FIESTA ANUAL

Carnaval de Brasil despliega tecnología, ritmo y colorido

La escuela de samba Rosas de Ouro creó un desfile 4.0 que, a partir de un conjunto de experiencias físicas y virtuales, explora el papel de la humanidad como servidora de la tecnología.

São Paulo ofrece uno de los desfiles brillantes del Carnaval de Brasil. Este año incorpora las nuevas tecnologías. Foto: AFP
São Paulo ofrece uno de los desfiles brillantes del Carnaval de Brasil. Este año incorpora las nuevas tecnologías. Foto: AFP

Con un robot en realidad aumentada bailando al ritmo de la samba, disfraces con códigos QR o pulseras para transmitir la emoción de los sambistas, el Carnaval de São Paulo promete su edición más tecnológica, en la que quiere incitar a la sociedad brasileña a reflexionar sobre la revolución 4.0.

Lejos de ser ciencia ficción, la escuela de samba Rosas de Ouro creó un desfile 4.0 que, a partir de un conjunto de experiencias físicas y virtuales, explora el papel de la humanidad como servidora de la tecnología.

“La cuarta revolución ya es una realidad en el mundo entero” y la escuela de samba es “un medio para propagarla”, sobre todo durante la mejor fiesta a cielo abierto del mundo, sentenció en una entrevista con Efe el carnavalesco André Machado, responsable de organizar todos los detalles del desfile de la escuela.

La idea de integrar la tecnología al Carnaval surgió de un equipo de profesores e investigadores de tres universidades brasileñas: la Universidad de Sao Paulo (USP), el Centro Universitario de la Fundación Educacional Inaciana y el Instituto Mauá de Tecnología.

Por primera vez, estas instituciones se unieron para aunar sus experiencias en laboratorios de tecnología a una escuela de samba y dar vida a la trama ‘Tiempos Modernos’, ideada por Machado.

Historia: cada escuela de samba tiene 75 minutos para desplegar su mensaje en el desfile. Foto: AFP
Historia: cada escuela de samba tiene 75 minutos para desplegar su mensaje en el desfile. Foto: AFP

“Creamos un personaje llamado ROXP4, un robot que viaja al pasado, por las cuatro revoluciones” para reflexionar sobre la fugacidad de la tecnología y sus nuevas posibilidades, explicó el carnavalesco.

Estas revoluciones fueron puntos de inflexión en las sociedades pasadas: la primera provocó el cambio de la población del campo a la ciudad, la segunda formó la clase media y la tercera, del software y hardware, conectó el mundo de una forma global.

Ahora, con la 4.0, un robot en 3D como ROXP4 puede aprender a bailar la esencia de la fiesta del Sambódromo de la mano de una sambista profesional, cuyos movimientos son captados por unos sensores que los transfieren a la realidad aumentada.

“La propuesta pretende humanizar la revolución” 4.0 y “divulgar cómo de importante es para la población brasileña entender lo que está por llegar”, sostuvo el vicepresidente de Rosas de Ouro, Osmar Costa.

Pero el desfile, según Machado, también quiere mandar otro mensaje y es que “por más que avancemos tecnológicamente, una cosa que la máquina nunca va a conseguir es aquello con lo que el sambista es el mejor: la emoción y el amor”.

Por eso, otra de las innovaciones de este año de la escuela Rosas de Ouro es una pulsera que monitoriza el latido y el consumo de energía de los sambistas que dan vida a los disfraces, para mostrar a los espectadores su emoción en tiempo real.Todo podrá seguirse a través de una aplicación móvil que dará acceso a los contenidos de la comparsa y a la que se podrá acceder a través de los códigos QR que tienen algunos disfraces.

Además de crear su propia realidad aumentada con el ROXP4 y acompañar los datos recolectados por las pulseras, los usuarios de la aplicación también podrán vestir virtualmente los originales disfraces de la escuela y así sentirse parte del ejército de personas que integran la carroza.

El objetivo es unir el mundo digital al mundo físico durante la fiesta más popular de Brasil, vinculada íntegramente a la emoción, según aseveró a Efe el profesor e investigador del Instituto Mauá de Tecnología Ari Nelson Rodrigues, convertido ahora en un “novato carnavalesco”.

Rodrigues explicó que más de 2.000 disfraces tendrán un chip que captará por radiofrecuencia informaciones como el horario de entrada y el tiempo de desfile de los bloques de la comparsa, lo que ayudará a los dirigentes de la escuela a organizar su desempeño.

Fútbol y carnaval. Una combinación que resume la cultura de carioca y de todo Brasil. Foto: AFP
Fans de la escuela de samba Beija-flor festejan el resultado. Foto: Reuters

Para lograrlo, los profesores usaron una “tecnología de desempeño y producción industrial”, es decir, “como si la escuela fuera una línea de producción con 31 productos para ser fabricados en un tiempo y una velocidad concretos”.

Al terminarse el desfile, los chips harán posible tener un control de sostenibilidad y reciclaje, lo que permitirá calcular la huella de carbono emitida por estos espectaculares disfraces, que “tienen una vida efímera”, lamentó Rodrigues.

La pesadilla que sufre Venecia ha frenado la presencia de turistas

Un gondolero canta indolente mientras pasea a un grupo de turistas por un Gran Canal vacío. Venecia presenta un aire enrarecido a principios de febrero, el mes de su emblemático Carnaval. No hay rastro de los grupos de turistas que siempre abarrotan sus calles. Las terrazas están prácticamente vacías y las colas han desaparecido de sus museos.

La pesadilla comenzó el 12 de noviembre de 2019. Aquella mañana los técnicos del centro de previsiones de la marea notaron algo extraño en sus datos. Al caer la noche, lo confirmaron: una marea “extraordinaria” entró en la laguna e inundó la isla. El agua del mar Adriático llegó a los 187 centímetros sobre el punto cero de referencia, en la Punta de la Salute, un nivel que no se veía desde 1996, cuando alcanzó los 194 centímetros.

La ciudad quedó anegada. En Venecia basta que el nivel del mar suba 110 centímetros para que el agua llegue a la céntrica Plaza San Marcos, uno de sus puntos más bajos, y en 2019 esa altura se superó en 26 ocasiones, una frecuencia nunca antes registrada.

Brasil tendrá este año el mayor volumen de ingresos por turismo en el Carnaval desde 2015. Foto: Reuters

Brasil tendrá este año el mayor volumen de ingresos por turismo en el Carnaval desde 2015 con unos 8.000 millones de reales (unos US$ 1.904 millones), según un estudio divulgado por el sector. El monto representará un aumento real del 1% con respecto al año pasado y tendrá en el segmento de alimentos y bebidas a su principal impulsor.

El estudio, realizado por la Confederación Nacional de Comercio de Bienes, Servicios y Turismo (CNC), señala que la recuperación gradual de la actividad económica en el país, combinada con una baja inflación, sugiere un escenario positivo, con una mejoría moderada de los servicios turísticos.

El PIB brasileño creció un 1,3% en 2017 y el mismo porcentaje en 2018, mientras que los economistas estiman que en 2019 la expansión llegó al 1,2%, a falta de la divulgación de los datos oficiales del año.

“En los meses previos al carnaval, el tipo de cambio tuvo una devaluación del 10 % en comparación con el mismo período en 2019, lo que estimuló el gasto en turismo en el territorio nacional en 2020”, indicó Fabio Bentes, economista de CNC, responsable de la investigación. Esos factores favorecerán un mayor flujo interno de turistas este año y será precisamente esa franja la que impulsará el mayor volumen de ingresos en los últimos cinco años.

Los segmentos de alimentos y bebidas fuera del hogar, las compañías de transporte de pasajeros por carretera, las empresas de alquiler de transporte aéreo y terrestre y los servicios se alojamiento representarán más del 88% de los ingresos generados con el Carnaval en Brasil.

Solo los ingresos correspondientes por el consumo en bares y restaurantes, y demás establecimientos de comida fuera del hogar generarán más de 4.800 millones de reales (unos US$ 1.142 millones).

Río de Janeiro, tendrá un movimiento financiero de 2.320 millones de reales (US$ 552 millones), seguido de São Paulo, con unos US$ 464 millones de dólares y Bahía, con unos US$ 269. (Con información de EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados