EL FIFAGATE II

Otro escándalo golpea a la FIFA

Platini fue detenido por la adjudicación de las sedes para los Mundiales de Rusia y Catar

Michel Platini, presidente de UEFA, está suspendido de sus funciones. Foto: Reuters.
El entorno del francés sospecha que solo Blatter podría haber aportado la información en su contra. Foto: Reuters.

Tres años después del inicio de una investigación en Francia por corrupción sobre las condiciones de adjudicación de la sede del Mundial de fútbol de 2022 a Catar, el expresidente la UEFA, Michel Platini, fue detenido ayer martes. Además de Platini, que cumple 64 años este viernes, fue detenida la exconsejera de Deportes en el gobierno de Nicolas Sarkozy, Sophie Dion.

Ambos fueron trasladados a la oficina anticorrupción de la policía judicial, en Nanterre, cerca de París, donde también declaró el exsecretario general del gobierno de Sarkozy, Claude Guéant.

La detención de Platini puede durar hasta 48 horas, antes de que sea pasado a un juez.

La Fiscalía Nacional de Finanzas abrió en 2016 una investigación preliminar por sospechas de presunta corrupción en la Federación Internacional de Fútbol (FIFA) sobre la adjudicación de las sedes de los Mundiales de 2018 a Rusia y de 2022 a Catar.

El diario Le Monde informó que los fiscales están indagando particularmente un almuerzo ofrecido por el entonces presidente Sarkozy, nueve días antes de la votación que otorgó la sede del Mundial a Catar. Esa “reunión secreta” habría tenido lugar en el Palacio del Elíseo el 23 de noviembre de 2010 en la que estaban el emir de Catar Tamim bin Hamad al-Thani y Platini, que era entonces presidente de la UEFA y vicepresidente de la FIFA.

Los investigadores sospechan que en este encuentro se pudo cerrar el apoyo de Platini a la candidatura de Catar, al igual que otras decisiones, como el lanzamiento de un canal de deportes, BeIn Sports, o la compra por el fondo soberano catarí del París Saint-Germain.

El 2 de diciembre de 2010, el Mundial-2018 fue atribuido a Rusia, mientras que Inglaterra caía en la primera votación, al tiempo que el de 2022 se lo llevó Catar, ganando de forma sorpresiva a Estados Unidos.

La elección de Catar fue uno de los desencadenantes de la grave crisis que sacude a la FIFA desde 2015. A finales de ese año, 16 de los 24 miembros del comité ejecutivo de la FIFA fueron expulsados, suspendidos o investigados.

En octubre de 2015, el expresidente de la FIFA, Sepp Blatter, acusó a Francia. Según él, hubo “un acuerdo diplomático” para que los Mundiales de 2018 y 2022 tuvieran lugar en Rusia y Estados Unidos, pero este plan fracasó debido a “la interferencia gubernamental de Sarkozy”. Este último niega cualquier intervención.

Platini “no tiene estrictamente nada que reprocharse y afirma ser totalmente ajeno a unos hechos que le superan”, indicaron ayer martes los consejeros del exjugador francés. “No se trata en ningún caso de una detención, sino de una audición como testigo en el marco requerido por los investigadores”, añade el comunicado.

Este martes, Blatter, que también había declarado como testigo en Suiza en 2017, a petición de la justicia francesa, expresó en la cadena suiza RTS su “gran sorpresa”. “Pensaba que el caso Catar estaba cerrado de una vez por todas”, declaró.

De nuevo habló de una conversación telefónica con Platini, su antiguo amigo y aliado, que habría tenido lugar tras la reunión del 23 de noviembre de 2010 con Sarkozy en el Palacio del Elíseo. “Recuerdo ese momento. Era hacia finales del mes de noviembre de 2010, después de que él fuera invitado al Elíseo, donde se reunió con el presidente Sarkozy, quien había hablado con el príncipe heredero y actual emir de Catar”, señaló Blatter.

“Y me dijo que el consenso que habíamos alcanzado para ir en 2018 a Rusia y en 2022 a Estados Unidos no iba tal vez a realizarse porque Sarkozy le pidió a Platini si él u otros podían votar por Catar”, concluyó.

“Que se vuelva sobre esta historia cuando la prensa internacional está en Francia por el Mundial femenino y a tres meses del final de su suspensión, es sorprendente”, indicó Blatter horas después a AFP.

Blatter fue suspendido seis años por la FIFA “de toda actividad ligada al fútbol” por un pago controvertido de 1,8 millones de euros a Platini, también suspendido cuatro años. Esta suspensión impidió a Platini aspirar a la sucesión de Blatter en 2016. Su antiguo brazo derecho en la UEFA, Gianni Infantino, fue el elegido.

La suspensión de Platini expira en octubre y esa detención “no va a ayudarle si cuenta con regresar”, pues “necesitará argumentos fuertes”, indicó Blatter, que presidió la FIFA entre 1998 y 2015.

Suiza y Estados Unidos han abierto también investigaciones en relación a la adjudicación de las sedes de los Mundiales de 2018 y 2022.

Platini nunca ha negado que apoyó a Catar para que sea sede del Mundial 2022, en contra de la opinión de Blatter, que apostaba por Estados Unidos.

De hecho, se considera ese momento como el punto álgido de las diferencias entre ambos, que acabaron con importantes críticas a través de los medios y llevaron a Platini a no apoyar en 2015 al suizo para su reelección en la FIFA.

Cuando los casos de corrupción hicieron caer a Blatter, Platini se lanzó a la presidencia de la FIFA, pero en ese momento aparecieron acusaciones de corrupción contra él, como el cobro de los 1,8 millones de euros, una información que el entorno del exfubolista francés considera que solo el suizo pudo filtrar.

Durante años, Platini y Blatter colaboraron de forma estrecha y el francés se convirtió en asesor del suizo cuando éste accedió a la presidencia de la FIFA en sustitución del brasileño Joao Havelange en 1997.

Ahora, difícilmente vuelvan a compartir un despacho.

Fiscal suizo apartado del escándalo de la FIFA

El fiscal general suizo, Michael Lauber, fue apartado de la investigación sobre el escándalo de corrupción en la FIFA debido a sus vínculos con el presidente de la instancia mundial del fútbol, anunció ayer martes el Tribunal Penal Federal.

El tribunal admitió así las quejas procedentes de acusados en el caso de corrupción -que terminaron con la presidencia de Sepp Blatter-, quienes sospechan que el presidente actual de la FIFA, Gianni Infantino, habría gozado de un trato de favor por parte de Lauber, al frente de la fiscalía suiza desde 2012.

Las informaciones de Football Leaks revelaron que Infantino y Lauber se encontraron en dos ocasiones, en la primavera europea de 2016, algo que reconoció el propio fiscal.

Pero luego de la revelación por los medios de un tercer encuentro no declarado en 2017, la autoridad de vigilancia de la fiscalía suiza (AS-MPC) decidió abrir el mes pasado una “investigación disciplinaria” contra Lauber, quien afirma no recordar ese encuentro.

PERFIL

Platini, el mito que se topó con Blatter

Nada detenía a Michel Platini con la pelota en los pies, pero chocó contra un animal de los despachos, Sepp Blatter. Suspendido por la FIFA, investigado por la justicia, Platini fue detenido por presuntas irregularidades en la atribución en 2010 del Mundial de 2022 a Catar, el punto culminante de la rivalidad que mantenía con Blatter.

Platini siempre se sobrepuso a todo. A su origen inmigrante, su ligero sobrepeso que limitaba sus condiciones futbolísticas, su carácter altivo y altanero. De todo ello supo sacar partido para convertirse en un mito, el primer futbolista en ganar tres Balones de Oro.

Nació el 21 de junio de 1955 en Jouef, el noreste de Francia, nieto de un albañil italiano instalado en la Lorena francesa tras la Primera Guerra Mundial, criado en una familia humilde, Platini siempre vio en el fútbol su camino hacia el éxito. Formado en el Nancy, en 1976 dio el salto al Saint-Etienne. En seis años se convirtió en un jugador de talla que llamó la atención de la Juventus de Turín. Con la “Vecchia Signora” se forjó su leyenda, que tuvo su punto culminante en 1985, cuando ganó la Copa de Europa con él como máximo goleador.

En paralelo, Platini se convirtió también en el líder de la selección francesa, artífice de la Eurocopa que ganó en 1984, en la que también fue el máximo anotador.

Nada más colgar las botas, con 32 años, se hizo cargo de la selección francesa. No fue una experiencia exitosa que, posteriormente, reconoció que había aceptado sin mucha experiencia.

Aquel traspié no dejó secuelas en su reputación. Cuando Francia fue elegida sede del Mundial de 1998, el presidente François Mitterrand impuso su nombre como copresidente del Comité Organizador.

En 1997 se planteó presentarse a la presidencia de la FIFA en sustitución de Joao Havelange, pero prefirió asociarse con el que era su mano derecha, Blatter. Juntos conquistaron el puesto y, durante años, dirigieron la organización.

En 2007, Platini llega a la presidencia de la UEFA. Poco a poco, salió el líder que lleva dentro y los encontronazos con Blatter fueron cada vez más sonoros. En 2014 Platini apoyó a Ali bin Al-Hussein contra Blatter y, tras la caída del jordano, acusado de corrupción, se colocó en la línea de salida para sustituirle. Pero comenzaron a surgir informaciones sobre su pasado, secretos que, para muchos, solo Blatter podía conocer. Uno de ellos, el pago de 1,8 millones de euros por la FIFA en 2011 por asesoramiento que databan de más de diez años antes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)