JUSTICIA

Varios clubes de fútbol a la Justicia por deudas con BPS

La cifra es millonaria; hay acciones por apropiación indebida y embargos.

Hoy el sistema político discute sobre la reforma de la seguridad social. Foto: Gerardo Pérez
Hoy el sistema político discute sobre la reforma de la seguridad social. Foto: Gerardo Pérez

Se trata de un problema millonario sin solución por el momento. En el ámbito del fútbol trascendió que la deuda de varios clubes por aportes de jugadores al BPS supera los US$ 10 millones y se arrastra desde hace más de una década. Ello llevó a que el BPS presentara denuncias penales a los clubes por quedarse con los aportes que retuvieron a los jugadores y juicios civiles intimando el pago de los atrasos.

Entre el 1° de setiembre de 2009 y diciembre de 2012, los jugadores comenzaron a aumentar sus aportes en forma paulatina hasta llegar a un porcentaje real.

El pago de los aportes es muy disímil en la Primera División del fútbol profesional uruguayo. Son pocas las instituciones deportivas que están al día con el BPS, según documentos a los que accedió El País.

Algunos de estos clubes pagan los aportes de sus trabajadores -están exonerados de los tributos patronales- a rajatabla. Otros abonan los aportes mes a mes, pero dejaron para atrás un “bolsón” millonario. En cambio, otras instituciones optaron por refinanciar deudas mediante convenios y los incumplieron en múltiples ocasiones.

En estos casos, el organismo recaudador tiene la obligación de presentar la denuncia penal por la supuesta apropiación indebida del aporte del trabajador. Y eso es lo que ha ocurrido.

Por ejemplo, el 1° de abril de 2019, el BPS presentó una denuncia en la Fiscalía Penal de Otros Delitos de 1er Turno de Montevideo contra un club chico de Primera División. Y el 25 de ese mes, la institución previsional inició un juicio contra dicho club en el Juzgado Letrado en lo Civil de 14° Turno, donde solicitó un embargo genérico contra la institución deportiva.

En 2018, por lo menos cinco presidentes de clubes debieron declarar en calidad de indagados por retenciones que hicieron de los sueldos de los trabajadores y no las volcaron al BPS.

Consultado por El País, el presidente de la Comisión Especial del Deporte de Diputados, Luis Enrique Gallo (Asamblea Uruguay), dijo que conocía el problema de las deudas de los clubes al BPS desde 2017 tras una comparecencia a dicha comisión de dirigentes del fútbol acompañados por el entonces presidente Wilmar Valdez.

En esa reunión, dijo Gallo, los directivos señalaron las dificultades económicas que enfrentan los clubes.

“En la comisión tomamos conocimiento del tema. Y hoy (por viernes pasado) nos enteramos que el BPS tomó acciones legales contra los clubes. Seguramente son acciones penales y civiles, pero desconozco los montos y los clubes afectados”, dijo Gallo.

Y agregó: “Eso me va a motivar, como presidente de la Comisión de Deportes y preocupado con el tema, a conversar con autoridades vinculadas al fútbol y hacer una consulta al Banco de Previsión Social para enterarnos de primera mano cuál es la situación real del problema”.

Preguntado sobre si conocía el monto de la deuda que tienen los clubes con el BPS, Gallo dijo que desconocía la cifra exacta. No obstante, agregó que, por la cantidad de años del atraso que mencionaron los dirigentes de fútbol en la comisión, parecería que se trata de una “cifra muy importante; estimo que son unos cuantos millones de dólares”.

Según Gallo, luego de mantener contactos con autoridades de la AUF y del BPS, en el seno de la Comisión de Deportes, planteará el problema y allí se buscarán caminos de solución. “Nuestra tarea parlamentaria es juntar a las partes y buscar una solución de fondo a este problema”, reiteró.

En ningún momento el banco llamó a los clubes e intentó negociar el cobro de parte de ese dinero adeudado. Simplemente, al pasar la deuda la cifra de $ 100.000, los Servicios Jurídicos de la institución denuncian a la Justicia Penal la eventual apropiación indebida y pide a la Justicia Civil los embargos genéricos a los clubes.

El 17 de enero de 2018, el diputado de la Lista 711, Felipe Carballo, dijo a radio Uruguay que solo tres clubes tienen sus aportes al día.

Piden que OSE y UTE sean sponsors de clubes

El 13 de diciembre de 2017, entonces presidente de Fénix, Álvaro Chijane, propuso en la Comisión Especial del Deporte que UTE y OSE pasasen a ser sponsors en las casacas de los clubes. “Nosotros no solicitamos dinero. Lo único que estamos pidiendo es que, a través de esos sponsors, se cubran nuestros consumos de luz y de agua. Es lo que hoy ya tenemos con Antel”, dijo el dirigente. “Necesitamos aire para que este deporte siga andando. Cada club somos cincuenta familias”, agregó.

"Alta morosidad"

En 2017, preocupados por un problema que se había transformado en una bola de nieve, el entonces presidente de la AUF, Wilmar Valdez, y el expresidente del Centro Atlético Fénix, Álvaro Chijane; el presidente del Club Atlético Rentistas, Mario Bursztyn y el delegado del Club Atlético River Plate, Gustavo Vázquez, concurrieron a la Comisión Especial del Deporte para plantear que los clubes chicos no podían hacer frente a la deuda con el BPS por los aportes a los jugadores. El principal argumento de los clubes fue que su recaudación era insuficiente para afrontar esos atrasos que habían alcanzado montos voluminosos.

En esa reunión, Valdez dijo que la gran mayoría de los clubes de fútbol se han atrasado en los pagos al Banco de Previsión Social -tres o cuatro están al día-, por lo que existe una morosidad importante.

Y agregó que, en muchos casos, se han hecho convenios, pero no se han podido cumplir por la misma razón.

“Esta problemática ha avanzado tanto que hace ya como dos años el BPS tomó la resolución no solamente de embargar a las instituciones para proteger sus créditos, sino además de adoptar acciones legales contra los presidentes de los clubes”, sostuvo. Advirtió que el sistema no ha funcionado: los clubes no han podido hacer frente a sus erogaciones y el BPS no percibió esos fondos.

Mario Bursztyn: “El fútbol uruguayo es deficitario”

En la Comisión Especial del Deporte de Diputados, el presidente de Rentistas, Mario Bursztyn, afirmó el 13 de diciembre de 2017 que le preocupaban las acciones legales que podría adoptar el BPS en contra de su club.

“A pesar de los problemas que afronta- mos, siempre tenemos la voluntad de seguir creciendo. En nuestro caso, estamos

evaluando hacer una obra en nuestra sede, en la calle General Flores, que sería algo

muy importante. El tema es que si estamos embargados y no tenemos una solución para

esto, no podemos pensar en seguir creciendo”, advirtió a los legisladores.

Y agregó: “No se paga (al BPS), porque no podemos. El fútbol es deficitario. (Wilmar) Valdez, cuando salió (de la presidencia de Rentistas), dijo que había que pagar el BPS. Los jugadores se subieron al carro y eso se nos cargó a los equipos. Ni un jugador aceptó que se le descontara del sueldo y automáticamente pasó a ser una carga para los equipos”.

A pesar de todos estos problemas, los directivos siguen trabajando, sostuvo Bursztyn. Pero advirtió que no hay muchos dirigentes jóvenes en el fútbol, y no es porque los viejos no quieran. “Los jóvenes no entran (a dirigir el fútbol) porque es un trabajo insalubre. Sin recursos, no se puede dirigir”, insistió.

Bursztyn advirtió a los parlamentarios que los clubes de la B prácticamente no tienen ingresos, pero sí déficits importantes aunque no tanto como los de la A.

“Por partido perdemos alrededor de $ 70.000, que no hay de dónde sacarlos. La televisión le da poco y nada a la B y es casi imposible sobrevivir”, sostuvo.

El empresario agregó que Uruguay es digno de tener un fútbol mejor. “El fútbol uruguayo se merece un poco más de ayuda para seguir trabajando, sobre todo en los juveniles. Por suerte, todos los días siguen saliendo juveniles. Rentistas compite en la A en juveniles y es algo que no queremos perder”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)