DESINFORMACIÓN

Mito: “La vacuna es peligrosa, puede causarnos la muerte”

Los datos internacionales a partir de ensayos clínicos controlados y evidencia desde su distribución a escala masiva en los países que vacunan muestran que las vacunas COVID-19 son seguras.

Vacunación por coronavirus en Santiago Vázquez. Foto: Reuters
Foto: Reuters

Este contenido forma parte del proyecto "Aliados contra la desinformación" apoyado por OPS/OMS y UNICEF para brindar información de calidad sobre las vacunas contra la COVID-19

¿Escuchaste o llegaste a pensar que la vacuna contra el coronavirus es peligrosa y puede causarnos la muerte? No, no es peligrosa. Los datos internacionales a partir de ensayos clínicos controlados y evidencia desde su distribución a escala masiva en los países que vacunan muestran que las vacunas COVID-19 son seguras.

Pese a ello, relevamientos realizados por OPS y Unicef arrojan que este es uno de los mitos más extendidos. 

Los científicos sí han dado cuenta de los efectos secundarios temporales que pueden producir las vacunas. Y si bien algunos han cuestionado si las vacunas han provocado muertes, ninguna ha sido atribuida directamente a una inyección de COVID-19. 

Al momento de realizar este informe no hay reportes científicos ni oficiales sobre muertes vinculadas a vacunas COVID-19 desde el inicio de vacunación global masiva.

En Estados Unidos, uno de los países con mayor tasa poblacional de vacunación COVID-19 y monitoreo de eventos adversos más intensos, entre el 14 de diciembre del 2020 y 24 de mayo 2021 se administraron 285 millones de vacunas COVID-19. Durante este tiempo se reportaron 4.863 fallecidos entre receptores de vacunas que representan un 0.0017% de vacunados. Una extensa investigación del CDC (Centers for Disease Control and Prevention) de cada uno de los casos no encontró relación entre dichas muertes con la aplicación de vacunas COVID-19. Sin embargo, sostiene que "informes recientes indican una relación causal plausible entre la vacuna J & J / Janssen COVID-19 y un evento adverso poco común y grave (coágulos de sangre con bajo nivel de plaquetas) que ha causado muertes" por lo que se continúan los estudios.

Ese no es el único dato al respecto: la Oficina Nacional de Estadísticas de Inglaterra, país con millones de dosis administradas en forma masiva, reporta el 20 de mayo del 2021 que el número de muertes relacionadas a vacunación por COVID-19 sigue siendo cero.

Un aspecto que manejan los científicos y médicos es que se ha dado prioridad en las vacunas a la población de personas mayores con problemas de salud subyacentes y que la mayoría de los que han muerto después de la vacunación han pertenecido a este grupo, según informes del Reino Unido y Estados Unidos, por lo que es difícil asociar directamente una muerte con la vacuna en sí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados