.

A Bachelet le preocupa que las autoridades puedan estar utilizando a las FAES y a otras fuerzas de seguridad como instrumento para infundir miedo a la población y mantener el control social”, dice el texto.

“Exhorto a todas las personas con poder e influencia -tanto en Venezuela como en el resto del mundo- a que colaboren y contraigan los compromisos necesarios para solucionar esta crisis que está arrasándolo todo”, concluye Bachelet.

La alta comisionada presentará hoy viernes su informe ante el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra. “Si la situación no mejora, continuará el éxodo sin precedentes de emigrantes y refugiados que abandonan el país”, que supera ya los cuatro millones de personas, advierte.

Versión chavista.

El régimen de Maduro, en un anexo al informe de Bachelet, criticó la metodología de la ONU porque, dijo, usó fuentes parciales.

“Son incontables las imprecisiones, errores, descontextualizaciones y falsas afirmaciones en las que incurre la Alta Comisionada, producto del inadecuado uso de las fuentes disponibles”, replicó.

“El informe presenta una visión selectiva y abiertamente parcializada sobre la verdadera situación de derechos humanos de la República Bolivariana de Venezuela”, agregó el régimen en sus 70 comentarios.

“El informe recomienda otorgar libertad a todas las personas detenidas ‘por motivos políticos’. Esta recomendación resulta inaplicable y por tanto equivocada, pues en Venezuela no existen personas detenidas por tal condición”, añade.

Globalizar sanciones a Venezuela

El senador estadounidense Bob Menéndez, del Partido Demócrata, propuso que se internacionalicen las sanciones contra el régimen de Nicolás Maduro. “Tenemos que internacionalizar las sanciones, yo he tenido conversaciones con mis colegas parlamentarios de Europa y de otras partes. Queremos, quisiéramos, realizar una transición pacífica en Venezuela, queremos llegar a una solución diplomática”, manifestó Menéndez el miércoles en un encuentro con periodistas en Bogotá. El legislador visitó ayer jueves Cúcuta, el principal paso limítrofe entre Colombia y Venezuela, países que tienen una frontera común de 2.219 kilómetros, para ver de cerca la crisis migratoria. En ese sentido dijo que sugirió al secretario de Estado, Mike Pompeo, y al administrador de la Agencia para Desarrollo Internacional (USAID), Mark Green, convocar a una conferencia de donantes para hacer frente a la crisis migratoria de Venezuela. El número de venezolanos que han abandonado su país supera la barrera de los cuatro millones. Actualmente, Colombia acoge a más de 1,3 millones de ellos.

Oposición convoca a tomar las calles hoy viernes
"Maduro sabe que su propio entorno más íntimo quiere que se vaya", dijo el líder opositor. Foto: Reuters

El líder opositor Leopoldo López convocó a los venezolanos manifestarse de nuevo en las calles contra el régimen de Nicolás Maduro hoy viernes, cuando se conmemorarán los 208 años de la firma del acta de independencia de Venezuela.

“Todos a la calle este (viernes) 5 de julio atendiendo el llamado del presidente (E) Juan Guaidó, reclamando una vez más nuestra independencia del yugo opresor”, escribió López en su cuenta de Twitter. “El presente y el futuro de Venezuela está en nuestras manos. ¡Salgamos a conquistarlo! Pueblo y Fuerza Armada unidos, respaldados por la Constitución y por toda la comunidad internacional”, insistió.

La oposición convocó a su militancia a jornadas de protestas para hoy viernes, una fecha en la que el chavismo, que gobierna desde 1999, también saldrá a las calles. Guaidó, presidente del Parlamento y reconocido como mandatario encargado por más de 50 países, también convocó a las protestas, un llamado que fue secundado por gremios de trabajadores públicos y el grueso de las formaciones políticas de oposición. El llamado a protestas surge después de la muerte de un militar que se encontraba bajo custodia del régimen.

Los cuatro choques.

Ejecuciones. Cerca de 7.000 en un año y medio. Separan “a los hombres jóvenes de otros miembros de la familia antes de dispararles”. Manipulan la escena del crimen y las pruebas para demostrar que la víctima se habría “resistido a la autoridad”.

Violentos incidentes en las calles de Venezuela durante las protestas contra el gobierno de Maduro. Foto: AFP
Violentos incidentes en las calles de Venezuela durante las protestas contra el gobierno de Maduro. Foto: AFP

Presos políticos. Bachelet indica que hay al menos 793 personas privadas arbitrariamente de libertad, entre ellas 58 mujeres, y que 22 diputados de la Asamblea Nacional, incluido su presidente Juan Guaidó, han sido despojados de sus fueros.

Crisis económica. El régimen de Maduro “se negó a reconocer la magnitud de la crisis hasta hace poco y no adoptó las medidas apropiadas” para garantizar la salud, el acceso al agua y alimentos, entre otros, de la población venezolana.

Migración. “Si la situación no mejora, continuará el éxodo sin precedentes de emigrantes y refugiados que abandonan el país”, que supera ya los cuatro millones de personas desde el año 2015, advierte Bachelet en su informe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados