CORONAVIRUS

250.000 infectados de COVID-19: el peor escenario que manejó Lacalle Pou en marzo

El presidente participó de una conferencia por Zoom acerca de cómo Uruguay está abordando la crisis sanitaria y económica ocasionada por la pandemia.

Luis Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto.
Luis Lacalle Pou. Foto: Fernando Ponzetto - Archivo El País 

El presidente Luis Lacalle Pou participó este jueves de una conferencia por la plataforma Zoom acerca de cómo Uruguay está abordando la crisis sanitaria y económica ocasionada por la pandemia del coronavirus y dijo que el 23 de marzo pidió contar con una proyección de la evolución de la pandemia y la hipótesis de máxima fue el contagio de 250.000 personas.

Lacalle Pou relató que tuvo dos modelos. "Yo pedí modelos predictivos, que era muy difícil tener modelos predictivos porque casi que no los había en el mundo. Esa noche antes de tomar la decisión de la cuarentena no obligatoria tuve dos modelos: uno que decía que en Uruguay se iban a infectar, iban a haber 1.250 casos activos. Me parecía razonable, cuando uno lo baja a cuántos con síntomas, internados en CTI, eventualmente cuántos cuántos fallecimientos. El otro me dijo que en Uruguay se iban a enfermar 250.000 personas", señaló en la conferencia organizada por el Centro de Estudios para el Desarrollo (CED) en conjunto con la Fundación Libertad de Argentina y la Fundación Internacional para la Libertad que preside Mario Vargas Llosa.

"Imagínense el spread (diferenciaque tuvimos entre uno y otro modelo predictivo. Así que la decisión de decir que no a la cuarentena obligatoria fue un poquito más compleja en base a los datos que teníamos", agregó.

Uruguay hasta el momento ha tenido 902 casos de coronavirus.

Lacalle dijo que el brote de Treinta y Tres "la verdad que fue un golpe medio duro para mí en lo personal, porque veníamos bárbaro, estábamos con 12 casos activos, íbamos rumbo a tener seis, lo teníamos controlado y ahora estamos en 60, pero esa gran mayoría son de casos en Treinta y Tres que no me cabe la menor duda que lo estamos controlando".

Lacalle dijo que el caso de Treinta y Tres es "distinto" al de Rivera. "No sé si es por las características de la población, hay mucho temor, que ayuda a que la gente se cuide más, pero al mismo tiempo perjudica o va en desmedro de las actividades diarias de los individuos", comentó. 

Lacalle y el no a Maduro: era "muy difícil" dar "un discurso habiendo invitado a dictadores"

Lacalle Pou fue consultado acerca de por qué no invitó a Nicolás Maduro a su asunción y recordó que en su discurso "hubo dos pilares: la defensa de derechos y la libertad en todas sus manifestaciones", por lo que "era muy difícil decir un discurso habiendo invitado, habiendo concedido el lugar a dictadores".

El presidente recordó que el 13 de marzo no se lo va a olvidar "nunca más", estaba "volando al norte del país para inaugurar la cosecha de arroz. En esos momentos que hay señal en el aire nos llega el mensaje de los primeros cuatro casos de coronavirus en el país".

Si bien participaron en la cosecha de arroz "obviamente la cabeza ya la teníamos en este tema y a la vuelta convocamos al Sinae y al Consejo de Ministros".

Hizo "hincapié" en el período del 13 de marzo al 13 de abril que es "fundamental" para los resultados "parciales que tiene hoy el país", porque la situación está "bastante lejos de terminar"

Desde el viernes 20 al lunes 23 ocurrió el "epicentro de la discusión nacional" sobre la cuarentena obligatoria. Recordó que fue un momento de "mucha soledad e introspección. Son esos momentos en que uno dice: ¿qué soy?, ¿cuál es la razón de ser?, ¿qué es lo que yo siento como presidente? Ya no en términos de mi vida, sino de la vida de los uruguayos".

En ese período de tres días "expresidentes de la República, distintas gremiales, la opinión pública en general, y ojo que no creo que hayan estado mal, pero en ese momento nos decían 'cuarentena obligatoria'".

Recordó que en ese momento "el mundo venía navegando a oscuras", pero "todo decía que para un gobierno era lógico, y voy a agregar un concepto que puede ser discutible, fácil, la medida más fácil la cuarentena obligatoria, y desde el principio tuve claro que no lo iba a hacer".

"Imagínense los mensajes de WhatsApp de lejanos y cercanos. A pesar de la opinión pública en general, iba contra todo lo que yo creo que es la libertad del individuo. La libertad en los círculos concéntricos, que es la personal, del relacionamiento y de una nación".

Señaló que ese lunes 23 de mañana, recibió el pedido del Sindicato Médico de que se tenía que ir rumbo a una cuarentena obligatoria y le reiteró en la reunión si alguien estaba dispuesto a "detener a un uruguayo que salía a hacer el peso (...) no para un mes sino para ese día". En ese momento, se acordó de una frase del exministro y periodista, Antonio Mercader, que en "una discusión de hace muchos años, creo que 2007, me dijo: 'los latinos tienen leyes rígidas de cumplimiento flexible y los anglosajones tienen leyes flexibles de cumplimiento rígido", que resaltó: "Me ha marcado durante toda mi carrera".

Lacalle Pou recordó su discurso de asunción de la presidencia de la Cámara de Representantes, cuando señaló "más vale el precepto legal que no existe que el que existe y no se cumple". En esa línea, remarcó que "como el Derecho es la estructura que ayuda a sostener a una sociedad, si tenemos parte de esa estructura que no se respeta, que es endeble, que está vulnerable o que es endeble, se desparrama el relacionamiento social".

"Hoy lo puedo decir con tranquilidad, hasta el momento exitoso", el paso de no ir hacia una cuarentena obligatoria, destacó.

En tanto, dio un paso al preguntarse por qué fue exitoso."En un país acostumbrado a que la libertad personal mute por un estado omnipresente, regulador al extremo, con textos legales, ¿por qué fue que en ese momento, despojado de una regulación desde el gobierno el uruguayo cumplió?".

Afirmó que los uruguayos tomaron esta decisión de cumplir por "una asfixia de libertad". "Se sintió el individuo que su persona, sus actos, su libertad responsable no solo iba a determinar su vida sino la de su familia, sus seres cercanos y la del resto de la comunidad".

"Si hay un éxito relativo hasta el momento no es la inspiración ideológica o la esencia de un presidente de la República o de un gobierno, el uruguayo entendió y aplicó su libertad responsable como yo muy pocas veces vi en mi vida".

Recalcó que en ese mes "el Uruguay se apagó, se cerró", con un "acatamiento ejemplar".

"Lo que subyace atrás y para mí es el ejemplo que tenemos que tener es el fino equilibrio social y fino equilibrio de sintonía que encontró un gobierno con su gente. Esa sociedad indispensable que tiene que haber una cohesión nacional", enfatizó el presidente.

"Hubo una comprensión no solo del momento sino de la estructura de la cual está hecha esta estructura de la cual está hecha nuestra nación desde hace muchos años. Libertad o muerte, fue la bandera de los 33. Quizás estaba dormida, quizás hacía falta generarle esa responsabilidad a nuestros compatriotas"

"Da orgullo el momento y creo además que nos abre una preciosa oportunidad para recuperar la confianza social, aquello de la buena fe entre las partes", y "no creer que las relaciones humanas están signadas aquella maldición de Hobbes, que 'el hombre es el lobo del hombre'".

Señaló que "tal fue así el éxito relativo que tuvimos" que el 22 de abril "pudimos en esa pausa empezar a reabrir la sociedad desde el Estado".

Asimismo dijo que respecto a la aplicación de la libertad "no todo es de aplicación hegemónica" ya que hay algunos "sectores o uruguayos que no la cumplen". En tanto, resaltó que "el autocontrol, la autorregulación, la autocensura popular, aquel que no está cuidando al otro es enorme".

"La libertad más pura, cruda y linda es la que se ha aplicado en nuestro país", resaltó el presidente, quien dijo que esto será "un faro" en los días que le quedan de gobierno, que "va a dejar a un pueblo andando".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados