Un problema recurrente

La región presiona más a Maduro pero Uruguay calla

Grupo de Lima le pide no asumir; vicecanciller Bergamino no quiso opinar.

Aumentó la presión; la semana próxima se reunirá la OEA y Uruguay. Foto: AFP
Aumentó la presión; la semana próxima se reunirá la OEA y Uruguay. Foto: AFP

Venezuela hace ya tiempo que es un caos, signado por la violencia, la hiperinflación, el hambre y la emigración masiva, que daña a toda la comarca y el cuestionadísimo presidente Nicolás Maduro se apresta a asumir un nuevo mandato. La región redobla la presión sobre su régimen, a la que se suma la de Donald Trump. Los analistas consideran que puede incrementarse el aislamiento de Uruguay en el tema y la cancillería se mantiene en silencio.

Ayer el Grupo de Lima, creado en 2017 e integrado por la mayoría de los países sudamericanos (no por Uruguay) emitió una declaración en la que instó a Maduro a no asumir la presidencia y a transferirle de manera provisoria el Poder Ejecutivo hasta que se realicen nuevas elecciones presidenciales democráticas. La decisión fue apoyada por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Perú y Santa Lucía. En el encuentro, que se realizó en la capital peruana, participó vía videconferencia, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, (aunque este no integra el Grupo de Lima) lo que da una idea de que la mirada de Trump está más que nunca sobre el régimen de Maduro. El grupo considera que las elecciones en las que fue reelecto Maduro no tuvieron legitimidad. El nuevo gobierno izquierdista mexicano del presidente Andrés Manuel López Obrador no acompañó la declaración y dijo, a través de su subsecretario de Relaciones Exteriores, Maximiliano Reyes, que se abstendrá de pronunciarse sobre la legitimidad del gobierno de Maduro.

En el gobierno de Uruguay hubo silencio. El canciller Rodolfo Nin Novoa no respondió los mensajes de El País. El vicecanciller Ariel Bergamino dijo a El País que estaba al tanto de la reunión pero que "por ahora" no tenía nada para decir porque está de licencia y la termina el lunes.

Pero en pocos días Uruguay no podrá eludir algún tipo de pronunciamiento. La Organización de Estados Americanos (OEA), en la que sí está presente, realizará una reunión extraordinaria para analizar el tema Venezuela el mismo día en que Maduro asumirá un nuevo mandato. La pidieron Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Estados Unidos, Guatemala, Paraguay y Perú.

Un elemento relevante en la relación de Uruguay con Venezuela es la deuda que el gobierno de Maduro mantiene con Conaprole por la compra de productos lácteos, un tema super sensible para las gremiales lecheras que el 13 de diciembre le pidieron al gobierno que asumiese la responsabilidad por las obligaciones que llegan a US$39 millones. Luego del pedido, Venezuela liberó una cifra que equivale al 22% de lo adeudado. El monto llegó en euros y a través de un país europeo.

Aislamiento.

Analistas consultados por el Pais, incluido el principal asesor en política exterior del senador blanco Luis Lacalle Pou , Diego Escuder, coincidieron en que se acercan meses de aislamiento para Uruguay dado el cambio en la correlación de fuerzas desde el punto de vista ideológico en la región y la postura asumida hacia Venezuela.

Ignacio Bartesaghi, decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica, dijo a El País que Uruguay solamente cambió en algo su postura hacia Venezuela cuando en aplicación del Protocolo de Ushuaia, apoyó que el país caribeño fuera expulsado del Mercosur. Lo hizo porque percibió que el presidente argentino, Mauricio Macri, podía llegar a condicionar el futuro del bloque a que lo hiciera. "Pero sustancialmente nunca cambió la postura de Uruguay. Siempre fue difuso en la OEA. Y nunca se integró al Grupo de Lima porque sabía que este iba a poner la vara más alta con Venezuela. Va a aumentar la presión contra Maduro y Uruguay va a quedar en una posición incómoda. Pero no va a cambiar una posición que es realmente increíble", opinó. La atribuyó a la postura de parte del oficialismo y de algunos sindicatos "y a la relación muy poco transparente que tuvo durante mucho tiempo Venezuela con el gobierno de (José) Mujica". Para Bartesaghi, hay "una gran incongruencia" en la postura uruguaya porque al avalar la aplicación del protocolo de Ushuia reconoció que en Venezuela había habido un golpe pero luego "entró en una especie de gran nube, con gran inconsistencia en cómo se maneja". Para Bartesaghi, la cancillería está "distraída" y sin tomar posición sobre los cambios que se están produciendo en la zona. Bartesaghi dijo también que es llamativo que el canciller Nin Novoa no haya tenido aún una reunión bilateral con su flamante colega brasileño Ernesto Araújo. Advirtió que Brasil, con Bolsonaro, va a redoblar la presión sobre Venezuela y Nicaragua, opinó.

El consultor Marcos Soto, de CS Consultores, dijo a El País que "la posición de nuestro país sobre Venezuela es bastante incómoda desde hace tiempo ya". "Cuánta más presión internacional, más probabilidades de que Uruguay deba acoplarse", consideró. "Nuestra democracia es la única plena de toda Latinoamérica y una de las pocas del mundo. Debemos hacer honor, continuar construyendo en lo interno y ser no solo referentes sino activos promotores de estos valores a nivel internacional", opinó. De todas formas, Soto descartó algún tipo de sanción, aislamiento o bloqueo comercial a Uruguay por este tema.

Sin "Plan B".

Diego Escuderl asesor en materia de política exterior y académico, del senador Lacalle Pou entiende que Uruguay "no ha hecho mucho por destrabar la situación venezolana y tampoco tiene un "plan B". "Y el plan A, que plantea el grupo de Lima es la única presión que se puede hacer. Uruguay se aísla no solo en la microregión sino en toda la región", opinó. "Creo que Uruguay tiene que revisar su posición. En la declaración del Grupo de Lima se llama a intensificar los contactos con los países que no lo integran. Se le está abriendo una puerta a Uruguay. Se lo está invitando a sumarse. El presidente Tabare Vázquez dijo en algún momento que iba a actuar como mediador. Tiene que trabajar en pro de una solución o ir con una propuesta concreta. La postura de Uruguay de ir haciendo tiempo favorece a Maduro. Conjeturas respecto a porqué esto es así hay muchas El gobierno trata de mantener las aguas quietas en el Frente Amplio. Hay fuerte sectores con reticencia a condenar a Maduro", opinó.

Una diáspora sin precedentes

La diáspora venezolana tiene dimensiones colosales y se aceleró a partir de 2015, luego de la dura represión del año anterior que provocó decenas de muertos. Emigraron desde entonces por lo menos 2,3 millones de personas y se cree que la cifra seguirá aumentando. La ya larguísima crisis que atraviesa Venezuela ha provocado escasez de alimentos y medicinas y, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la inflación en 2019 alcanzará 10.000.000%. El Grupo de Lima decidió que sus países no comerciarán armas con Venezuela, que los organismos de crédito cuyos países integran serán restrictivos a la hora de concederle créditos y que se limitará el ingreso de funcionarios del régimen chavista a sus territorios. El Grupo de Lima dejó claro que no cree que una intervención militar pueda solucionar la crisis venezolana.

Así lo vieron ellos

Jorge Arreaza
Jorge Arreaza, nuevo canciller venezolano. Foto: EFE
Canciller venezolano

Venezuela acusó ayer al Grupo de Lima de "alentar" un golpe de Estado. Su canciller, Jorge Arreaza (yerno del fallecido presidente Hugo Chávez) expresó "su mayor perplejidad ante la extravagante declaración de un grupo de países americano, que tras recibir instrucciones del gobierno de Estados Unidos a través de una videoconferencia han acordado alentar un golpe de Estado".

Luis Almagro
Luis Almagro. Foto: EFE
Secretario general de la OEA

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro, llamó a desconocer el segundo periodo presidencial de Nicolás Maduro en Venezuela."Urgimos a Comunidad Internacional desconocer a @NicolasMaduro, abstenerse de proveer ayuda financiera y militar", escribió en Twitter el secretario general de la OEA.

Ignacio Bartesaghi
Ignacio Bartesaghi. Foto: El País
Analista

"Jair Bolsonaro va a estar mucho más activo en la condena a Venezuela y a Nicaragua. Con respecto a Nicaragua, Uruguay intentó cambiar un poco pero con Venezuela está callado la boca", opinó el decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica que espera que Brasil no haga valer esa situación cuando Uruguay busque entendimientos comerciales bilaterales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)