GUERRA EN EL CÁUCASO SUR

Armenia y Azerbaiyán, cruce de bombardeos y acusaciones

La guerra por la región de Nagorno Karabaj se extiende a otras zonas, lo que amenaza con convertir un conflicto territorial en una contienda regional.

Conflicto armenio - azerí. Foto: Reuters
Un soldado de la etnia armenia de Nagorno dispara un cohete contra objetivos militares de Azerbaiyán. Foto: Reuters

Azerbaiyán y Armenia llevaron ayer martes la guerra más allá del enclave de Nagorno Karabaj, escenario de combates desde el domingo con decenas de muertos, lo que amenaza con convertir un conflicto territorial en una contienda regional.

“Con la activa instigación y el apoyo político y militar de Turquía, Azerbaiyán está expandiendo la geografía de las hostilidades al territorio de Armenia”, dijo el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, en su cuenta de Twitter.

Después de dos jornadas de enfrentamientos armados en el Karabaj, ambos bandos se acusaron ayer de atacar con armamento pesado objetivos en otras zonas, incluida la franja de seguridad creada por Armenia en territorio azerbaiyano tras la guerra de 1988.

“Estamos en guerra. Hay una gran destrucción y víctimas”, comentó Pashinián a la televisión rusa.

Según denunció Azerbaiyán, las tropas armenias atacaron con fuego de artillería la región de Dashkesan, en el oeste del país, por lo que adelantó que “tomará adecuadas medidas de represalia”.

Ese ataque, negado por Armenia y lejos de la línea de frente del Karabaj, fue denunciado por Hikmet Hajiyev, asesor del presidente azerbaiyano, Ilham Alíev, y jefe del Departamento de Política Internacional de la Presidencia.

Según el parte militar azerbaiyano, once civiles habrían muerto desde el domingo, a lo que habría que sumar un número indeterminado de militares, que Azerbaiyán se niega a revelar por el momento.

“Si la comunidad internacional no puede detener al dictador loco de Armenia, Azerbaiyán lo hará. Azerbaiyán los detendrá, los pondrá en su lugar y restablecerá su integridad territorial”, aseguró el presidente azerbaiyano, Ilham Alíev, citado por la agencia Azertag.

A su vez, Armenia acusó a Azerbaiyán de atacar “objetivos militares y civiles de la región de Vardenis”, situada en el este de Armenia cerca del lago Seván.

En el bombardeo se habrían utilizado “drones turcos”, según el ministro de Exteriores armenio, Zohrab Mnatsakanián.

A esto se sumaría una ofensiva azerbaiyana contra la ciudad de Fizuli, región de Hadrut, donde murió un civil y tres resultaron heridos en un ataque con drones.

Fizuli se encuentra en la “franja de seguridad”, que incluye siete distritos limítrofes con el Karabaj, que representan una quinta parte del territorio azerbaiyano.

El primer ministro armenio Pashinián denunció que Turquía busca una excusa para entrar en el conflicto, que fuerzas turcas ya se encontrarían en territorio azerbaiyano desde unas recientes maniobras conjuntas.

Aunque tanto el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan como el ministro de Exteriores, Mevlüt Çavusoglu, han expresado a Azerbaiyán su apoyo incondicional, el presidente azerbaiyano Alíev negó ayer que Turquía esté participando directamente en el conflicto.

“Les puedo asegurar con toda la responsabilidad que Turquía no es parte del conflicto, no participa de ninguna forma y tampoco es necesario”, declaró a la televisión rusa, ante la que también negó la presencia de mercenarios procedentes de Siria.

Varios líderes extranjeros, entre ellos la canciller alemana Angela Merkel y el secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo pidieron un alto el fuego inmediato.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunía anoche de urgencia para tratar de evitar una guerra abierta entre Armenia y Azerbaiyán, que podría desestabilizar la región e implicar a Rusia y Turquía, las potencias regionales.

El Rusia pidió a Turquía que se abstenga de “echar más leña al fuego” y que trabaje por la paz en Nagorno Karabaj.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan había pedido a Armenia que ponga fin a “la ocupación de Nagorno Karabaj” y prometió que Ankara permanecería “al lado” de Azerbaiyán “por todos los medios”.

Turquía y el derribo de un avión

Un grupo de hombres traslada el ataúd de un soldado azerbaiyano supuestamente muerto en combates con los armenios. Foto: Reuters
Un grupo de hombres traslada el ataúd de un soldado azerbaiyano supuestamente muerto en combates con los armenios. Foto: Reuters

Armenia afirmó ayer martes que un cazabombardero turco derribó uno de sus aviones militares, lo que fue inmediatamente negado por Turquía y Azerbaiyán, en el tercer día de mortíferos combates en la región separatista de Nagorno Karabaj.

Armenia declaró que había perdido un avión de combate SU-25 y su piloto, derribados por un F-16 turco. El aparato turco “despegó de un aeropuerto en la ciudad azerbaiyana de Ganja y apoyaba a la aviación y los drones azerbaiyanos que bombardeaban pueblos civiles en Vardenis, Mets Masrik y Sotk en Armenia”, precisó un portavoz del ejército armenio.

Por su parte, el director de comunicación de la presidencia turca, Fahrettin Altun, calificó esta acusación de “completamente falsa” y exhortó a Armenia a retirarse de los “territorios ocupados”.

Tras tres días de combates en Nagorno Karabaj, Rusia pidió ayer martes a Turquía que se abstenga de “echar más leña al fuego” y que trabaje por la paz en la región.

La víspera, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan había prometido que permanecería “al lado” de Azerbaiyán “por todos los medios”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados