DEMANDA CIVIL

Soledad Barrios: acusande omisión a la Policía

La joven recibió un disparo tras un partido de básquetbol.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto. archivo El País

En una demanda civil por casi US$ 400.000 al Ministerio del Interior, dos personas declararon ante la Justicia que la Policía fue omisa al no seguir a la hinchada de Welcome como había acordado con la Federación de Básquetbol previo al partido jugado el 14 de diciembre de 2012. Durante los incidentes entre barrabravas de Welcome y Cordón, la joven Soledad Barrios fue ultimada de un disparo.

El padre de Soledad Barrios inició una demanda por daños y perjuicios al Ministerio del Interior y a la Federación Uruguaya de Básquetbol en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de 4° Turno, cuyo titular es el juez Gabriel Ohanián.

Soledad Barrios fue víctima del enfrentamiento entre ambas hinchadas cuando se asomó al balcón de su apartamento, ubicado en Gaboto y Paysandú, para pedirle a los parciales revoltosos que no le rompieran el auto que había adquirido hacía poco, según surge de un expediente judicial. Por el crimen, fue privado de libertad un menor de 17 años supuestamente hincha de Cordón.

Para el partido del 14 de diciembre de 2012, se había dispuesto que se retiraba primero la hinchada visitante (Welcome) y la Policía la acompañaba unas cuadras hasta ver que no había situaciones complicadas.

El 26 de julio pasado, el policía Giancarlo G. declaró que ese día patrullaba a pie las calles del Centro de Montevideo con un compañero. En un momento, el agente observó un tumulto de 30 hinchas con camisetas de Welcome y Cordón tomándose a golpes de puño y tirándose piedras en la esquina de 18 de Julio y Tristán Narvaja.

"Tratamos de concurrir al lugar para disolver e intervenir. Las personas se iban por varias zonas y tratamos de seguirlos. Los daños a medida que transcurría el tiempo iban creciendo porque se agredían entre ellos", declaró.

Los hinchas revoltosos tiraban piedras a los comercios y entre ellos. El agente y su compañero detuvieron a dos personas. "Dado el número, ellos superaban la capacidad nuestra. Éramos dos policías. La patrulla más cercana estaba a seis cuadras", dijo. Enseguida agregó: "Escuchaba el procedimiento por el handy policial. Los compañeros dijeron que habían sentido varias detonaciones y que las hinchadas seguían agrediéndose. Se pedía apoyo de más móviles", testificó.

El martes 1°, Ricardo V., quien es directivo de la Federación de Básquetbol, declaró en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de 1° Turno que hubo muchas versiones sobre si la Policía acompañó o no a la hinchada de Welcome. "Testigos dicen que no fueron acompañados. El Ministerio del Interior dice que sí lo hizo. Sabemos que cuando se produce el enfrentamiento parte de la hinchada de Welcome había vuelto" sin custodia policial, señaló el directivo al juez Ohanián.

Sergio S., directivo de un conocido club de básquetbol, declaró que, en 2012, la seguridad de los eventos se coordinaba con una reunión en la Federación de Básquetbol entre la Policía y los encargados de seguridad de los clubes.

"En el 2012 el que podía tomar decisiones dentro de los eventos deportivos —adentro de la cancha— y del partido era el Ministerio del Interior", agregó el directivo.

Alto riesgo.

Ricardo V. coincidió con Sergio S. sobre la coordinación previa a los partidos.

En el caso concreto del encuentro entre Welcome y Cordón, jugado el 14 de diciembre de 2012, la seguridad se coordinó en una reunión en la Federación de Básquetbol. Allí se calificó como partido de riesgo.

Según Ricardo V., un partido se categoriza de riesgo o alto riesgo por varios factores y lo define el Ministerio del Interior: depende de las hinchadas, si concurrirán muchos aficionados al encuentro y si hay antecedentes de problemas entre parciales.

Se calificó como de riesgo porque días previos hubo intercambios de amenazas entre parciales de ambos equipos a través de las redes sociales.

"Yo sabía que hubo un partido entre Welcome y Cordón que tuvo incidentes entre jugadores y una hinchada. No sé si fue el inmediato anterior a este, pero fue cercano en fecha", agregó Rivardo V.

Roberto A. relató en el juzgado que la madre de Soledad "se dejó morir" y falleció un año después del asesinato de su hija. El padre cayó en el alcoholismo y su entornó logró que saliera de esa situación, dijo.

Pena máxima para autor del crimen.

El 10 de abril de 2014, el Tribunal de Apelaciones de 2° Turno estableció la pena máxima de cinco años de internación en el INAU para el menor acusado de ultimar a la joven instrumentista Soledad Barrios. Ante el entonces juez de Adolescentes, Gerardo Peduzzi, el joven hincha de Cordón, dijo que disparó dos tiros y le pegó a dos parciales de Welcome. "Ellos siguieron corriendo. Después tiré un tiro para arriba", dijo en alusión a que lo hizo para asustar y no para matar a una persona. En ese momento, Soledad Barrios salió al balcón. El disparo le provocó una muerte instantánea, según el médico forense. La sentencia de Peduzzi impuso la internación en el Sirpa por dos años y ocho meses para el menor por participar en una riña al retirarse de una competencia deportiva con resultado de muerte, en reiteración real, con dos homicidios en grado de tentativa. La fiscal Nancy Hagopian había pedido la pena máxima. El Tribunal de Apelaciones de 2° Turno le dio la razón a Hagopian y endureció la pena.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º