EL VIRUS EN URUGUAY

Coronavirus: dos campañas para reclutar voluntarios por "si la situación empeora"

“Vamos a ser carne de cañón y laburar en lo que sea”, dijo el presidente de la juventud blanca Armando Castaingdebat, que coordina una de las movidas solidarias.

Hombre realiza análisis clínico para detectar nuevo coronavirus. Foto: AFP.
Hombre realiza análisis clínico para detectar nuevo coronavirus. Foto: AFP.

“Tómenlo en serio”, dijo ayer la canciller Angela Merkel, en un histórico discurso por televisión dirigido a los alemanes. Les advirtió que desde la Segunda Guerra Mundial “no ha habido un desafío” para su país que dependa tanto de la acción “conjunta y solidaria”. Hasta ayer en Alemania se contaban 8.198 casos positivos de coronavirus y el número de infectados crecía en torno a 1.000 por día. Muy lejos de allí, en Uruguay la situación está en una fase previa pero el panorama tenderá a complicarse y hay varias iniciativas que buscan atender a la población más vulnerable, cuando llegue lo peor.

Uno de esos proyectos está coordinado por el presidente de la Cámara de Diputados, Martín Lema, y busca crear una mesa coordinadora de voluntariado, una vieja aspiración del legislador blanco, quien ya se ha reunido con universidades públicas y privadas y con la Cruz Roja.

Esa mesa, que se reunirá este jueves por primera vez, también estará integrada por representantes del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) y del Ministerio de Salud Pública. Desde el Poder Ejecutivo están al tanto del plan y lo apoyan. Lema dijo a El País que se busca complementar los caminos formales que ya existen en el Estado. “Queremos optimizar los esfuerzos e instrumentar la promoción del reclutamiento voluntario”, indicó. “Sirve para incrementar el elenco de vanguardia si la situación empeora. Hay que prepararse para escenarios complejos”, afirmó el diputado. En los próximos días firmará un convenio marco.

Los voluntarios deberán tener formación en medicina o enfermería, para reforzar los recursos humanos ya existentes, en una situación de crisis.

¿Y qué harían? El subsecretario de Desarrollo Social, Armando Castaingdebat, dijo a El País que la idea es crear un “gran paraguas institucional” con capacidad para el futuro, una vez que pase esta crisis sanitaria y económica. Según Castaingdebat, en una primera instancia esos voluntarios atenderán a personas mayores de 65 años y poblaciones vulnerables, como quienes viven en refugios y asentamientos, aunque también podrían tener otras tareas.

Un poco menos formal es la iniciativa de la Juventud del Partido Nacional, y a la que ya se sumó la juventud colorada y se han tendido contactos con sectores del Frente Amplio. Ayer al mediodía se lanzó la campaña que busca captar voluntarios jóvenes: en las primeras tres horas se habían registrado 348 personas.

Todos llenaron un formulario online con sus datos. Entre otras cosas, les preguntan de qué departamentos son, si pueden proporcionar el auto “para la causa” y también si han tenido síntomas que pueden ser similares a los del Covid-19.

¿De qué se trata? “Queremos poner la Juventud del Partido Nacional al servicio del gobierno. Vamos a juntar gurises en todo el país con una base de datos, que le daremos a los ministerios de Salud Pública, Mides, y Educación, para que ellos decidan qué tareas se asignan”, dijo a El País el presidente de la Juventud del Partido Nacional, Armando Castaingdebat, quien además es hijo del subsecretario del Mides.

“Si el día de mañana el gobierno precisa a la población, la juventud del partido va a tener un grupo de gente preparada para dar una mano en tareas esenciales”, indicó Castaingdebat, quien ya habló con el ministro de Educación Pablo da Silveira para coordinar acciones.

“Vamos a ser carne de cañón y laburar en lo que sea”, afirmó el dirigente blanco. “No tenemos problema en hacer cualquier tarea, desde que nos manden a una policlínica del interior a barrer y desinfectar, hasta llevar viandas a niños, o acompañar a una familia”.




TRABAJADORES. Algunos sindicatos también se preparan y es el caso de la Federación Uruguaya de Empleados del Comercio y Servicios (Fuecys), que lanzó una campaña dirigida a empresas y población, pidiendo que donen artículos de higiene y alimentos no perecederos.

El sindicalista Caros Baiz dijo a El País que se diseñará un protocolo para “ser justos” en el reparto. Lo recibido se distribuirá entre los trabajadores que han sido enviados al seguro de paro. Según la estimación del sindicato, fueron unos 2.000 en el correr de esta semana, sobre todo en tiendas, pequeños supermercados y la hípica. (Ver A2).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados