LA INESTABILIDAD  EN EL NORTE DE ÁFRICA

Libia ante un baño de sangre por combates

El ejército rebelde del mariscal Haftar asedia con bombardeos los barrios del sur de la capital Trípoli.

Fuerzas leales al mariscal Haftar en su ofensiva sobre Trípoli. Foto: Reuters
Fuerzas leales al mariscal Haftar en su ofensiva sobre Trípoli. Foto: Reuters

Libia está al borde de un baño de sangre. Ayer domingo siguieron los combates iniciados el jueves a las afueras de Tripoli entre las tropas del mariscal rebelde Jalifa Haftar, que aspira a tomar la capital, y las fuerzas del Gobierno de Unidad Nacional (GNA) de Fayez al Sarraj.

La ofensiva, que ya dejó al menos 21 muertos e incluyó el bombardeo de barrios al sur de la capital, no se detuvo ni siquiera ante el pedido de la ONU de una tregua humanitaria de dos horas para evacuar a heridos y civiles.

País rico en petróleo, Libia está sumida en el caos desde la caída de Muamar Gadafi en 2011, pero esta ofensiva de Haftar marca una escalada importante en el conflicto. Haftar controla el este del país que se opone al GNA instalado en Trípoli y reconocido por la comunidad internacional.

Ayer los combates se daban en el perímetro del antiguo aeropuerto de Trípoli, a unos 30 km de la ciudad.

El Ejército Nacional Libio (ENL) de Haftar realizó ayer domingo el primer bombardeo aéreo en el sur de la capital, mientras que las fuerzas leales al GNA lanzaron su primer ataque aéreo.

El portavoz de las fuerzas del GNA, el coronel Mohamad Gnunu, proclamó una “contraofensiva”. Esta operación fue bautizada “La ira del volcán” o “Volcán de rabia”.

Libia. Foto: AFP
Libia. Foto: AFP

Ante la intensificación de los combates, la Media Luna Roja libia advirtió que le era imposible acceder a las familias bloqueadas por los enfrentamientos.

En un discurso el sábado, el jefe del GNA, Fayez al Sarraj, advirtió contra la posibilidad de una "guerra sin ganadores” en Libia. Al parecer, el mariscal Haftar pensaba en una victoria rápida, tras establecer alianzas con facciones de la Tripolitana (región oeste) y creyendo que los grupos armados pro-GNA iban a caer rápidamente.

El ENL se habría visto sorprendido por la movilización de fuerzas que le son más o menos hostiles, como las poderosas milicias de Misrata (200 km al este de Trípoli), que lograron expulsar en 2016 al Estado Islámico en Sirte.

Esta nueva escalada se produce antes de una Conferencia Nacional auspiciada por la ONU prevista a mediados de abril en Gadamés, en el suroeste del país, para esbozar una hoja de ruta para sacar al país del caos, con elecciones incluidas. El enviado de la ONU para Libia, Ghassan Salamé, dijo el sábado que la conferencia se mantiene, en la fecha prevista, del 14 al 16 de abril, “salvo que lo impidan circunstancias de fuerza mayor”.

Hafter aseguró el sábado al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, de visita oficial en Bengasi, que no detendría sus ataques a Trípoli.

En este ambiente de creciente violencia, el mando central de Estados Unidos en África (AFCOM) ordenó la retirada de todas las tropas en Libia, desplegadas hace tres años para combatir a grupos yihadistas como el Estado Islámico.

Libia es un estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera militarmente a la victoria de los grupos rebeldes contrarios a la dictadura de Muamar al Gadafi.

El mariscal Hafter ya controla cerca del 70% del territorio de Libia. De lograr su objetivo de tomar Trípoli, Haftar, un exmiembro de la cúpula militar que en 1969 llevó al poder a Gadafi, se haría prácticamente con el control del país. En febrero de este año, extendió su influencia sobre las grandes ciudades del sur y de los yacimientos petroleros occidentales de Al Sharara y Al Fil, esenciales para la supervivencia económica y energética de la capital.

CONTExTO

Ocho años de caos tras la caída de Gadafi.

Libia ha estado sumida en el caos desde la caída del dictador Muamar Gadafi. En febrero de 2011 comienzan las protestas contra Gadafi, en el poder desde hacía 42 años, en la estela de la primavera árabe de Túnez y Egipto. Una coalición liderada por Estados Unidos, Reino Unido y Francia apoya una insurrección, ante lo cual el líder libio huye, pero es capturado y asesinado el 20 de octubre en Sirte.

En agosto de 2012 el rebelde Consejo Nacional de Transición le cede el poder a una autoridad transitoria elegida un mes antes: el Congreso Nacional General (CNG).

El 11 de septiembre de 2012 son asesinados el embajador estadounidense Chris Stevens y tres empleados de la delegación norteamericana en Bengasi.

Las legislativas se celebran en junio de 2014 y el CNG es reemplazado por un parlamento dominado por anti-islamistas. Las milicias islamistas rechazan los resultados y se agrupan bajo el “Fajr Libia” (Amanecer Libio). Entretanto el parlamento reconocido por la comunidad internacional, se refugia en Tobruk, cerca de la frontera con Egipto y al otro extremo de Tripoli.

Así Libia pasa a tener dos gobiernos y dos parlamentos. En diciembre de 2015 se establece un Gobierno de Unidad Nacional (GNA) respaldado por la ONU.

El 4 de abril la tropas de Haftar lanzan una ofensiva hacia Tripoli.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)