LA entrevista del domingo

Delitos de cuello blanco: "muchos son condenados"

Enrique Rodríguez, fiscal especializado en Delitos Económicos.

Enrique Rodríguez. Foto: Marcelo Bonjour
Enrique Rodríguez. Foto: Marcelo Bonjour


En 28 años de carrera como integrante del Ministerio Público, es la primera vez que Rodríguez concede una entrevista. Desde que comenzó a funcionar el 1° de noviembre de 2017, su fiscalía concentró sonados casos de lavado de activos (Lava Jato y exhortos por la Ruta del Dinero k), la Ferrari blanca y la banda de turcos, la extradición del empresario Marcelo Balcedo y su esposa y la estafa al Banco Heritage, entre otros.

—¿Cómo la Ferrari de color blanco de un delincuente turco aparece fotografiada en Malvín Norte?

No me corresponde la parte afectiva y personal de los involucrados. Tengo entendido que uno de estos ciudadanos turcos tenía una pareja en la zona. Por eso ese vehículo estacionó ahí. Luego personas curiosas rodearon la Ferrari. Es un auto que llama la atención.

—¿Esa foto fue el detonante de la investigación de su fiscalía a ese ciudadano turco?

—Muchas veces se dice que los mecanismos del Estado a veces no funcionan en el control del lavado de activos. En esta investigación recibí, en el mes de marzo de este año, un informe del Banco Central del Uruguay (BCU) donde reportaban operaciones probablemente sospechosas que estaban cometiendo estos ciudadanos turcos en Uruguay. La imagen de la Ferrari y el informe del Banco Central sobre reportes de operaciones financieras (ROS), hicieron que esta fiscalía iniciara una investigación que se desarrolló durante ocho meses. En mi fiscalía se creó un equipo multidisciplinario integrado por la Unidad de Información y Análisis Financiero (Uiaf) del Banco Central, la DGI, Aduanas, la Dirección General de Lucha contra el Crimen Organizado, el BPS y la Secretaría Nacional para la Lucha contra el Lavado de Activos y el Financiamiento del Terrorismo (Senaclaft). Nos reunimos cantidades de veces. Fuimos recogiendo información. En ese caso y por experiencia personal, puedo hablar de la utilidad y la posibilidad que da el nuevo Código del Proceso Penal donde el fiscal dirige la investigación. Yo miraba los informes y veía hacia dónde apuntar. También planteaba cuáles eran los datos que faltaban. Ellos se iban con "los deberes" y luego ampliaban los informes con los datos que faltaban. Desde mi punto de vista, la investigación a la organización turca fue un éxito.

Enrique Rodríguez

Enrique Rodríguez
"Lo que más les duele a los maleantes es que se les saque la plata; no ir presos”

—¿En qué sentido lo dice? ¿Por los bienes confiscados?

—Marchó bien la investigación de la fiscalía. También actuaron muy bien los organismos que participaron en la misma. En el momento que se hizo toda la operativa se incautaron bienes que rondan los US$ 8 millones.

—¿Por qué el ciudadano turco Osman no fue preso si se le probó que lavó US$ 5 millones?

—Fueron dos las personas acusadas y condenadas. Un empresario de Maldonado y un turco (se refiere a Osman). Los otros turcos, sobre los que pesaba una orden de captura internacional emitida por Turquía, ya habían escapado de Uruguay. Hay otros que no tienen salida del país. Me refiero al líder de la banda y de otros ciudadanos turcos que llegaron al país.

—¿El empresario de Maldonado fue el que compró la Ferrari blanca y un yate?

—Esa persona fue formalizada, acusada por la Fiscalía y se solicitó pena de prisión. Él iba a ir a la cárcel. No fue preso porque una junta de peritos del Instituto Técnico Forense (ITF) determinó que, por problemas de salud, no podía estar en un establecimiento carcelario.

—¿Qué ocurrió con Osman?

—Este señor hace ocho años que vive en Uruguay. No tiene ningún antecedente. La Fiscalía no pudo probar que él tuvo algo que ver con la estafa realizada en Turquía. Lo que sí se pudo probar y por eso se condenó, es que recibió dinero de estos ciudadanos turcos. Beneficiándose él u otros, el acusado lavó ese dinero que provenía de un ilícito. Además, estuvo cuatro meses encarcelado a la espera de la extradición. ¿Qué es lo que más le duele a la delincuencia organizada internacional? ¿Es ir seis meses o un año preso y después sale y sabe que tiene escondido el resto de la plata? Lo que le duele es que le saquen la plata. Además tendrá un régimen estricto de libertad vigilada.

—Con respecto a la Ruta del Dinero k, ¿le llama la atención la cantidad de viajes desde Argentina hacia puertos de este país?

—Indudablemente sí. Pero eso forma parte de la investigación que está haciendo el fiscal especializado en Crimen Organizado, Luis Pacheco. Por respecto al colega no me voy a pronunciar.

—¿Tenemos una frontera demasiado permeable?

—A veces es muy difícil controlar la frontera. Es fácil controlarla en los pasos de frontera que están legalmente establecidos. Pero hay una cantidad de frontera acuática y terrestre que es difícil controlar. El Estado tiene que destinar muchos rubros y personal. Se va a dar intervención al Ejército en ese tipo de control. Me parece una buena idea.

—Hay una percepción de la población de que los delitos de cuello blanco no se resuelven. ¿Es así?

—Esa es una percepción. Pero no es una realidad. La prueba está de cuánta gente ha sido detenida en Uruguay por delitos de cuello blanco: importantes banqueros, personas que ocupaban cargos internacionales y de gobierno, extranjeros. Reitero, Uruguay tiene muchos casos de "cuello blanco" donde las personas han sido detenidas y condenadas. En Uruguay tenemos un índice muy bajo de corrupción pública. Estamos muy bien situados a nivel de otros países. No quiere decir que no haya corrupción pública. Por eso se sigue investigando. Pero no tenemos lo que sucede en otros países.

—Usted integra tres redes internacionales de fiscales sobre cibercrimen y cooperación internacional. ¿Ese intercambio redundó en juicios penales y detenciones?

—Sí. No solamente para juzgamientos en Uruguay. En el caso Lava Jato hubo gente detenida en Uruguay y extraditada a Brasil. Lo mismo ocurrió para casos de Argentina, España y otros países. Los países solos no pueden combatir la delincuencia internacional por su sofisticación. Son organizaciones criminales que tienen células en distintos países y que cuentan con medios económicos muy poderosos.

—¿Cree que los Estados están atrasados en el combate de delitos de cuello blanco?

—Se ha avanzado muchísimo. En primer lugar, casi todos los Estados han ratificado convenciones y tratados internacionales. Esas convenciones los unen y los obligan en el combate de este tipo de delitos y a prestar colaboración internacional. Eso ha implicado que se haya mejorado muchísimo en la persecución de esos delitos.

—¿Considera que hay mafias operando en la región?

—¿Mafia como delincuencia transnacional? No tengo dudas. El narcotráfico sigue existiendo. Y es un combate y una lucha permanente. Hay tráfico de armas y trata de personas. Es una utopía pensar que los delitos van a dejar de existir. Debo resaltar que, desde hace muchos años, la Fiscalía General de la Nación brinda capacitación. Y nos permite la posibilidad de ir al extranjero a especializarnos en encuentros y convenciones que tienen que ver con toda esta problemática.

—Argentina y Turquía reclaman los bienes de los Balcedo y de los turcos. ¿Qué debe hacer Uruguay?

—En materia de delincuencia internacional, Uruguay ha firmado la Convención de Palermo al igual que cientos de países. Esos tratados siempre prevén la posibilidad, no solamente del reintegro de los bienes a los damnificados, sino también que el Estado donde se cometió el primer delito y el Estado donde se lavó dinero o cometió el segundo delito, puedan realizar acuerdos bilaterales para repartirse ese tipo de bienes. Esos acuerdos son muy comunes.

—Varios fiscales se quejan de exceso de trabajo con el Código de Proceso Penal. ¿Cuál es la situación de esta fiscalía?

—Desde el 1° de noviembre de 2017, que comenzó a regir el nuevo Código del Proceso Penal, hemos tenido más de 1.000 casos ingresados a esta Fiscalía. En este momento, tenemos 700 en proceso de investigación y de toda variedad delictiva. Hace pocos días, el fiscal de Corte (Jorge Díaz) me confirmó que se va a crear un segundo turno de esta fiscalía. Quisiera señalar que todos los sistemas de procesos penales son corregibles. Uruguay fue de los últimos países de América que se pasó al sistema acusatorio.

—Hay fiscales que dicen que hay fallas.

—Antes había un proceso lento de papel. Es cierto que hoy hay fallas y dificultades. Pero, ¿quién iba a pensar que una persona podía ser formalizada, acusada y condenada de un juzgado el mismo día? ¿Cuánto implica eso de bueno para el trabajo y ahorro de tiempo para los operadores judiciales? Es muy destacable el esfuerzo que están haciendo todos mis colegas en el marco del nuevo CPP. En agosto de este año, hubo 1.114 formalizaciones en promedio. Esas cifras superan el promedio de procesados (1.057) de enero a octubre de 2017, con el sistema viejo.

"Muchos exhortos provienen de la región"

—¿Cuáles son las ventajas de una fiscalía especializada en determinados delitos?

—Una fiscalía especializada tiene cosas buenas. No es un invento uruguayo. En todos los ministerios públicos del mundo hay fiscalías especializadas en narcotráfico, lavado de activos, corrupción pública y homicidios. Lo bueno de una fiscalía especializada es que el fiscal va adquiriendo mayor experiencia en ese tipo de ilícitos o investigaciones. El fiscal está concentrado en eso. Sin perjuicio que esta fiscalía tiene una competencia bastante amplia. Investiga delitos de corrupción pública, sin importar el monto, lavado de activos, estafa, terrorismo y cheques. La gran mayoría de exhortos (solicitudes de información sobre personas y bienes o testimonios de sospechosos) de otros países pasan por esta fiscalía. La mayoría de ellos refieren a casos de corrupción pública o lavado de activos de países limítrofes.

Un fiscal de perfil bajo que comenzó en Pando

Enrique Rodríguez. Foto: Marcelo Bonjour
Enrique Rodríguez. Foto: Marcelo Bonjour

—¿Cuándo comenzó a trabajar como fiscal y dónde?

—Yo ingresé en 1990 en la fiscalía Letrada de Pando como fiscal adscripto. Este año cumplo 28 años como integrante del Ministerio Público como fiscal. En Pando estuve cinco años.

—En Pando había y hay una realidad delictiva compleja.

—En esa época que yo estaba, entre 1990 y 1995, no existía el Juzgado de Ciudad de la Costa ni de Atlántida. La jurisdicción de Pando abarcaba también esa zona hasta Jaureguiberry, toda la costa hasta Montevideo. Tenía 27 años. Ese trabajo me dio un fogueo muy grande.

—¿Cuál fue su siguiente destino?

—Después fui nombrado fiscal de Artigas, Durazno, San José, Las Piedras e ingresé a Montevideo como fiscal nacional de violencia doméstica en 2007. Después fui fiscal de 9° Turno. Y desde el 1° de noviembre de 2017, fui designado como fiscal en Montevideo especializado en Delitos Económicos y Complejos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º