ESTE JUEVES

Una tortuga marina de 1,10 metros apareció muerta en las costas de Maldonado

"Nunca pensé que en Uruguay podía ver algo así. Vi varias, pero de la mitad del tamaño de esta", explicó el vecino que la encontró en la playa. Una experta explicó que la tortuga ya estaba sin vida por su estado de descomposición y que la misma tenía entre 30 y 50 años.

Carlos Buti junto a la tortuga marina que encontró en la playa Santa Mónica. Foto: Carlos Buti.
Carlos Buti junto a la tortuga marina que encontró en la playa Santa Mónica. Foto: Carlos Buti.

A Carlos Buti se le entrecorta la voz. Asegura que hizo todo lo posible por intentar salvar a la tortuga, pero no pudo. "La verdad que nos partió el corazón... Era un animal divino", contó.

Este jueves, en la playa de Santa Mónica (kilómetro 178 de la ruta 10 en Maldonado), apareció una tortuga marina sobre la playa. Carlos, que vive enfrente, la vio esta mañana desde el balcón de su casa y enseguida salió a auxiliarla. "Ella ya estaba en la orilla. Calculo que habría llegado ahí desde hace un buen rato porque tenía el cuerpo seco y respiraba muy dificultosamente. Salí corriendo a buscar un par de baldes con agua para refrescarla y le abrí la boca para ver si podía tomar también", relató.

Carlos enseguida llamó a Prefectura y de ahí lo derivaron a un especialista. Mientras esperaba la ayuda, se quedó al lado del animal. 

"Estaba golpeada. Desde hace un par de días el mar está bravo acá. Tanto las tortugas, como mismo los lobos, a veces cuando se están acercando a la orilla se golpean contra las rocas con la misma fuerza de la corriente. Ella tenía el caparazón como quebrado", señaló.

Con el correr de los minutos la tortuga pasó a ser centro de atracción para los que se encontraban en la zona, pero Carlos intentó protegerla para no someter al animal a una situación de mayor estrés, contó. 

"Con un vecino nos quedamos acariciándola y tratamos de reanimarla, pero veíamos que se nos iba. Cada vez respiraba más lento y encima, en un momento, le empezó a salir sangre de la nariz", lamentó.

Buti dijo que la tortuga marina tenía el "cuerpo seco y respiraba dificultosamente". Foto: Carlos Buti.
Buti dijo que la tortuga marina tenía el "cuerpo seco y respiraba dificultosamente". Foto: C. Buti.

Casi dos horas después, según su relato, llegó la ayuda. La tortuga ya estaba sin vida, pero igual se la llevaron para estudiarla. "La tuvimos que levantar entre ocho o diez personas", relató.

Buti, amante del surf, explicó que ya había visto este tipo de animales mientras se encontraba con su tabla entre las olas. Sin embargo, reconoció que su tamaño le sorprendió: "Nunca pensé que en Uruguay podía ver algo así. Vi varias, pero de la mitad del tamaño de esta".

"Al margen de la tristeza que siento hoy, me quedo con la satisfacción de saber que la acompañamos hasta el último minuto intentando que la pase lo mejor posible", finalizó.

La opinión profesional

La veterinaria Virginia Ferrando, directora del Centro de Tortugas Marinas Montevideo, se comunicó con la colega que atendió al animal y contó que se trata de una tortuga Cabezona.

Ferrando explicó que, de acuerdo a la información que recibió y las fotos que observó, se trata de una tortuga de 1,10 metros, adulta o subadulta que podría tener entre 30 y 50 años.

Asimismo, aseguró que la tortuga se encontraba sin vida cuando llegó a la orilla. "Estaba muerta, ya en estado de descomposición. A veces la apreciación de la gente es diferente a la realidad. Muchas veces nos llaman por una emergencia y el animal ya está muerto", recalcó.

Esta especie se la conoce como "Cabezona" debido a que su cabeza es proporcionalmente mayor que la de las otras especies. El caparazón mide aproximadamente un metro y puede pesar hasta 200 kilos. Se alimentan de caracoles de mar, peces y cangrejos.

La misma página de Karumbé (organización que regula los centros de tortugas marinas) detalla que la especie "se encuentra ampliamente distribuida en los mares templados, tropicales y subtropicales de los océanos Atlántico, Pacífico e Indico. A pesar de esto las mayores áreas de anidación de la tortuga Cabezona se dan en la región del Gran Caribe, desde Florida (Estados Unidos), pasando por la Península de Yucatán (México) hasta Colombia. Asimismo se han registrado anidaciones tan al sur del continente americano como ser en Brasil. En Uruguay se la encuentra principalmente varada muerta a lo largo de toda la costa Atlántica, así como también se dan interacciones con la captura incidental en aguas territoriales".

Las causas de la muerte aún se desconocen, pero Ferrando dijo que una posibilidad es que haya sido víctima de "pesca industrial", algo común en esta época del año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)