VEA EL video

"Maduro es el responsable de la catástrofe de Venezuela"

El exjefe del Gobierno Felipe González declaró ayer que ha vuelto de Caracas "seriamente preocupado y triste" por Venezuela, "un país en proceso de destrucción", y ha responsabilizado a Nicolás Maduro de la "catástrofe" en términos de seguridad, de crisis social y económica y de libertades básicas.

"Todo el mundo está preocupado por lo que pasa en Venezuela menos Maduro", ha asegurado González en rueda de prensa en Madrid tras haber viajado a Venezuela, donde permaneció 48 horas en las que las autoridades del país no le concedieron los permisos para visitar a los líderes opositores encarcelados, Daniel Ceballos y Leopoldo López, ni para asistir a las vistas de sus juicios.

Objetivos frustrados.

El expresidente del gobierno había llegado a Caracas el pasado domingo con el objetivo de brindar respaldo a los opositores presos en Venezuela y servir de asesor en la defensa de algunos de ellos.

A su juicio, no solo Europa está preocupada por la situación en en Venezuela sino que la propia América Latina tiene "inquietud".

González ha dado las gracias a Maduro porque su "torpeza" ha ayudado a que su viaje al país latinoamericano que era de "perfil bajo" y con "objetivos concretos" haya tenido una "gran repercusión en todas partes y se haya creado una enorme expectación".

El presidente venezolano llamó en consulta al embajador de Colombia para expresarle su molestia por el traslado del exmandatrio español.

Ha respondido al presidente venezolano, que le acusó de salir "huyendo" del país, asegurando de forma irónica: "¡Cómo si hubiera alguna causa para salir huyendo de ese paraíso de libertades, desarrollo y progreso que es Venezuela!".

"Maduro es el responsable de la catástrofe de Venezuela en términos de seguridad, de crisis social y económica y en términos de libertades básicas", ha recalcado.

El exjefe del gobierno ha subrayado que "frente a la dictadura uno sabe a qué atenerse, frente a una democracia traicionada es imposible orientarse, es el reino de lo arbitrario, de lo imprevisible, de lo que no se sabe qué va a pasar mañana".

Felipe González ha asegurado que ha cumplido los objetivos del viaje a Venezuela al visitar a las familias de los "presos políticos", haber visto a Antonio Ledezma, alcalde de Caracas, en situación de arresto domiciliario debido a sus problemas de salud, y haber mantenido reuniones con dirigentes de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

No obstante, ha reconocido que ha vuelto "seriamente preocupado y triste" por ese país. "Un país que era tan vivo, tan fuerte y tan rico es ahora un país en proceso de destrucción en todos los aspectos que uno quiera analizar", ha agregado.

González ha dicho no entender el motivo por el que Maduro canceló su viaje a Roma y ha añadido que esas razones de salud que alegó el presidente venezolano "no se notaron en sus múltiples comparecencias" durante las 48 horas que estuvo en Venezuela en las que se le veía "bien bien sano y bien bien enojado e irritado".

Para González, Venezuela necesita "diálogo y reconciliación" y para eso hace falta "un ambiente de vida en libertad con medios plurales y de restitución de la democracia", ya que "se burlan las reglas del estado democrático".

"El país solo tiene solución mediante el diálogo. Pero el diálogo no va a venir, porque no hay talante de diálogo en el Gobierno", ha lamentado, antes de abogar por la celebración de elecciones antes de que acabe el año y la constitución de la Asamblea a partir del 5 de enero. "Entonces habrá que dialogar, sí o sí", ha añadido.

González ha señalado que lleva trabajando con la situación en Venezuela "más tiempo del que se imagina nadie" y que se trata de ayudar mediante el diálogo a la reconstrucción de "un país destruido económicamente y socialmente y desde el punto de vista de la seguridad y las libertades".

González, que no ha descartado volver al país latinoamericano, ha asegurado que éste necesita luchar contra la crisis económica y contra la escasez de bienes básicos y medicinas porque de lo contrario, ha apuntado, su trayectoria será "complicada".

Interpol detuvo en Colombia a acusado de matar a periodista.


La Interpol capturó en Colombia al presunto asesino de la venezolana Adriana Urquiola, quien falleció al recibir dos disparos durante las protestas antigubernamentales registradas en ese Caracas a principios de 2014, confirmaron las autoridades venezolanas. "Se logró la captura de Yonny Bolívar el autor material de la muerte de Adriana Urquiola", informó el ministro de Interior y Justicia venezolano, Gustavo González López, durante un acto gubernamental en el céntrico estado Miranda.

El ministro venezolano explicó que la captura de alias "Capitán Bolívar" fue producto de un trabajo coordinado desde hace 90 días entre la Policía Científica de Venezuela (Cicpc) en cooperación con la Interpol Colombia.

Las autoridades venezolanas solicitaron, en abril del pasado año a la Interpol, la alerta roja para capturar a Bolívar, presunto asesino de la joven de 28 años que trabajaba como intérprete de señas de los noticieros del canal privado Venevisión en Caracas. Las autoridades presumían entonces que el supuesto homicida de Urquiola, con antecedentes policiales desde 2003 había huido a Colombia. Urquiola, embarazada de cinco meses, fue alcanzada por dos disparos, uno de ellos en la cabeza, cerca de una barricada en el sur de la capital.

SABER MÁS

Ceballos abandonó la huelga de hambre.


El ex alcalde venezolano Daniel Ceballos abandonó ayer la huelga de hambre que sostenía desde hace 20 días para reclamar la liberación de otros políticos opositores que, como él, purgan condenas en cárceles venezolanas. Patricia de Ceballos, esposa del dirigente, había alertado sobre el deterioro de la salud del ex alcalde, detenido en 2014 acusado de azuzar la ola de protestas. "Recibí una llamada de mi esposo, me dijo que decidió parar hoy (jueves) la huelga de hambre, ya le colocaron suero vía intravenosa", tuiteó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)