URBANIZACIÓN

Más de 100 edificios en construcción están cambiando la fisonomía de Montevideo

Pocitos dejó de ser el barrio donde se erigen más edificios: el lugar lo ocupó Cordón. El 55% de los inmuebles en construcción son bajo la la ley de acceso a la vivienda de interés social.

Edificio en construcción en 18 de Julio y Pablo de María. Foto: Leonardo Mainé
Edificio en construcción en 18 de Julio y Pablo de María. Foto: Leonardo Mainé

Este contenido es excluviso para nuestros suscriptores.

Maquinaria de construcción, trabajadores y gigantes grúas son cada vez una postal más común del paisaje de varios barrios de Montevideo. No hace falta caminar demasiado para darse cuenta que donde antes había una vivienda, un comercio o un terreno baldío, ahora va tomando forma un edificio.

Los números respaldan esta percepción. En 2017 se lanzaron al mercado capitalino 60 edificios, 43 de ellos en los primeros meses de ese año. Y hasta septiembre de 2018 la cifra subía a 46, según los últimos datos que maneja la firma de asesoramiento inmobiliario Julio Villamide & Asociados (JVA) a los que accedió El País.

Además, en los tres primeros trimestres de 2017 los edificios incluían 1.530 apartamentos y en igual período del año pasado, 1.805. Julio Villamide explicó a El País que esto significa que "se están construyendo unos 600.000 metros cuadrados en diferentes etapas de avance de obra". A modo de comparación, significa que en Montevideo se están "construyendo" 16 nuevos Palacio Salvo.

Una ley que hizo la diferencia.

Villamide sostuvo que el 55% de los inmuebles en construcción son bajo la la ley de acceso a la vivienda de interés social (Ley 18.795). El impacto de esta normativa en la construcción también fue destacada por Aníbal Durán, gerente ejecutivo de la Asociación de Promotores Privados de la Construcción del Uruguay (Appcu).

El País también consultó a la Intendencia de Montevideo por datos sobre construcción de edificios, pero en el palacio municipal se aconsejó contactar a Villamide y Durán por la información.

Ambos expertos coinciden en que la puesta en marcha de la ley, vigente desde 2011, modificó una tendencia respecto a qué barrio era el elegido para la construcción de nuevos edificios. Pocitos, quien siempre lideró este ranking, cedió su lugar a Cordón. 

Tanto Durán como Villamide explican que antes de la entrada en vigencia de la ley, Cordón era un barrio que prácticamente no tenía proyectos inmobiliarios. "Pero fue el elegido por promotores para viviendas promovidas. Rápidamente desplazó a Pocitos el que, desde que tengo memoria, siempre fue líder en venta de viviendas nuevas", afirmó Villamide.

Durán agregó que la razón de ese desplazamiento es la ley 18.795, cuya incidencia se refleja en que las viviendas promovidas ya son más de la mitad de las que se lanzan al mercado.

Edificio en construcción en Juan Antonio Rodríguez, entre Guayabos y Rodó. Foto: Leonardo Mainé
Edificio en construcción en Juan Antonio Rodríguez, entre Guayabos y Rodó. Foto: Leonardo Mainé

"Los promotores (de viviendas) no se hubiesen lanzando a construir sin la existencia de la demanda. Cordón es un barrio que tiene muy buen servicio de transporte público, niveles de seguridad razonables, está relativamente cerca del mar, de áreas verdes (Parque Batlle, Parque Rodó) y cerca de varias universidades", puntualizó Villamide.

Además de Cordón y Pocitos, otros barrios con actividad edilicia son Punta Carretas, La Blanqueada, Centro, Malvín y Buceo.

Características.

Más de la mitad de las viviendas actualmente en construcción son edificios que, además de los apartamentos, no ofrecen mayores servicios que una barbacoa y un solárium, sostuvo Villamide. Otros edificios, como aquellos que se están construyendo sobre la costa, suelen tener además un pequeño gimnasio y otros servicios menores, agregó.

¿Cuánto demora la obra? "Entre 24 y 30 meses", dijo Durán. "Algunos van más lento porque acompasan el ritmo de la obra con el cash flow de las cobranzas de cuotas", complementó Villamide.

Edificio en construcción en Eduardo Acevedo y Guayabos. Foto: Leonardo Mainé
Edificio en construcción en Eduardo Acevedo y Guayabos. Foto: Leonardo Mainé

La mayor parte de las construcciones son para uso residencial. Los edificios que serán destinados a oficinas se están levantando, en general, en el entorno del World Trade Center o del Punta Carretas Shopping.

¿Cuál es el valor del metro cuadrado?

En las viviendas construidas bajo la ley 18.795, los precios van desde los US$ 1.900 a US$ 2.600 por metro cuadrado del área total. Para los emprendimientos que se realizan bajo la promoción privada tradicional, básicamente construcción en  barrios costeros, los precios van desde US$ 2.700 hasta US$ 6.000 por metro cuadrado, según lo informado por Villamide.

El resto del país.

Tanto Villamide como Durán explican que salvo Punta del Este, donde actualmente hay unos 50 edificios en construcción, no se cuentan datos precisos para el resto del país. 

De todos modos, explicó Villamide, los metros cuadrados de Montevideo suelen representar el 40% del total edificado en el resto del país, incluyendo Punta del Este.

¿Compra o alquiler? ¿Jóvenes o adultos?
El perfil de los interesados en el inmueble
Desde diciembre será obligatorio pagar el alquiler a través de un banco. Foto: Archivo El País

El edificio está en construcción. Pero, ¿quién lo terminará ocupando? Villamide explicó que en Montevideo es más común el alquiler que la compra. "De hecho, el porcentaje de familias de inquilinos no para de crecer, mientras que el porcentaje de propietarios está en constante descenso".

Igualmente, el inmueble debe ser adquirido por una persona o una empresa, por más que su destino final sea el alquiler. Entonces ¿quién invierte en la compra? ¿Son uruguayos o extranjeros?

"Depende del proyecto y la forma de comercializarlo", explicó el director de JVA. "El peso de los argentinos en la compra de unidades es variable, pero podemos estimar que un 20% del global, corresponde a compradores de ese origen". El resto son uruguayos, algunos inversores, "que cada vez más quieren complementar su jubilación con una renta inmobiliaria o son los usuarios finales".

En cuanto a la edad de quienes finalmente ocuparán las viviendas, Villamide explicó que el rango etario es variable y depende del precio y también de la zona. "Los precios más bajos son los elegidos mayoritariamente por personas jóvenes y los más altos por adultos mayores de 40 años", finalizó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)