LA PAZ

Bolivia: trasladan a Áñez de la cárcel a una clínica

La decisión responde a un recurso presentado por la hija de Áñez y su defensa para trasladarla a un centro de salud con el fin de tratarle una “hipertensión arterial sistémica”.

La ex presidenta Jeanine Añez está acusada de sedición, terrorismo y conspiración. Foto: AFP
La ex presidenta Jeanine Añez está acusada de sedición, terrorismo y conspiración. Foto: AFP

La justicia de Bolivia autorizó ayer viernes que la expresidenta Jeanine Áñez, en prisión preventiva acusada por la caída del gobierno de Evo Morales en 2019, sea trasladada de la cárcel a una clínica con escolta policial, tras reportes de problemas de salud.

Tres jueces de La Paz, encabezados por Gonzalo Montaño, resolvieron “la salida judicial” de Áñez a una clínica “a objeto de su correspondiente valoración médica por especialistas de cardiología y exámenes de laboratorio para precautelar su vida y salud”.

También determinaron que su traslado sea con “escolta y demás medidas de seguridad” a cargo de la dirección gubernamental de Régimen Penitenciario.

La decisión responde a un recurso presentado por la hija de Áñez y su defensa para trasladarla a un centro de salud con el fin de tratarle una “hipertensión arterial sistémica”.

La expresidenta fue ingresada el domingo a la cárcel de mujeres de La Paz tras ser detenida un día antes en la ciudad de Trinidad, capital del departamento amazónico del Beni, en un operativo policial.

Áñez, de 53 años, está en prisión preventiva acusada de haber participado a fines del 2019 en un golpe de estado contra Evo Morales, que renunció a su cargo tras ganar unas cuestionadas elecciones.

La exmandataria niega los cargos en su contra y el miércoles ya había sufrido una descompensación por la cual inicialmente se había pedido su traslado a una institución de salud, pero que después fue cancelado.

“Hemos corroborado que su salud sigue delicada”, dijo el abogado de Áñez, Ariel Coronado, a la emisora local Radio Compañera.

A su vez, el letrado aclaró que Áñez no está realizando una “huelga de hambre” como habían indicado algunas versiones, sino que tenía dificultades en la ingesta de alimentos. “No puede comer. Come y vomita, por ese motivo está comiendo muy poco”, explicó Coronado.

Otros miembros del exgabinete de Áñez también han sido detenidos debido a acusaciones de haber instigado el supuesto golpe contra Morales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados