Atentado antisemita en Estados Unidos

Masacre en la sinagoga: asesino evocó el deseo de "matar judíos"

El hombre, de 46 años, se expone a la pena de muerte por delitos de odio.

La matanza en una sinagoga desató una ola de condenas a nivel mundial. Foto: AFP
La matanza en una sinagoga desató una ola de condenas a nivel mundial. Foto: AFP

El hombre que el sábado mató a 11 personas durante un servicio religioso en una sinagoga de Pittsburgh, evocó "el genocidio y su deseo de matar judíos". Robert Bowers, de 46 años, arrestado el mismo sábado, podría enfrentar la pena de muerte luego de ser acusado de múltiples cargos de asesinato y delitos de odio.

"Durante el curso de su ataque mortal contra la gente de la sinagoga, Bowers evocó el genocidio y su deseo de matar judíos", dijo Scott Brady, fiscal de Pennsylvania.

Las once víctimas, tres mujeres y ocho hombres, eran todas de Pittsburgh y tenían entre 54 y 97 años, e incluían dos hermanos y una pareja casada.

Bowers también hirió a otras seis personas, entre ellas cuatro oficiales de la policía.

El tiroteo en la sinagoga de Pittsburgh es el ataque antisemita más letal en la historia reciente de Estados Unidos, y ha provocado una avalancha de condenas internacionales.

El papa Francisco, al final de la oración del Ángelus en la Plaza de San Pedro, expresó su tristeza por la violencia. El presidente Donald Trump denunció el tiroteo como "un acto desquiciado de asesinato en masa", y dijo: "Debemos apoyar a nuestros hermanos y hermanas judíos para derrotar el antisemitismo y vencer a las fuerzas del odio".

El papa Francisco llamó a la reconciliación de los millones de católicos chinos, divididos entre la iglesia oficial y la clandestina,
Foto: Archivo

El alcalde de Pittsburgh, Bill Peduto, apeló en tanto a que se les saquen las armas a los potenciales autores de crímenes de odio. "Nuestro enfoque debería ser más bien: cómo quitar las armas de fuego, que son el denominador común de todos los tiroteos en Estados Unidos, de las manos de aquellos que quieren expresar su odio racista con los asesinatos", dijo en una conferencia de prensa.

La Sinagoga Tree of Life (Árbol de la Vida), cuya congregación se fundó hace más de 150 años, está ubicada en Squirrel Hill, que es históricamente el corazón de la vida judía en el gran Pittsburgh.

Pero la onda expansiva se sintió mucho más lejos, en toda la comunidad judía de Estados Unidos, la más grande fuera de Israel. El Museo en Memoria del Holocausto de Estados Unidos dijo en un comunicado que el ataque "recuerda a todos los estadounidenses los peligros del odio sin control y el antisemitismo.

Estados Unidos está ante un fuerte aumento en los incidentes antisemitas, que aumentaron un 57% de 2016 a 2017, pasando de 1.267 a 1.986, según la Liga Anti-Difamación, un grupo de derechos civiles que ha monitoreado el antisemitismo en Estados Unidos desde los años setenta.

La matanza en una sinagoga desató una ola de condenas a nivel mundial. Foto: AFP
 Foto: AFP

El ataque del sábado también se produjo en un momento de intensas tensiones políticas, un día después de que un partidario de Trump de Florida fuera arrestado por enviar artefactos explosivos a demócratas y liberales, lo que puso al país en guardia ante las elecciones del próximo 6 de noviembre.

Bowers se presentará por primera vez ante un juez hoy lunes. "El hecho de que este ataque tuvo lugar durante un servicio de adoración lo hace aún más atroz", dijo el fiscal Brady.

El canal de televisión KDKA citó fuentes policiales diciendo que Bowers ingresó a la sinagoga y gritó "Todos los judíos deben morir". El hombre accedió a la sinagoga de la Congregación del Árbol de la Vida armado con un rifle semiautomático AR-15 y tres pistolas Glock 57 y abrió fuego de manera indiscriminada sobre las personas que en ese momento asistían a un bautizo.

Ahora se enfrenta a la pena de muerte. "Abordaremos esto como un crimen de odio. Nada hace indicar que alguien más estuviera colaborando con él, por lo que lo hemos enfocado como un crimen de odio, pero seguimos investigando", declaró el fiscal Brady.

Bowers deberá responder por un total de 29 cargos; once por asesinato de personas que estaban ejerciendo su derecho a la libertad de credo, once por uso de arma de fuego para cometer asesinato y otros siete relacionados con el tiroteo entre el acusado y las autoridades.

Palestinos condenan el ataque

El Gobierno palestino condenó ayer domingo la matanza en la sinagoga de Pittsburgh (Pennsylvania), en el que murieron once personas y otras seis resultaron heridas. El Ministerio de Asuntos Exteriores palestino rechazó "los ataques terroristas contra lugares sagrados de cualquier religión en todo el mundo", informó un comunicado.

En tanto, la Torre Eiffel se apagó en la medianoche en homenaje a las víctimas del atentado antisemita del sábado. "Todo mi apoyo a la comunidad judía y al conjunto de habitantes de Pittsburgh tras los atentados cometidos contra una sinagoga", escribió la alcaldesa de París, la socialista Anne Hidalgo, en la red social Twitter.

El presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, y la canciller del país, Angela Merkel, también expresaron su consternación por la matanza. "Es un crimen abominable al que debemos responder haciendo cuanto esté en nuestra mano contra la violencia, el antisemitismo y la discriminación", apuntó Steinmeier en un mensaje de condolencia dirigido al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

"Debemos responder al antisemitismo con determinación y en todas partes", recalcó por su parte Merkel en la cuenta de la red social Twitter de su portavoz, Steffen Seibert.

Bowers, un antisemita amante de las armas

Rob Bowers, el autor de la matanza del sábado en una sinagoga de Pittsburg, es un usuario asiduo de redes sociales supremacistas, en donde anunció sus intenciones en un mensaje el mismo sábado en que cometió los crímenes: "Que se jodan. Voy a hacerlo".

Bowers, de 46 años, estaba registrado en la red social Gab.com, muy popular entre los grupos supremacistas y de extrema derecha de Estados Unidos. Los últimos mensajes de Bowers estaban dirigido a la Hebrew Immigrant Aid Society (HIAS), una organización sin fines de lucro dedicada a ayudar a los refugiados judíos en Estados Unidos. "A HIAS le gusta traer invasores que matan a nuestra gente. No me puedo quedar sentado y mirar cómo mi gente es asesinada. Que se jodan. Voy a hacerlo", escribió.

El archivo de los posts desde que se incorporó a la red Gob.com, en enero pasado, muestra a un hombre enojado y antisemita. Un mes atrás había subido fotos donde mostraba los resultados de su práctica en un polígono de tiro y una colección de pistolas semiautomáticas a la que se refirió como su "familia Glock", por la marca de armas austríacas. Bowers, un votante registrado "sin afiliación" en el condado de Allegheny, Pensilvania, incluso criticó al presidente Donald Trump , al que acusó de ser un "globalizador" que no hizo nada para detener la "infección" de judíos al país. "Que quede en los registros que no voté por él y no tengo, no usé ni toqué una gorra de MAGA", dijo el agresor, en referencia a las siglas del eslogan de Trump "Make America great again".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)