Publicidad

Qué significa el derrumbe de la extrema derecha española de cara al futuro

Ningún partido o coalición obtuvo de inmediato suficientes escaños parlamentarios para gobernar, lo que llevó a España a un lío político y le dio nueva vida al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez

Compartir esta noticia
Elecciones en España
Elecciones en España
Foto: Oscar del Pozo. AFP

The New York Times
El establishment liberal y moderado de Europa respiró más tranquilo este lunes después de que el partido nacionalista Vox de España flaqueara en las elecciones de ayer domingo, deteniendo por ahora un aumento de los partidos de extrema derecha en todo el continente que parecían a punto de arrasar incluso el bastión progresista de España.

“Un alivio para Europa”, decía un titular de primera plana en el liberal La Repubblica en Italia, donde la líder de extrema derecha Giorgia Meloni se convirtió en primera ministra el año pasado y predijo “ha llegado la hora de los patriotas” en un mensaje de video a sus aliados de Vox este mes.

Pero en lugar de que Vox se convirtiera en el primer partido de extrema derecha en entrar en el gobierno en España desde el final de la dictadura de Franco hace casi 50 años, como habían predicho muchas encuestas, se hundió. Los malos resultados del partido en las urnas también derribaron a los conservadores de centro-derecha de bajo rendimiento que habían dependido del apoyo de Vox para formar gobierno.

Como resultado, ningún partido o coalición obtuvo de inmediato suficientes escaños parlamentarios para gobernar, lo que llevó a España a un lío político y le dio nueva vida al presidente del gobierno, Pedro Sánchez, quien hace solo unos días parecía moribundo. De repente, Sánchez parecía mejor posicionado para encabezar otro gobierno progresista en las próximas semanas para evitar nuevas elecciones.

“Esta democracia encontrará la fórmula de la gobernabilidad”, dijo este lunes a los líderes de su Partido Socialista Obrero Español, según El País de Madrid.

Lo que está claro por ahora es que los votantes españoles rechazaron al partido Vox, que perdió casi la mitad de sus escaños en el Parlamento, lo que indica un claro deseo de alejarse de los extremos y volver al centro político.

Los políticos proeuropeos tomaron el resultado como una señal alentadora de que las elecciones europeas del próximo año también se ganarían en el centro, lo que representa un revés para las fuerzas de extrema derecha que han logrado avances en Suecia, Finlandia, Alemania, Francia e Italia, así como en Estados Unidos.

La campaña de Vox repitió puntos de vista nacionalistas de extrema derecha casi uniformes adoptados en otras naciones, con oposición a la migración y los derechos LGBTQ, la promoción de los valores cristianos tradicionales y la afirmación del nacionalismo sobre la intromisión de la Unión Europea.

Pero muchos de esos temas no lograron atraer a los votantes españoles, o incluso los asustaron, y los resultados electorales del país fueron contrarios a los vientos políticos de Europa.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

premium

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad