Un hecho inesperado que generó críticas

Bonomi bajo fuego intenso por el incidente en Artigas

El padre del manifestante detenido dijo que lo trataron “como delincuente”.

La vuelta de Vázquez al interior quedó marcada por un incidente en el que participó Bonomi. Foto: G. Pérez
La vuelta de Vázquez al interior quedó marcada por un incidente en el que participó Bonomi. Foto: G. Pérez

Lo que iba a ser una oportunidad en la que el gobierno iba a presentar lo que considera son promesas cumplidas para el departamento de Artigas, quedará para el recuerdo por la tormenta de críticas que generó la actitud del ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

El ministro empujó a personas que portaban una pancarta que pedía atención para la situación de los productores familiares de tabaco de Rivera y Artigas durante el acto de inauguración de las obras de la ruta 30 en Artigas. Bonomi fue también cuestionado porque dos de los manifestantes, Osvaldo Suárez y Mario Barceló, estuvieron más de dos horas presos.

El padre de Suárez, Delmar Suárez, productor tabacalero del departamento, dijo a El País que "lo llevaron a un calabozo, le hicieron sacarse los cordones, las cadenas, como un delincuente común". "Estuvo dos horas y media con Mario Barceló, que es empleado. Cuando llegó el encargado de la comisaría dijo que lo sacaran de inmediato. Tres o cuatro productores y un abogado nos acompañaron frente a la comisaría", dijo.

Bonomi dio su versión en el programa "Todo Pasa", de Océano FM. "Me empujan dos veces y nadie habló conmigo. La segunda vez que me sacan violentamente para el costado, vuelvo para donde estaba. Retrocedo porque me empujaban desde abajo", argumentó. Y justificó las detenciones diciendo que "estaban tratando de desvirtuar un acto público".

Por su parte, la vicepresidenta, Lucía Topolansky, criticó la cobertura mediática. "No hay prensa objetiva. Todo está politizado", sostuvo. "Les hemos ganado las contiendas a todas las empresas tabacaleras y seguramente las empresas para meter miedo y para generar oposición dicen te voy a despedir, vas a quedarte sin trabajo y dan manija en lo que más duele; es una lástima", opinó.

Denuncia de periodistas

Trece periodistas de Artigas denunciaron en una declaración presiones, agresiones e insultos de personal de seguridad de Presidencia y de militantes frenteamplistas cuando cubrían la inauguración de un tramo de la ruta 30. Señalaron que el presidente Tabaré Váz-quez declinó hacer declaraciones "en tono burlesco". "Un agente de seguridad de Presidencia de la República ordenó callar, insultó y amenazó con agredir al colega Carlos Silva simplemente por querer cumplir con la labor periodística", denunciaron. Dicen también que "un militante y exedil del Frente Amplio, Roberto Carlos Moreira, hostigó al colega Augusto Negro con el mástil de su bandera partidaria contra su cámara fotográfica". "Vimos avasallado nuestro derecho a informar", sostienen los periodistas.

Ola de críticas.

La oposición e incluso el Pit-Cnt cuestionaron la actitud de Bonomi. El presidente de la central, Fernando Pereira, dijo a Montevideo Portal que "el incidente es menor, pero no por ser menor hay que dejar de condenarlo, no está bien que se intente no dejar mostrar la pancarta, no hay por qué no decirlo, sencillamente hay un error, no estaban en una actitud beligerante". "Le expresé personalmente a Bonomi, que no compartía su comportamiento", escribió el sindicalista en Facebook.

El Instituto Nacional de Derechos Humanos emitió un comunicado en el que considera que con las acciones del ministro "se afectaron de forma ilegítima los derechos a la libertad de expresión y la libertad de reunión pacífica".

Mientras, el Centro de Archivos y Acceso a la Información Pública señalo en un comunicado que "el hecho registrado atenta contra la libertad de expresión de las personas que se encontraban manifestando por su fuente laboral".

El Partido Nacional se sumó y una declaración de su Directorio señaló "su más absoluto rechazo a este tipo de actitudes por parte de quien debiera garantizar en una Democracia la libre expresión de sus ciudadanos y ciudadanas". "Estas conductas de corte totalitario, nada tienen que ver con un sistema democrático republicano de gobierno, donde la libertad de expresión es uno de los pilares que debemos cuidar permanentemente, por lo que esperamos una pública reacción del Gobierno", agregó.

El senador Luis Lacalle Pou tuiteó: "El poder contra el pueblo para proteger a los gobernantes de su vergüenza. La soberbia y la arrogancia como casi todo en la vida se paga. No se puede subestimar el sentir popular".

Su correligionario Jorge Larrañaga había dicho que eran "patéticas" las imágenes "de un ministro del Interior intentando tapar un cartel de reclamo de ciudadanos de Artigas que pretendían defender la industria del tabaco y las fuentes de trabajo". Estos dichos, a su vez, molestaron a Bonomi que señaló que "Larrañaga no estuvo, dio una imagen parcial". "No sabe lo que ocurrió antes ni después. Opina porque le sirve en el marco de una campaña electoral", agregó.

Pablo Mieres, senador del Partido Independiente, también opinó y tuiteó: "Nuestra más enérgica condena a la conducta del Ministro del Interior ayer reprimiendo a trabajadores que pretendían hacer pública una pancarta reclamando por sus derechos."

Sin banderías.

Delmar Suárez, el productor tacabalero de Artigas, dijo a El País que tuvo la "idea (de manifestar) porque defiendo el cultivo, no uso bandera política", teníamos la bandera uruguaya con mi esposa". A Suárez lo ayuda su hijo Osvaldo (que tiene otro trabajo) los fines de semana.

Tanto él como otros productores de Rivera y Artigas son proveedores de Monte Paz, la única fábrica de cigarrillos existente en Uruguay. "Hay un contrato y un precio preestablecido. Pero la empresa está bajando los brazos. Estamos preocupados y queremos concientizar a los legisladores para que conozcan la realidad. Hay que educar al fumador, pero es mentira que la cajilla va a educar. Hay que educar con los medios, con la televisión, con la radio. La empresa va a esperar, no está invirtiendo, no quiere generar gastos", dijo Suárez.

Este productor hace 48 años que le vende a MontePaz, al igual que antes había hecho su padre. Hay unas 84 familias en Artigas y Rivera que dependen del cultivo, algunas propietarias y otras arrendatarias. Algunos productores tienen una hectárea y media, algunos tienen hasta 20.

Unos 80 productores familiares temen perder su fuente de trabajo

El diputado nacionalista Mario Ayala opinó que no es fácil la reconversión de los productores tabacaleros. Recordó que hace unos 50 años el desarrollo del cultivo permitió que mejorase una zona de rancheríos cercana a la ciudad de Artigas. "Se construyeron casas de material, caminos, una policlínica, trajo desarrollo. Y el tabaco que se produce es de calidad. Hay unas 500 hectáreas en total, unas 250 en Rivera y otras tantas en Artigas. Los números se vienen apretando, la empresa aprieta. Ya está instalado el temor de que se va" y que traslade la totalidad de sus operaciones a Paraguay, explicó Ayala a El País que junto al diputado frentista Silvio Ríos y el exintendente Julio Silveira se ha reunido con los productores tabacaleros para analizar posibles salidas.

Ayala dijo que el 96% del tabaco que se consume en Uruguay es importado, a lo que debe sumarse la incidencia que tiene el contrabando y que Brasil puede producir con menores costos. Según dijo, los productores han plantado tomates, lechugas, morrones y zapallitos bajo techo, pero tienen la dificultad de que los fletes para colocar su producción en Montevideo son muy altos. Un proyecto para construir una microdestilería que utilizara los boniatos como materia prima "fracasó rotundamente", señaló el legislador. El diputado colorado Tabaré Viera realizará un pedido de informes sobre lo ocurrido en Artigas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)