INN CONTENT PARA UNIVERSIDAD ORT URUGUAY 

Formarse para mejorar la enseñanza online

ORT se enfocó en el desarrollo de profesores y estudiantes en el contexto de virtualidad

Universidad ORT Uruguay

La pandemia supuso importantes desafíos en la enseñanza. Los efectos del COVID-19 sacudieron las estructuras socioeconómicas a nivel global y las instituciones de educación superior no fueron una excepción. En ese contexto mundial, la enseñanza online ganó terreno y todo apunta a que esta nueva modalidad continuaría, al menos, durante el primer semestre de este año.

¿Cómo afrontaron los docentes de ORT el estado de emergencia vivido en el 2020 producto del COVID-19? ¿Qué herramientas les urgía incorporar a los docentes cuando los centros educativos debieron apelar a la tecnología para el dictado de clases?, ¿cuáles sumaron a lo largo del año y en qué deben seguir trabajando en 2021?

La magíster y coordinadora del Centro de Actualización en la Enseñanza Superior (CAES) de la Universidad ORT Uruguay, Liliana Jabif, ahonda en estas interrogantes. El CAES, que surgió hace más de una década como un espacio de apoyo pedagógico a todos los docentes, se abocó, durante el 2020, a facilitarles un desempeño adecuado en contextos de virtualidad.

¿Cuál considera que fue el factor responsable, dentro de ORT, a la hora de encarar exitosamente el gran desafío que supuso el COVID-19 a la enseñanza?

Fue la actitud de nuestros docentes la que en gran parte permitió afrontar ese desafío y que nuestra universidad pudiera continuar con el dictado de cursos a pesar de la pandemia. El compromiso de ORT era asegurar la continuidad de los estudios desde el primer hasta el último día de clases. En este sentido, lo que permitió que un problema se transformara en una oportunidad, para la innovación y la mejora, fue el compromiso y la rapidez en la adaptación e implementación de los cambios de nuestros docentes y de la universidad en su conjunto. Fuimos incorporando nuevos dispositivos para hacer la clase virtual más amigable e interactiva, y esperamos que en este año logremos desarrollar aún más las herramientas que luego se podrán agregar a futuro.

¿Qué necesidades, en cuanto a la formación, tenían los docentes cuando recién llegó la pandemia al país?

La situación actual en el mundo hizo que las universidades suspendan la actividad presencial (modalidad más utilizada en la educación superior) para transitar hacia la formación a través de medios digitales. Pasar de la educación presencial a la virtual de forma inmediata generó necesidades específicas de formación en la gran mayoría de los profesores universitarios a nivel mundial. Por tanto, la necesidad de enseñar a manejar las herramientas para llevar adelante la educación online se hizo imperiosa. En el caso de nuestra universidad, el cuerpo docente está compuesto por profesores de alta dedicación, pero sobre todo por docentes part time, ya que son profesionales que se desempeñan mayormente en actividades vinculadas a sus áreas de experiencia. En tanto la orientación práctica es una característica de la formación que brinda la Universidad ORT Uruguay, cuando se inició la pandemia, la mayoría de nuestro cuerpo docente estaba afrontando los mismos desafíos de adaptación al trabajo remoto, incorporando nuevas tecnologías en sus propios ámbitos laborales, pero también dentro de sus horas de docencia en la universidad. Era necesario apoyarlos y en este sentido el CAES jugó un papel fundamental, aportando soluciones a las dificultades que implicó la transición inmediata.

Liliana Jabif, Universidad ORT Uruguay
La coordinadora del CAES de Universidad ORT Uruguay, Liliana Jabif.

¿Cuál es la formación que el CAES le ha brindado últimamente a los docentes de ORT a raíz de la pandemia?

Diversos relevamientos realizados por el CAES en marzo de 2020 dieron cuenta de los desafíos a los que se enfrentaban los docentes: debían aprender nuevas herramientas digitales con el fin de potenciar el aprendizaje y sobre todo la interacción, tanto con los estudiantes como entre ellos, durante la clase en línea. Para que nuestros futuros profesionales pudieran, en estos nuevos contextos, desarrollar las competencias que luego aportarán a la sociedad, era necesario brindar soluciones a las dificultades que presentaba la educación en línea: la falta de socialización entre los estudiantes, el contacto con el docente a través de una cámara, las dificultades para desarrollar trabajos en equipo (pilar fundamental de la educación en ORT). En consecuencia, el CAES concentró sus esfuerzos, desde marzo de 2020, en desarrollar competencias relativas a la operativa digital (videoconferencias, plataformas, dispositivos educativos específicos) y a la formación pedagógica en la virtualidad: cursos y talleres sobre cómo planificar las clases virtuales, cómo lograr que sean dinámicas y cómo evaluar en la virtualidad. Además, se realizaron numerosas jornadas de intercambio entre docentes jóvenes y experimentados para compartir ideas y experiencias, entre muchas otras actividades.

¿Cuáles han sido los resultados de esta formación docente dentro de la universidad?

La dotación de nuevos recursos digitales, la reorganización de las formas de dictado de los cursos, los cambios en las formas de evaluación y en el apoyo pedagógico y técnico al profesorado, a través de la elaboración de guías didácticas, videos e inventarios de buenas prácticas, dieron como resultado que se les facilitara a los estudiantes y a los profesores su adaptación a esta nueva forma de enseñar y de aprender.

¿Qué planes tiene el CAES para 2021? ¿En qué áreas trabajará en pro de la formación docente?

Se continuará con actividades de formación permanente para los docentes con diferente nivel de complejidad y se utilizará una amplia gama de nuevas estrategias y dispositivos. También se realizarán observaciones de clases y asesoría a docentes. Se seguirá trabajando en la mejora de la página web, donde están a disposición valiosos recursos y repositorios para la práctica docente, que han sido generados, en muchos casos, por los propios profesores. Asimismo, se continuará con la elaboración de materiales (como guías y videos) y con un inventario de buenas prácticas inspiradoras para la docencia universitaria. También, ya están a disposición de los profesores, en la página del CAES, fichas prácticas para la docencia en línea, una manera sencilla de acceder a dispositivos de apoyo para hacer de las clases virtuales una nueva forma de aprender.

Aciertos en lo virtual a replicar

Es muy difícil replicar una clase presencial de forma virtual. Eso era lo que la arquitecta Leticia Di Fabio —docente de la Facultad de Arquitectura de la Universidad ORT Uruguay— tenía claro en marzo de 2020. “No sabía cuáles eran las técnicas para llevar adelante una clase virtual”, recuerda.

En ese sentido, el apoyo del CAES fue fundamental. Las nuevas dinámicas, herramientas tecnológicas y estrategias, como el uso de los breakout rooms o salas grupales en Zoom, le permitieron a la docente captar exitosamente la atención de sus estudiantes durante todo el curso. “El período de atención que tiene un estudiante de forma virtual es menor al que tiene presencialmente. Por eso el CAES nos dio lineamientos muy útiles de cómo presentar clases online”, explica Di Fabio.

Otra de las incógnitas que se plantearon al comienzo de la pandemia, en el área de la educación, fue el proceso de evaluación. Precisamente, la arquitecta cuenta que este asunto supuso una importante dificultad. Sin embargo, con el apoyo recibido en los cursos del CAES, logró encontrar estrategias que no solo fueron de gran utilidad en la virtualidad, sino que, además, buscará implementarlas cuando se retorne a la presencialidad por los excelentes resultados obtenidos.

Para Di Fabio, la necesidad de acudir a la virtualidad fue una oportunidad para reestructurar los cursos. “Como docentes tuvimos el desafío de que los estudiantes fueran quienes generaran el conocimientos por sí mismos, mientras que nosotros los guiábamos. Eso implicó una reestructura a partir de nuevas herramientas y estrategias que a futuro servirán, porque, sin lugar a dudas, es más fácil llevar elementos de la virtualidad a la presencialidad que al revés”, concluye.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados