SUMI: SE TRATA DE UNA BAJADA HISTÓRICA

Efecto de la vacunación contra el COVID-19: en 10 días, 100 pacientes menos en CTI

Entre el 2 y el 11 de junio hubo una reducción de más de 100 pacientes en cuidados intensivos, exactamente 102 menos en tan solo 10 días.

Caída en cantidad de pacientes en los CTI se da porque bajan los ingresos y se mantienen los fallecidos. Foto: AFP
Caída en cantidad de pacientes en los CTI se da porque bajan los ingresos y se mantienen los fallecidos. Foto: AFP

Después de tres meses y doce días desde el inicio del plan de vacunación en Uruguay, finalmente hay un efecto claro y visible de la inmunidad que están generando las vacunas: la disminución en la cantidad de personas internadas en CTI con COVID-19. Entre el 2 y el 11 de junio hubo una reducción de más de 100 pacientes en cuidados intensivos, exactamente 102 menos en tan solo 10 días.

A pesar de que el 2 de junio había 587 personas con el virus en los CTI, lo que implica un récord desde el inicio de la pandemia y significa un punto de partida muy alto, la baja no deja de ser abrupta. Este viernes, con 485 pacientes internados, los números fueron prácticamente idénticos a los reportados a comienzos de abril.

“No hay otra explicación que no sea la vacuna. Porque si uno analiza la circulación comunitaria del virus y el aumento de la movilidad en la población, son factores que no cambiaron en los últimos días; es decir, además de la vacuna no ha cambiado casi nada”, dijo a El País el presidente de la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva (SUMI), Julio Pontet.

Ese “efecto vacuna” estaba previsto que sucediera antes, particularmente para fines de mayo, pero el aumento de los contagios y la movilidad, pueden haber sido la razón detrás del retraso, según explicó Pontet y subrayó que lo que se está viendo ahora es “una tendencia que parece consolidarse y es muy impactante, se trata de una bajada histórica”.

Es la primera vez que Pontet se refiere al efecto de las vacunas en la ocupación de cuidados intensivos, debido a que, anteriormente, no creía que la tendencia era lo suficientemente significativa como para “establecer un vínculo directo”. Ahora sí lo cree.

Además, el intensivista dijo que un factor a tener en cuenta ahora es la culminación del proceso de inmunización de quienes están en la franja de 70 a 79 años, que se vacunaron con Pfizer un poco más tarde que el resto de las personas más vulnerables. “Era un grupo donde ya se ven condiciones de fragilidad vinculadas al envejecimiento, y en algunos casos consumo de tabaco y enfermedades cardiovasculares. Lo que se ve ahora es un predominio de los ingresados con edades entre 40 y 70 años”, explicó Pontet.

Más allá del cambio en el perfil de los pacientes internados, los números diarios de ocupación en terapia intensiva hablan por sí solos. En la última semana el promedio diario de ingresos fue de 35 personas, mientras que mayo promedió un total de 45 pacientes por día. Hasta este viernes, solamente hubo un día en toda la semana con más de 40 ingresos, algo que no sucedía desde fines de marzo, porque durante la mayoría de abril y mayo hubo varias semanas con más de 50 pacientes ingresados por día.

Además de la ocupación por COVID-19, la cantidad de camas disponibles en CTI para cualquier otra enfermedad es cada vez mayor. Desde el 5 de junio hay menos de 800 camas ocupadas entre las más de 1.000 disponibles.

Según Pontet, la estimación media entre la fecha en que una persona se entera que tiene coronavirus y el momento en el que ingresa a cuidados intensivos son ocho días.

“El 4 y 5 de junio tuvimos más de 4.000 casos diarios, por lo tanto, parecería que los pacientes no están ingresando al ritmo esperado y tampoco parece que en los próximos días vuelvan a remontar los números con una tendencia sostenida, hay algunos fenómenos biológicos que hacen que suban un día o dos, pero no marcan tendencia”, dijo el vocero de la SUMI.

Sala de CTI. Foto: Archivo El País
Sala de CTI. Foto: Archivo El País

No bajan las muertes.

A pesar de la disminución en los pacientes internados en CTI, la cantidad de fallecidos diarios por COVID-19 sigue sin disminuir y en la última semana hubo un promedio de 56 muertes diarias.

Los números de mortalidad en Uruguay siguen siendo altos principalmente porque muchos de los pacientes que se encuentran internados hoy ingresaron a CTI durante los últimos días de mayo, cuando hubo una cantidad de ingresos diarios muy significativa. De estos, varios aún siguen internados y otros han venido falleciendo.

Pontet explicó: “Se está manteniendo un promedio bastante regular de fallecidos y eso es lo que hace bajar la ocupación total, porque ingresan menos, pero fallecen los mismos”. De algún modo, esa suerte de acumulación de pacientes internados desde mayo en CTI hace que el efecto de la vacunación se note primero en los ingresados y no en los fallecidos.

De todas maneras, Pontet destacó que, por el momento, la baja en la ocupación de CTI es una excelente noticia para la medicina intensiva, y estimó que el “beneficio global” de las vacunas se va a poder observar “en la segunda mitad de junio porque ahí se van a ver menos pacientes fallecidos”.

Para el mes de julio, según el médico, ya vamos a tener otro escenario “en el resto de las variables”, incluyendo la cantidad de casos diarios.

El director de Salud, Miguel Asqueta, destacó que “uno de los impactos más esperados” del plan de vacunación, tiene que ver justamente con bajar la cantidad de personas en los CTI. El jerarca destacó los estudios de efectividad de Coronavac y Pfizer, que arrojaron que los casos graves se evitan en un 92% de las ocasiones o más, y basándose en estos datos sostuvo que para personas inmunizadas “es algo absolutamente excepcional” terminar en cuidados intensivos.

Actualmente, la cantidad de pacientes que ingresa a cuidados intensivos habiendo recibido la vacuna es poco significativa. El número exacto aún no está en manos de la SUMI, debido a que se está realizando un muestreo de casos revisando las historias clínicas de cada paciente. Pontet dijo que “siempre hay algún ingresado que llega con una o dos dosis, pero no es lo más frecuente”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados