LA ENTREVISTA DEL DOMINGO

"El cierre de Pluna lo seguimos sufriendo hoy"

Víctor Rossi, ministro de Transporte y Obras Públicas

Víctor Rossi: ministro de Transporte y obras Públicas. Foto: Ariel  Colmegna
Víctor Rossi: ministro de Transporte y obras Públicas. Foto: Ariel Colmegna

—El año pasado lo cerró diciendo que este iba a ser un año histórico de obras. ¿Cómo viene la ejecución?El 2018 se va a ver más obra que el año pasado, que ya fue un año en obras histórico. Las cifras lo están confirmando. Hubo un importante nivel de ejecución y aspiramos a superarlo en el 2018. Esto no quiere decir que no se necesite seguir haciendo obras. Se necesita más, pero vamos en buen camino. El plan de lo programado se está ejecutando satisfactoriamente con rezago solamente en el área de lo que estaba previsto a través de la Participación Público Privada (PPP). Los trámites están todos lanzados y en curso, pero los tiempos para iniciar la ejecución de las obras son los que tienen otro ritmo. Obviamen-te que no es el ritmo que estimamos inicialmente, tampoco el que deseábamos.

—¿Esta situación puede llegar a comprometer el plan quinquenal planteado en el arranque del gobierno?

En el andarivel de las PPP obviamente no vamos a llegar al 100% ejecutado. Sí tenemos la expectativa de llegar al 100% de los proyectos en curso.

—¿Tiene alguna expectativa de conseguir refuerzos presupuestales en la elaboración del proyecto de ley de Rendición de Cuentas?

No es un problema de plata. Lo que se planificó en el presupuesto quinquenal al principio del gobierno es lo que se ha mantenido y no hemos tenido que discutir el tema de recursos. La cuestión es ejecutar y estamos en eso. No vamos a la Rendición con la expectativa de conseguir más recursos, sí con la firmeza de que tampoco haya limitaciones, ni recortes. Como se ha trabajado bien, los recursos ya los tenemos comprometidos, es muy difícil que se quite algo.

—Como Ministerio de Transporte tiene al Puerto de Montevideo como uno de los temas de trabajo directo con la ANP. ¿Cómo está el sistema en este momento?

Estamos en un muy buen momento del funcionamiento del sistema portuario, y en particular en el Puerto de Montevideo. Eso no significa que todo vaya viento en popa y no haya dificultades, ni problemas. Si se pestañea se puede llegar a perder oportunidades. No niego la preocupación que tenemos para asegurar los niveles de tránsito y transbordo que están en competencia y por tanto nunca están asegurados. No ignoro que el puerto de Nueva Palmira no ha tenido en estos últimos meses los momentos más notables. Pero en líneas generales el sistema portuario está funcionando bien.

—Tiempo atrás las trabas que ponía Argentina dificultaban la actividad portuaria. ¿Se puede decir que la llegada de Mauricio Macri confirma este buen momento?

El Puerto de Montevideo es clave para el país y su futuro es independiente de los avatares políticos de nuestros vecinos. Con el gobierno de Macri se facilitaron determinadas cosas y funcionamiento a instrumentos que lamentablemente estaban trancados antes, por ejemplo se puso en función la hidrovía Paraná, Paraguay y Nueva Palmira. Segundo habíamos perdido la profundidad del canal Martín García. Ahora no solo recuperamos sino que ya empiezan las obras de dragado a 34 pies. Teníamos las trabas del puerto del gobierno argentino y Macri las levantó desde el primer momento. Naturalmente los puertos de la región procuran participar en los negocios y el comercio de la región y para eso compiten. Cuando uno compite a veces gana y a veces pierde, pero hoy hay un buen intercambio y diálogo, lo que no quiere decir que no existan cosas a resolver.

—¿Cuáles por ejemplo?

Tenemos un trámite desde hace un tiempo en la Comisión Administradora del Río de la Plata que tiene que culminar con la habilitación para la profundización a los canales de acceso al Puerto de Montevideo.

—La empresa UPM plantea una serie de desafíos en infraestructura. Uno de ellos es el lugar que se le tiene que dar en el Puerto de Montevideo. ¿En qué nivel de estudio está el proyecto?

Se está trabajando. Nosotros queremos servir al Uruguay, por lo tanto queremos servir a UPM. Ahora, Uruguay existió antes de las plantas de celulosa, y va a seguir existiendo independientemente de las plantas. El Puerto de Montevideo fue fundamental para el origen del Uruguay. El puerto no está supeditado a UPM. Vamos a tratar de hacer las cosas bien. Hay una iniciativa privada de UPM y se analizó, la Administración Nacional de Puertos propuso considerarla de interés y abre una instancia de intercambio entre los técnicos.

—La reconstrucción del ferrocarril central es una de las grandes apuestas del país, ¿se llegará con los plazos?

El 29 de abril se abren las propuestas, diez empresas compraron pliegos. Tenemos que hacer una obra —de una dimensión por las características y el monto— que es única en el país. Un tendido ferroviario con un nivel técnico que nunca existió. Sentimos la responsabilidad y somos optimistas en cuanto a que con mucho esfuerzo y el asesoramiento adecuado vamos a estar a la altura.

—Los trabajadores de AFE están preocupados por lo que va a pasar con ellos cuando se inicien las obras.

Yo me preocuparía más por lo que ha pasado con AFE en todo este tiempo. Es evidente que cuando se asumen determinadas obras ambiciosas va a haber tramos que van a quedar obstaculizados y ahí dependerá de si podemos contar con algunas alternativa durante los trabajos. Es parte del estudio que hay que abordar. Mi primera preocupación es cuánto tiempo hemos perdido para tratar de avanzar con el ferrocarril.

—Encuentro ciertas similitudes con la salud de AFE actual a lo que ocurría con las últimas horas de Pluna. ¿Tiene algún sentido que siga existiendo AFE hoy? El ferrocarril central igual se va a hacer.

Fíjese lo que le voy a decir. No le voy a dar una respuesta política. Le voy a decir lo que realmente pienso. El cierre de Pluna fue una gran pérdida para el Uruguay que seguimos sufriendo… que el Uruguay sigue sufriendo. Y las dificultades para lograr el equilibrio financiero en Pluna se pagaban con creces con la actividad económica que generaba. Usted no me preguntó esto pero yo no eludo hacerle esta reflexión. Porque esa forma superficial con que se nos impone analizar algunos temas hace que quede Pluna como el ejemplo del disparate. Si bien puede haber disparates, habrá que analizar algún día cuáles son esos disparates. Pero Pluna tenía una trayectoria de 75 años, que no fue demasiado exitosa en lo económico financiero, pero que fue de enorme utilidad al patrimonio del país, al prestigio y al conocimiento. Tenemos que ser un poco justos para no equivocarnos.

—¿Usted cree que por la forma en que se dio el cierre se castiga a la historia de la empresa?

No solo eso, sino que por la politización en el desenlace de todo el tema Pluna. La historia de las empresas tiene anécdotas de este tipo. Pero eso no puede empañar, borrar, lo que significaba, lo que significó y lo que podía seguir significando para el desarrollo del país y para el desarrollo estratégico.

—Hoy sin la empresa Pluna el sistema funciona y la conectividad está garantizada.

No es verdad eso. El 26 de abril vamos a llamar a la comunidad aeronáutica para tener una discusión en el plano civil. Es uno de los temas que hace a la diferencia con los países desarrollados. Uruguay ha tenido los índices más bajos de crecimiento aeronáutico. Por eso estoy promoviendo este tema. Creo que el Uruguay no debe quedar rezagado en potenciar el desarrollo aeronáutico. El promedio del crecimiento aeronáutico mundial que prevé la Organización Internacional Aeronáutica —quien nos está asesorando para desarrollar un plan maestro aeronáutico— es por arriba del crecimiento que tiene Uruguay. Con mucho esfuerzo, siete años después del cierre de Pluna recién se alcanzó en esta temporada que pasaran por el aeropuerto de Carrasco los mismos pasajeros que habían pasado en el 2011. Entonces: ¡alerta! ¿Por qué? Porque nosotros nos estamos rezagando en comparación con el mundo. Se están incorporando nuevas tecnologías de transportes de pasajeros que aquí ni si quiera están legisladas.

—Retomando lo que decía antes. Es claro que en la población la imagen del final de Pluna es muy negativa.

Si analizamos la realidad económica del país a lo largo de toda su historia hay empresas que tienen dificultades y necesitan ayuda para cerrar su balance presupuestal, pero que la función que cumplen desborda a la sociedad mucho más de lo que significa. Por eso creo que es injusta la imagen que queda de Pluna. Está claro que su desenlace fue muy grotesco y se dieron en una serie de errores…

—¿Y a AFE? ¿Qué futuro le ve?

Yo no sé lo que puede pasar con AFE. No sé lo que puede pasar con el Estado y AFE, pero lo que yo sí sé es que el modo ferroviario resulta imprescindible para el país. Importante hoy e imprescindible en el futuro. Eso sí lo sé. Es obligatorio que exista un modo ferroviario en el futuro. Ahora si ese modo ferroviario tiene participación estatal, si tiene alguna presencia de AFE, un rol de la Unión Ferroviaria… Bueno, es una parte del asunto, pero no la principal. Lo que le puedo asegurar es que va a haber modo ferroviario. Y si hacemos las cosas bien el Estado tendrá una participación.

El Frente, los cambios y los perfilismos

¿Cómo ve al Frente Amplio a un año de que se sumerja directamente en la campaña electoral?

—Sinceramente creo que al Frente le cuesta, le está costando, comprender los cambios que aceleradamente se han ido produciendo en la sociedad uruguaya. Algunos hablan de la violencia, de la inseguridad, hay hechos que nos hacen reflexionar. Pero también uno advierte que hay determinadas expresiones que tienen que ver con los valores que están cambiando y se están perdiendo. Negación de valores, de instituciones: importa mucho más el accidente, el conflicto, la pornografía, que la valoración de la sociedad. Nos preocupa. El hecho que para lograr un determinado objetivo pueda mentirse, son elementos que nos tendrían que llevar a reflexionar.

—¿Dónde está el error del Frente?

—No se alcanza a advertir la importancia de estas transformaciones que la sociedad ha dado. Y en algunos casos uno ve que esta misma dinámica gana espacio en la práctica que se da entre quienes deberían cerrar filas para defender lo fundamental… muchas veces prefieren diferenciares para marcar perfil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)