INSEGURIDAD EN LA INTERNA POLICIAL

Policía cierra filas con Layera y exige acceso a datos del Mides

Dice que técnicos del organismo relevan familias en asentamientos que venden drogas.

Mario Layera por Arotxa
Mario Layera por Arotxa

El 99,9% de los policías coinciden con las afirmaciones del director Nacional de Policía Mario Layera sobre que Uruguay va camino de transformarse en Guatemala y El Salvador en materia de seguridad y que la fuerza carece de los instrumentos legales que necesita para investigar delitos.

Aún así, las repercusiones políticas de los dichos del jerarca generaron ayer un mar de fondo en la interna policial. El subsecretario del Ministerio del Interior, Jorge Vázquez, intentó calmar las aguas, respaldó a Layera y relativizó algunos de sus dichos aunque lo apoyó en su planteo de que hay organismos estatales que deberían compartir información con la Policía.

Un subjefe de Policía, que prefirió no ser identificado, dijo a El País que las versiones sobre una eventual renuncia del ministro del Interior, Eduardo Bonomi o del propio Layera provocaron ayer "repercusiones" e "inestabilidad" dentro de la fuerza.

"Todo el mundo habla de lo mismo dentro de la Policía. Se espera que Bonomi sustituya a Layera y pongan a otro o que se vaya el propio ministro. Hay muchas cuestiones políticas en el medio. Lo que leí (en las declaraciones de Layera) fue un diagnóstico lógico y correcto de lo que está sucediendo y se viene; no es mentira", advirtió el jerarca.

De todas formas, agregó, si lo echan al director policial por decir la verdad, ello "desintegrará la moral" de la Policía.

En tanto un jefe de Policía expresó que Layera habló como policía y no como un jerarca político. Agregó que el jerarca cuestionó al Ministerio de Desarrollo (Mides) por no permitir que la Policía tenga acceso a su base de datos porque eso le impide contar con datos básicos de los beneficiarios de programas sociales para realizar investigaciones de delitos.

En los asentamientos, el Estado aborda a las familias mediante dos vías: el Mides ofrece prestaciones sociales a través de su tarjeta y el abordaje de múltiples programas (Uruguay Social y Uruguay Crece Contigo, entre otros) y el Ministerio del Interior efectúa tareas represivas.

Los investigadores policiales creen que los técnicos del Mides manejan información relevante sobre las familias que regentean "bocas" de venta de drogas.

En muchas ocasiones, estos especialistas concurren a una casa ubicada en un asentamiento y detectan la presencia de personas realizando tareas de vigilancia en el entorno de la finca. Como los técnicos llegan al lugar para ofrecer prestaciones sociales y no en el marco de tareas represivas, tienen fácil acceso a información sobre los moradores de la vivienda relevada, explicó una fuente ministerial a El País.

Al regresar al ministerio, esos técnicos elaboran informes de evaluación y monitoreo de las familias. En forma simultánea, el Mides registra los datos básicos de los usuarios en su Sistema de Información Integrada del Área Social (SIIAS); el tipo de acompañamiento o abordaje que se realizó a esas familias y sí algunos de sus miembros enfrenta o no un problema judicial, entre otros datos.

Según las fuentes, se trata de información confidencial y la Policía no puede acceder a la misma salvo con orden judicial para un caso en particular.

Fiel.

Layera es considerado dentro de la Policía como un hombre inteligente y leal. Es muy cercano al ministro Eduardo Bonomi y al subsecretario Jorge Vázquez. Rara vez realiza declaraciones públicas fuera de tono.

Realizó cursos en El Salvador y Guatemala sobre el funcionamiento de pandillas callejeras. También ha participado en cursos en Israel vinculados al análisis de información sobre este tipo de delitos y sobre tráfico de estupefacientes, entre otros.

Durante 17 años Layera fue integrante de la plana mayor de la Dirección Nacional de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas, dirigida por el inspector Julio Guarteche. Ese comando realizó operativos que terminaron en incautaciones récord de cocaína y marihuana.

Posteriormente, Layera fue nombrado jefe de Policía de Montevideo y ocupó el cargo de director Nacional de Policía tras el fallecimiento de Guarteche ocurrido el 29 de junio de 2016,

La presidenta del Sindicato Policial de Montevideo (Sipom), Patricia Rodríguez dijo a El País que, en las negociaciones entre la cartera y los gremios, Layera tiene una visión muy similar a la de Bonomi.

"De todas formas, todos los sindicatos de la Policía coincidimos con los dichos de Layera sobre la seguridad pública", agregó.

La gremialista, al igual que los jerarcas policiales consultados por El País, señaló que el 99,9% de los policías están de acuerdo con las declaraciones del director Layera.

Consultada sobre las razones que llevaron al jerarca a realizar un diagnóstico pesimista sobre el futuro del país en materia de seguridad, Rodríguez dijo que el jerarca ocupa un cargo político pero también es policía. "Las últimas muertes que van en aumento de compañeros le mueven el piso a cualquier policía. No creo que Layera se haya cavado la fosa. Es muy inteligente y si dijo lo que dijo es porque lo puede decir", expresó.

Rodríguez consideró que dentro del gobierno "hay muchas voces" que piensan como Layera sobre la necesidad de mano dura contra la delincuencia, pero "no se animan" a trasmitirlo. "Esa parte del gobierno que ve que la seguridad se está desmoronando sí cree que es necesaria la mano dura. Otra parte del gobierno está totalmente en contra de eso", dijo Rodríguez.

El fiscal de Corte Díaz acusó a Layera de "fatalismo"

Fiscal de Corte, Jorge Díaz. Foto: Daniel Rojas
Fiscal de Corte, Jorge Díaz. Foto: Daniel Rojas

El Fiscal General de la Nación, Jorge Díaz, quien había sido indirectamente cuestionado por Layera en sus declaraciones salió con dureza al ruedo y dijo que el responsable policial tuvo "falta de autocrítica" y advirtió que actualmente los procedimientos anti drogas "son casi nulos".

"Basta con la excusa que los delincuentes se comunican por whatsapp. ¡Hace cuatro años que sabemos! Los procedimientos por droga son casi nulos, son muy pocos. (...) ¿No sabemos investigar de otra manera que no sea por teléfonos? Nos dimos cuenta hace mucho tiempo, el tema es qué hicimos en los últimos tres años para revertir esto", dijo Díaz a Televisión Nacional. Y agregó: "Se hace un diagnóstico, pero no relatamos cuáles son las acciones concretas que tenemos que hacer para revertirlo, entonces hay una cuestión de fatalismo", se quejó. "Si yo le dijera como fiscal que estamos derrotados tengo que renunciar e irme", sostuvo.

El jefe de los fiscales rechazó que sea cierto que la Policía no puede investigar si no recibe instrucciones de los fiscales. "El (nuevo) Código se ha venido a transformar en un pretexto para la inacción", reflexionó. Adelantó que pronto enviará un anteproyecto de ley para clarificar el marco de acción de la Policía y hasta qué punto esta puede investigar sin tener autorización de la fiscalía.

Ratificación y elogios

Juzgado: Jorge Vázquez negó que firmó contratación. Foto: F. Ponzetto
VEA EL VIDEO. Foto: archivo El País

El ministro interino del Interior, Jorge Vázquez, ratificó en su cargo a Layera y aseguró que habló con él por teléfono el fin de semana y personalmente ayer. "Layera es un excelente policía. Ha actuado de manera sistemática y en forma muy inteligente y eficiente", le dijo a Subrayado. Tiene una "confianza enorme" en él, dijo.

Según Vázquez, Layera "reconoce que en el contexto de la información (en la entrevista) hay cosas que se le fueron fuera de contexto".

Vázquez relativizó los dichos de Layera en el sentido de que Uruguay se encamina a una situación similar a la de Guatemala y El Salvador. "No está a la vuelta de la esquina. Nos quedan herramientas para seguir trabajando para que Uruguay no llegue a tener las maras que tienen los países de Centroamérica. (...) Es un horizonte posible siempre y cuando no se hagan cosas, pero cosas se están haciendo", agregó.

Vázquez dijo que este año se incorporarán más policías y reconoció que "quizás lo deseable sería que el ministerio del Interior entrara en la base de datos de los otros organismos a los que no puede entrar directamente".

"Los policías violentos terminan desarmados. Y no patrullan", reconoció.

El ministerio impulsará cambios legales para que se cumplan efectivamente las penas y para que los acuerdos entre fiscales y abogados no impliquen que se incumplan las mínimas. "Hay 700 personas en la calle cometiendo hurtos, esperando que sean llamados por la fiscalía para formalizar su proceso", se lamentó.

Blancos ven “acefalía técnica”

El sector blanco Alianza Nacional presentó una nota ayer al caer la tarde en el Parlamento pidiendo que el ministro del Interior, Eduardo Bonomi y el director de Policía, Mario Layera, comparezcan a la brevedad a la comisión de Seguridad de ambas cámaras. El diputado del grupo Pablo Abdala dijo a El País que la visión de Layera sobre la situación en materia de seguridad en Uruguay es muy distinta a la que dio el ministro del Interior, Eduardo Bonomi, en la última interpelación parlamentaria. "O es cierto lo que dice Layera o es cierto lo que dice Bonomi. Y yo le creo a Layera que es un profesional", agregó.

Abdala valoró "la honestidad intelectual" de Layera y consideró que el Ministerio del Interior está en una especie de "acefalía técnica, con carencias fenomenales en materia de conducción" y que la ratificación a Layera por parte del viceministro Jorge Vázquez fue hecha a título "personal". En la nota, Alianza pide que se considere invitar también a la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi.

Lo ven "agotado" y sincero

Washington Abdala, abogado del Sindicato de Policías de Montevideo, reflexionó en Facebook que Layera "es más policía que funcionario del gobierno" y "no salió a dinamitar puentes, simplemente está agotado de tener que levantar facturas que no son solo responsabilidad de su gestión sino de todo el gobierno". "Por eso, aunque no se lo entienda, al sincerar el relato está defendiendo al gobierno", reflexionó.

"El relato de Mario Layera con la policía, inclusive, es elegante, está confundida", dice. "La verdad es que la policía está intimidada, no está cómoda en su actual marco normativo y con las manos bastante más atadas de lo que se imagina el común de la ciudadanía. En eso, a pesar que la legislación no es mala, es tanto lo que falta aceitar el binomio fiscalía-policía que por eso estamos con tanto agujero negro", opinó. "Debería agradecerse el sincericidio de Layera.(...) Que un funcionario diga lo que dijo, se supone que lo hace para reorientar caminos, rutas y políticas que se vienen cumpliendo de forma errática. Por una vez, en este país siempre enojado consigo mismo, creamos que se habló desde ese punto de vista y aprovechemos para construir y no para depredar", opinó Abdala. "Solo la necedad hace hablar de códigos políticos cuando muere una persona por día", agrego.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º