COVID-19

Coronavirus: las cinco estrategias que usaron los países que han logrado contener el virus

Un grupo de naciones logró lo que para algunos se siente imposible y fue contener la propagación del coronavirus, que ya dejó miles de muertos y contagiados en el mundo.

Las medidas tomadas en Taiwán ayudar a enlentecer el avance del virus. Foto: AFP
Las medidas tomadas en Taiwán ayudar a enlentecer el avance del virus. Foto: AFP

Aunque tal vez para muchos ya se sienta como hace años, fue apenas el viernes que el Ministerio de Salud Pública (MSP) anunció los primeros cuatro casos de coronavirus en el país. De hecho Uruguay fue uno de los últimos de América Latina en tener casos, si bien la cifra ya subió al menos a 50.

Es por esto que Uruguay cuenta con lo que se podría tomar como una ventaja, y es que hay varios países que ya están en una etapa más avanzada de la situación y por lo tanto ya se probaron diferentes maneras para evitar el contagio masivo entre las personas.

Un grupo de naciones logró lo que para algunos se siente imposible y fue contener la propagación del coronavirus, que ya dejó miles de muertos y contagiados en el mundo.

¿Pero cuáles fueron las estrategias que usaron para lograr detener el contagio masivo?

Detección temprana

Un factor fundamental a la hora de "luchar" contra el virus en algunos países fue la detección temprana de los primeros casos, según lo que indicó la Organización Mundial de la Salud (OMS) y expertos a BBC. 

"No se pueden tomar acciones ni conocer el impacto real del virus si no sabemos a cuántas personas ha afectado", indicó al medio el epidemiólogo Tolbert Nyenswah.

En el mismo sentido se pronunció Krys Johnson, profesora de Epidemiología de la Universidad de Temple (Estados Unidos), y aseguró que esta línea marcó la diferencia en las naciones que están mostrando mejores resultados. 

Un ejemplo de esto es Corea del Sur, que evalúa aproximadamente a cerca de 10.000 personas por día, lo que implica que analiza a más personas en un día de lo que lo hace Estados Unidos en un mes, expresó Johnson a BBC.

Tedros Adhanom Ghebreyes, director de la OMS, dijo por su parte que "la columna vertebral para detener la propagación" es facilitar las pruebas a cualquier persona que presente los síntomas. Evaluar solo a los más graves por un lado interfiere con las estadísticas y por el otro ayuda a que las personas contagiadas y no diagnosticadas sigan distribuyendo el virus.

Aislamiento

Evitar que las personas con síntomas o contagiadas circulen libremente parece ser otra de las estrategias que dio resultado en algunos países.

En Pekín por ejemplo "a las personas que tienen fiebre las envían a 'clínicas de fiebre' y las analizan para detectar si tenían gripe o Covid-19. Cuando dan positivo para Covid-19, las aíslan en lo que han llamado 'hoteles de cuarentena' para evitar que infecten a sus familias", señala.

En Taiwán, Singapur y Hong Kong hay lugares estatales para que las personas realicen la cuarentena obligatoria. Además se estableció una regulación para las personas que se quedan en sus casas y multas de mas de US$ 3.000 para las que no la acaten. 

Por otra parte, tanto en Taiwán como en Singapur, se desarrollan estrategias extensivas para localizar a personas que estuvieron en contacto con los enfermos. Estas fueron desde consultar a las personas contagiadas hasta revisar las cámaras de seguridad de la ciudad. ,

"Por ejemplo, para el 12 de marzo, en Hong Kong tenían 445 casos sospechosos y realizaron 14.900 pruebas entre sus contactos para detectar los posibles contagios. Finalmente 19 resultaron positivos", señala Nyenswah.

Preparación y reacción rápida

No sirve la detección temprana si no va acompañada de una reacción rápida ante los casos confirmados. 

"Países como Taiwán y Singapur mostraron que la acción rápida para la detección y el aislamiento de nuevos casos puede resultar un factor decisivo para contener la propagación", dice Nyenswah.

Parte de la rápida acción de Taiwán se puede explicar, según lo indicado en un artículo publicado en el Journal of the American Medical Association y recogido por la BBC, por el comando para el control de epidemias que fue creado en 2003.

Una prueba de esto es que Taiwán empezó a hacer controles en los pasajeros que venían de Wuhan, el epicentro del coronavirus, incluso antes de que se confirmara que el virus podía transmitirse de persona a persona.

Hong Kong también tuvo un rápido accionar y desde el 3 de enero colocó estaciones de detección de temperatura en sus puntos de entrada, implementó cuarentenas de 14 días para los turistas que ingresaran al país y además a cada médico se le dio instrucciones de reportar a cualquier paciente con fiebre o problemas respiratorios agudos y antecedentes de viajes a China.

Distanciamiento social

El distanciamiento social, explicó Nyenswah, es clave para evitar que los sectores más vulnerables se contagien."Una vez que ya tienes la enfermedad en tu país, ya no valen las medidas de contención. Tienes que comenzar a tomar los pasos correctos o pierdes la posibilidad de detener efectivamente el brote", indica.

Hong Kong y Taiwán, una vez más, fueron rápidos en instruir normas de distanciamiento social.

Desde un primer momento Hong Kog les indicó a los adultos que trabajaran desde sus casas, cerró las escuelas y canceló los eventos sociales: todo esto a fines de enero.

Singapur, en cambio, decidió que no iba a cancelar las clases teniendo en cuenta el potencial efecto económico que tendría en los trabajadores con hijos menores. Para controlar el avance del virus, entonces, los estudiantes y el personal académico se les hacen todos los días pruebas y controles.

Sin embargo, según el diario local The Straits Times, la estrategia ha sido someter a pruebas y controles de temperatura cada día a todos los estudiantes y al personal académico.

Promover medidas de higiene

El lavado regular de las manos, no tocarse la cara y no compartir elementos personales son algunas de las medidas sugeridas por la OMS más solicitada desde el gobierno uruguayo.

"Muchos países asiáticos aprendieron con la experiencia del SARS en 2003 y son naciones donde existe una conciencia de practicar medidas de higiene no solo para no enfermarse sino para no contagiar a los demás, lo que es fundamental en estos casos", indica Nyenswah.

Es por esto que en Singapur, Hong Kong y Taiwán, las estaciones con gel antibacterial en las calles son moneda corriente  y en alguno de ellos, el uso de mascarillas está extendido incluso desde antes del coronavirus.

Las autoridades de Taiwán, por ejemplo, han promovido campañas para el lavado de manos a través de internet, a la vez que se han reforzado los mecanismos para la limpieza de las calles y los lugares públicos.

"Es un factor que se suele pasar por alto en medio de medidas drásticas que se están tomando, pero creo que estas medidas a nivel ciudadano, como lavarse las manos demostraron y siguen demostrando estar entre las más efectivas", señala Nyenswah

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados