POLÉMICA

Frente a críticas, IMM pide a las compañías de ómnibus cambios "de inmediato"

La comuna capitalina informó que solo ayer cayó 72% la venta de boletos y que hubo 35% menos frecuencias respecto a un día normal.

Pese a que el intendente Martínez ha hecho énfasis en que en los últimos ejercicios tuvo superávit, el informe asegura que la IMM “mantiene actualmente un endeudamiento de mediano y largo plazo (hasta 25 años) de poco más de US$ 200 millones y un déficit
Sede la Intendencia de Montevideo. Foto: Nicolás Pereyra - Archivo El País

La Intendencia de Montevideo (IMM) instó este viernes a Come, Coetc, Cutcsa y Ucot a corregir "de inmediato" la situación de los traslados, luego de que constataron "situaciones en algunas líneas y recorridos que no se adecuan a los objetivos acordados en materia de capacidad del sistema", indica un comunicado de la IMM.

La comuna capitalina informó que solo ayer, jueves, cayó 72% la venta de boletos y que hubo 35% menos frecuencias respecto a un día normal.

En ese sentido, se acordó el jueves con las empresas de transporte la ampliación del boleto de 60 a 90 minutos, que comenzó a regir a las 00:00 horas de este viernes, porque "al haber menos servicios podrá ser menor la frecuencia en algunas líneas", señaló ayer la IMM a través de un comunicado.

A esta decisión también se sumó la de mantener "sin modificaciones la red de servicios nocturnos" de ómnibus.

Sin embargo, la IMM "verificó" problemas en el funcionamiento de lo acordado.

"La nueva red debe dimensionarse de modo tal que disminuya notoriamente el grado de ocupación de las unidades con respecto a un día habitual, generando condiciones de seguridad sanitaria en el traslado", señala el texto.

Además la IMM "exhorta" a las cuatro empresas de transporte capitalino a que "analicen con detenimiento el comportamiento horario línea a línea y servicio a servicio, de modo que la reducción de la red no sea homogénea, sino que se adecue a las particularidades horarias de cada línea".

En este sentido, profundizaron en el pedido para que las compañías de ómnibus presten "particular atención al momento de diseñar el servicio para los horarios punta, que es donde se concentra la mayor cantidad de pasajeras/os".

Para controlar que dichas exhortaciones se cumplan "la División Transporte estará realizando controles desde la tarde del viernes 20 en 12 puntos de la ciudad, para constatar las condiciones de viaje de pasajeras/os".

El senador colorado Julio María Sanguinetti apuntó este viernes contra la decisión de la comuna capitalina de este jueves al plantear que "la IMM restringe las frecuencias y hace viajar a los pasajeros amontonados violando la regla de la distancia prudencial para el contagio. El Gobierno tiene que tomar medidas para paliar la crisis, ¿y la IMM la agranda?".

En línea con lo que planteó el senador colorado, una usuaria del ómnibus capitalino narró su situación a El País.

Marcela vive en Curva de Maroñas y trabaja en Parque Batlle. Esta semana, notó que los ómnibus estaban más llenos que de costumbre y con menos frecuencias. Señaló que el miércoles a las 15:00 horas en la línea 316 era tal la cantidad de gente y la escasa ventilación, que decidió bajarse del ómnibus ante el miedo de contagiarse. Este viernes contó que tuvo que esperar 40 minutos el ómnibus, mientras que un día normal no demoraba más de 10 minutos. Además, notó también que los coches iban repletos.

El presidente de Cutcsa, Juan Salgado, dijo que las empresas manejan dos mecanismos para hacer frente a la crisis: hacer que los empleados tomen licencia o enviarlos al seguro de paro. En este sentido, dijo que la principal compañía de transporte colectivo de la capital no ha utilizado aún el envío al seguro de desempleo, aunque hay “850 funcionarios que están gozando su licencia anual”. “Si esto se extiende, el segundo paso será la utilización del seguro de paro”, anticipó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados