ELECCIONES 2019

En la Masonería, Daniel Martínez quedó en un tres contra uno

El blanco Lacalle Pou, el colorado Talvi y el independiente Mieres marcaron sus diferencias con él.

Martínez, Lacalle, Talvi y Mieres en la Masonería uruguaya. Foto: Gerardo Pérez
Los candidatos de la oposición remarcaron sus diferencias con el presidenciable oficialista en un marco de destacable respeto. Foto: Gerardo Pérez.

La izquierda y la derecha, es cuestión de perspectivas. Pero ayer, para el público que asistió a la sede de la Masonería uruguaya para escuchar a cuatro candidatos a la Presidencia, el frenteamplista Daniel Martínez quedó sentado en la punta derecha. Y continuando hacia la izquierda se sentaron el blanco Luis Lacalle Pou, el líder del Partido Independiente, Pablo Mieres, y por último el colorado Ernesto Talvi.

Los presidenciables intercambiaron sobre diferentes ejes pero a la hora de llegar a hablar de educación el representante del partido de gobierno dejó en claro cómo habían sido los posicionamientos: “Esto es un tres contra uno”, dijo Martínez.

“Pensá que puede ser un cuatro contra uno”, le acotó con cierto humor el líder del partido Nacional Lacalle Pou. Antes de iniciar el debate los organizadores aclararon que el candidato de Asamblea Popular, Gonzalo Abella, se había excusado de asistir argumentando complicaciones en su agenda.

Es que a la hora de hablar de educación el blanco, el colorado y el independiente coincidieron en que las últimas políticas aplicadas por el Frente Amplio han agravado su situación en el país. Los tres coincidieron en la necesidad de modificar el régimen de elección de horas docentes.

La idea de los tres partidos de la oposición es que los mejores maestros concurran a los barrios y escuelas con niveles de deserción más altos para intentar modificar el panorama y corregir los problemas de aprendizaje.

“La educación pública de calidad es el gran igualador de oportunidades. Esta decadencia viene de larga data. No es que no se han intentado cosas en los últimos años”, dijo Talvi quien opinó que se debe trabajar primero “como bomberos” para apagar el incendio, y luego como “arquitectos para idear políticas de futuro”.

El blanco fue al contexto social y dijo que es imposible que un niño que nace en medio de aguas servidas y se tapa con cartones para dormir pueda absorber las enseñanzas escolares. Por eso dijo que es necesario trabajar en las políticas sociales para sacarlos de la pobreza. En esa línea coincidió con Talvi: “Si no cambiamos la forma de elección de horas, el resto es todo verso”, remarcó.

Mieres opinó igual. “pasamos de ser referencia mundial, a pelear la tabla del descenso. Es bochornoso”, declaró criticando a los gobiernos frenteamplistas.

El candidato del gobierno buscó defenderse y dijo que no solo es igualdad de oportunidades: “También es igualdad de punto de partida”, dijo recordando que cuando el Frente Amplio llegó, los índices de pobreza e indigencia eran notoriamente peores que los actuales. Sin embargo optó por no mencionar quién gobernaba para evitar entrar en conflicto: “Me importa un rábano quién gobernaba, lo que está claro es que los recursos (para la educación) no daban”, dijo destacando los incrementos presupuestales de los gobiernos del FA.

A pesar de eso declaró que él prefiere buscar coincidencias y dijo estar de acuerdo con la elección de horas: “Coincido con la elección de horas. Quiero a los mejores profesores en los lugares más conflictivos, perdón más vulnerables”, corrigió Martínez.

Martínez, Lacalle, Talvi y Mieres en la Masonería uruguaya. Foto: Gerardo Pérez
Martínez, Lacalle, Talvi y Mieres en la Masonería uruguaya. Foto: Gerardo Pérez

El líder del partido de gobierno destacó que “como el Uruguay no hay”; frase que más adelante fue contrarrestada por el colorado Talvi. “Me alarma cuando se dividen tanto las aguas, tenemos un poco de hinchas de fútbol en eso. Esto en otros países sería imposible”, dijo resaltando que los cuatro presidenciables se sentaran en el mismo estrado a debatir. “En otro país necesitaríamos un muro para dividir”, dijo.

El senador Mieres también fue optimista en buscar mejoras. “Estamos dispuestos a dialogar asumiendo que en cualquier circunstancia siempre se han hecho cosas bien, otras que no se han hecho y otras que se hicieron mal y que hay que corregir. Entre nosotros no hay lugar para la grieta”, opinó.

El gran maestro y la búsqueda de la unión

El gran maestro de la Masonería, José Garchitorena, fue el encargado de darles la bienvenida a los cuatro aspirantes a la Presidencia y en su discurso destacó que la dicotomía de las sociedades está entre la cultura liberal y la cultura autoritaria. Garchitorena destacó que desde la gran logia se busca promover el debate con el fin de que el interés general sea el que prime ya que a su entender “muchas veces es confundido con las agendas de colectivos o individuos”. “Las personas parecemos empeñarnos en resaltar lo que nos distingue en lugar de lo que nos une”, dijo.

En línea de cuatro.

Luis Lacalle Pou
Lacalle Pou
“Poner al país de pie”

"Siempre le digo a mi equipo que si el gobierno termina y los uruguayos son más libres, el gobierno es bueno. Si el gobierno termina y los uruguayos son menos libres, el gobierno fracasó. Mi nacionalismo es el que entiende con optimismo, que una y otra vez la resiliencia nacional está allí vigente, y que las bases nacionales del esfuerzo, el trabajo y la dignidad están esperando que venga un gobierno y que desde su lugar lo ponga de pie”.

Daniel Martínez
Martínez
“Justicia independiente”

"Garantizar la libertad en su total expresión es un compromiso democrático y republicano. La institucionalidad y el respeto a las leyes es fundamental. Nuestra Constitución podrá ser mejorable, pero las instituciones son absoluta garantía de que se cumplan las verdaderas libertades. Tenemos que ser muy estrictos en cumplir con las leyes. Uno puede no tener siempre coincidencias con las decisiones judiciales, pero hay que tener una justicia independiente”.

Ernesto Talvi
Talvi
“Un golpe de timón”

"Mi padre llego a un país de primera de verdad. Las consignas eran como el Uruguay no hay. Hoy nos llamamos a nosotros mismos el paisito, con un aire melancólico y tristón. Me pregunto dónde quedó ese espíritu transformador. Soy enormemente optimista respecto al futuro. Pero se terminó el país del empate. Este es un país en decadencia y el próximo gobierno va a tener que ser profundamente transformador porque necesitamos un golpe de timón”.

Pablo Mieres
Mieres
“Derogar la ley de medios”

"No me parece bien que amparados en la ley de medios se impulsen supuestas campañas de bien público, ingresando a la arena política en campaña para el partido de gobierno. Nuestro compromiso es derogar esa ley. Comparto la frase que dijo Danilo Astori que la mejor ley de medios es la que no existe. Y la tesis que luego se afilió el expresidente José Mujica que dijo que si le acercaban una ley de medios la tiraba a la papelera. Después aprobaron una ley con más de 200 artículos. Desde ya decimos que somos pro a derogarla”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados