OPINIÓN

Esta noche se prende la última vela de Janucá

Janucá es una palabra hebrea que quiere decir “inauguración” como también, por su composición, “descansaron el 25”.

El maestro de ceremonias, Rabino Mendy Shemtov, director ejecutivo de Jabad Uruguay, dirigiendo el programa. Foto: Andrés Aksler
El maestro de ceremonias, Rabino Mendy Shemtov, director ejecutivo de Jabad Uruguay, dirigiendo el programa. Foto: Andrés Aksler

La festividad judía de Janucá (celebrada este año el 22-30/12) conmemora la victoria judía, liderada por los macabeos, en el Antiguo Israel (Siglo II AEC). El rey sirio Antíoco Epífanes dominaba la tierra de Israel y les prohibía a los judíos vivir su judaísmo plenamente.

Luego de la victoria macabea -en la cual los pocos vencieron a los muchos- y la restauración del Templo de Jerusalem, querían reiniciar los servicios religiosos en el mismo y se encontraron con que todo el abastecimiento del aceite ritual necesario para encender la Menorá o candelabro había sido contaminado por el enemigo. Finalmente encontraron una vasija de aceite puro con el sello del Sumo Sacerdote intacto.

Tenía cantidad suficiente para un solo día y demorarían ocho días en procurar más aceite con las condiciones requeridas. Y ahí se produjo otro milagro: encendieron las luces de la Menorá y el aceite duró los ocho días hasta que pudieron reabastecerse con la nueva producción de aceite. Janucá es una palabra hebrea que quiere decir “inauguración” como también, por su composición, “descansaron el 25”. Este último hace referencia al día 25 del mes hebreo de Kislev, fecha en la cual descansaron de la guerra contra el enemigo invasor.

El elemento central de la festividad es el candelabro de ocho velas, más la llama piloto. Se prende una llama la primera noche, dos en la segunda y así sucesivamente hasta llegar a prender las ocho luces en la última noche de la festividad. Muchos tienen la preferencia de usar aceite de oliva y mechas de algodón en vez de velas de cera para recordar el milagro ocurrido con el aceite.

Tradicionalmente, se prende la Menorá en la puerta o ventana de la casa que da hacia la calle, para de esa manera compartir la luz y mensaje de la Menorá con la sociedad más amplia. En el año 1974 se prendió la Menorá en la calle misma, frente a la Liberty Bell en Filadelfia, EEUU, simbolizando de esa manera que la “calle” debería ser no solo recipiente de la luz y mensaje de Janucá, sino fuente de ellos. Lo que empezó como un simple acto simbólico se transformó en una presencia ubicua en todo el mundo. Hoy en día uno puede ver dichas celebraciones públicas, iniciadas y lideradas por representantes del movimiento Jabad-Lubavitch en más de 15.000 localidades en arriba de 100 países. La naturaleza universal del mensaje de Janucá -que la luz triunfa sobre la oscuridad- va cobrando una relevancia e impacto cada vez mayor.

Dichos eventos suelen ser prestigiados por la participación de autoridades gubernamentales de los más altos niveles. En 1990, participó del encendido público de Montevideo el presidente Luis Alberto Lacalle Herrera. Los presidentes Sanguinetti, Batlle, Vázquez y Mujica han recibido delegaciones de Jabad Uruguay en ocasión de Janucá desde su instalación en el país en 1985. Este año el presidente Tabaré Vázquez participó del evento por medio de una carta personal. “Según las creencias judías, cada ser humano fue creado a imagen y semejanza de Di-s, y puede cumplir su misión de vida sin necesidad de ser judío,” aclaró el Rabino Eliezer Shemtov, director general de Jabad Uruguay, organizador del evento anual. “Hay, no obstante, muchos valores, mensajes y enseñanzas que consideramos de valor universal para toda la humanidad y los queremos compartir. La historia y mensaje de Janucá son un ejemplo del ‘triunfo del espíritu y la luz por sobre la materia y la oscuridad’. Es por eso que salimos a encender la Menorá de manera tan pública. Es, en esencia, una celebración de la vida”. El encendido público de la segunda vela tuvo lugar el lunes ppdo. en Plaza Trouville con la participación de un público muy nutrido. La llama central fue encendida por el embajador de Israel, Yoed Magen. El encendido público de la última vela tendrá lugar hoy, a las 20:00 hs., en la Plaza de la Bandera, Punta del Este.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error