ENTREVISTA A EMBAJADOR ARGENTINO

“Si Uruguay firma un TLC con China dinamitaría el Mercosur”, dice Alberto Iribarne

El embajador argentino en Uruguay, dijo en entrevista con El País que los indicadores económicos, sociales y de actividad generan optimismo al país limítrofe.

Alberto Iribarne. Foto: Estefanía Leal.
Alberto Iribarne. Foto: Estefanía Leal.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Los argentinos celebran el 25 de mayo una nueva fecha patria conmemorando la Revolución de Mayo, en momentos en que el país vecino atraviesa dificultades económicas. El embajador argentino en Uruguay, dijo en entrevista con El País que los indicadores económicos, sociales y de actividad generan optimismo al país limítrofe. Alberto Iribarne se refirió a la necesidad de lograr una mayor integración regional, de potenciar al Mercosur, y de una posible “dinamización” del bloque si Uruguay firma un TLC con China.

-Argentina conmemorará un nuevo 25 de mayo en momentos donde el país vuelve a estar revolucionado por diferentes acontecimientos. ¿Qué significa hoy para los argentinos conmemorar ese día?

-Para nosotros es una fecha muy importante porque si bien es un proceso que arranca unos cuantos años antes, el 25 de mayo de 1810 es un hito en la construcción de nuestra identidad como nación. Es el primer gobierno patrio. Y verdaderamente es una revolución. Es un momento para reafirmar nuestra autoestima. Es muy importante conmemorar y rememorar lo que pasó.

-¿Está golpeada esa autoestima argentina?

-Si, nosotros somos un poco así. Cuando nos está yendo bien somos los mejores del mundo, y cuando empieza a haber problemas somos los peores. Tenemos una enorme capacidad para autoflagelarnos. No es un momento fácil. Más allá de que tenemos una serie de indicadores que son positivos, y que dejamos atrás la pandemia enfrentando con éxito más allá de las pérdidas humanas. Económicamente tuvimos una gran recuperación: en el 2021 crecimos el 10,3% después de haber tenido una caída significativa en el año anterior. Tenemos un problema serio en lo económico vinculado a la inflación pero hay varios elementos que nos posibilitan ser optimistas. Hay una serie de indicadores positivos más allá del deterioro que significa tener los índices de inflación que hay. Vamos a salir adelante como se ha salido en otros momentos.

-Cuando se mira las noticias que llegan desde Argentina, se percibe que hay cierta agitación social y una preocupación de la gente muy intensa. ¿Cómo ve usted la realidad social en Argentina?

-Afortunadamente, porque hay planes de contención social y políticas públicas, se ha logrado una contención social importante. No tenemos problemas, si dificultades con índices de pobreza muy grandes. Pero no hay una reacción violenta.

-Como pasó en Chile, ¿por ejemplo?

-En Chile, en Colombia y en otros países de América Latina. Realmente (en Argentina) hay una red de contención social. Esto ocurre no solo por políticas del Estado, sino también por organizaciones sociales que hacen una red para los que sufren más la situación económica.

-Hoy los uruguayos que pueden viajan a Buenos Aires y dicen que está “regalado” para compras y salir a comer. Eso también habla de una situación económica débil. ¿Ustedes cómo lo toman?

-Nosotros muy bien. Sobre todo los comerciantes y quienes tienen posibilidad de vender: bienvenidos uruguayos, y de todo el mundo. Por supuesto que eso está reflejando que el país está barato. Es bueno para el comercio. Argentina promueve el turismo.

-Pero para los argentinos, no es algo complejo. Porque lo que muestra es que el peso argentino hoy no vale nada.

-No, entiendo que no. Al contrario, es bienvenido todo lo que es turismo.

-Para usted, ¿Uruguay es caro?

-Para nosotros sí, es caro. Uruguay es caro. Por eso cuando se habla en los medios argentinos del éxodo argentino en el 2020 es un poco exagerado. Los que vienen a vivir acá son gente de alto poder adquisitivo, que ya tenía una renta asegurada. Es un sector reducido, pero esa suerte de campaña que hubo en los medios argentinos generó que mucha gente creyera que venir a Uruguay era una especie de tierra prometida. Y después cuando veían que no se conseguía cualquier empleo, se encontraban con el costo del alquiler para vivir, los costos de los alimentos, los servicios. Ahí veían que era más una ilusión óptica.

-¿Hay competencia entre Uruguay y Argentina a ver quién capta más familias que se radiquen en su país?

-Eso pasa en todo el mundo. Acá llegaron algunas familias en el inicio por los incentivos fiscales que se dieron. Fue muy poco lo que al final se verificó (que llegaron). Quizás haya gente de fortuna, pero esa idea de que un sector social iba a trasladarse masivamente no fue lo que ocurrió.

-En los últimos años los gobiernos de Uruguay y Argentina estuvieron tironeando en la interna del Mercosur. ¿Cómo ve el posicionamiento de Uruguay cuando dice que no espera más por socios del Mercosur?

-Primero creo que el Mercosur ha resistido esos 30 años que se cumplieron y que tuvo un trabajo muy importante e intenso durante la primera mitad. El comercio intrazona fue enorme. Más allá de eso creo que es necesario transformar y dar un nuevo impulso al Mercosur. Nuestros destinos están absolutamente ligados. Es necesario rediscutir algunas cosas, ver como se le da vitalidad.

-Pasa que muchas veces se queda solo en esa discursividad y en la práctica el bloque no han logrado negociar con otros países

-Eso es verdad. Es un momento oportuno para reforzar este comercio intrazona, buscar inversiones cruzadas. Ayuda a sacudir y profundizar la discusión de cómo hacemos para una mayor integración.

-Si Uruguay firma un TLC con China, ¿se entorpece las relaciones entre Uruguay y Argentina?

-Lo que pasa es que si hiciera eso estaría yendo en contra de... Estaría dinamitando el Mercosur. Tendría que ser un acuerdo de bloque, o tendría que pedir determinadas dispensas. Pero forzosamente va a tener que discutirlo dentro del bloque si no quiere romper el acuerdo de Asunción (cuando se creó el Mercosur).

-¿Argentina estaría interesada en un TLC con China?

-Nosotros tenemos que ver el impacto que puede tener un TLC con China en la economía argentina. Habría que hablar con todos los sectores, pero sin duda tendría determinados efectos que rompería todas las estructuras productivas.

-¿Sería más nocivo que beneficioso?

-Claro, habría que ver respecto a qué bienes y servicios y entrar en lo fino, pero bajo el título de libre comercio no sería ni para Brasil ni para Argentina. Hay que ver lo que resuelve Uruguay y someterlo a la discusión del bloque.

-¿Le gustaría más contacto entre los presidentes?

-Si, la relación es buena. Tuvimos la primera visita de Alberto (Fernández) en Anchorena, después (Lacalle) fue a Olivos. Hay una relación cordial.

-No son dos mandatarios que estén al golpe del teléfono.

-Sí, no están en consulta. Si, a mí me gustaría que fuera mucho más, no solo con Lacalle. Con Brasil hay más dificultades notoriamente. Yo creo que es una oportunidad de Latinoamérica para recuperar protagonismo en el mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados