EDUCACIÓN

Elecciones docentes, con bloques oficialistas y opositores y el debate por la LUC en el centro

Los candidatos son siete, pero los lemas son dos; y pese a que a algunos no les guste que se diga así, lo que hay es un ala oficialista y otra opositora apadrinada por el Pit-Cnt. 

Robert Silva. Foto: Estefanía Leal - Archivo El País
Robert Silva. Foto: Estefanía Leal - Archivo El País

El 30 de octubre son las elecciones docentes. Luego de que la ley de urgente consideración (LUC) eliminara la representación en Primaria, Secundaria y UTU, todos los esfuerzos están puestos en conseguir los dos cargos que siguen a disposición dentro del consejo de la ANEP.

Los candidatos son siete, pero los lemas son dos. A grandes rasgos, pese a que a algunos no les guste que se diga así, lo que hay es un ala oficialista (aunque pueda haber matices en cuanto a la gestión que está llevando el colorado Robert Silva al frente del gobierno de la educación) y otra opositora (apadrinada por el Pit-Cnt).

Los primeros se presentan con el lema “Participación y representación plural sin exclusiones”. El nombre es largo porque cada una de las patas de esta coalición puso una palabra. Son las listas 3, 4, 21 y 33.

La 3, de Silvio Previale, está fuertemente identificada con el Partido Nacional porque él fue tres veces edil por esta fuerza política, hasta 2005. En los últimas elecciones fue parte de la lista del exsenador Julio Lara, que apoyó la candidatura de Luis Lacalle Pou. Previale sostiene, sin embargo, que “en la 3 no hay sesgo político”.

De ganar, dice que trabajará por la profesionalización docente, lo que para él implica una elección de horas que no sea solo por un año -como se hace ahora-, llevándola a por lo menos dos o tres, como quiere hacer Silva. Sin embargo, su discurso no es netamente oficialista, y advierte que está dispuesto a luchar para que “no se recorten los cargos docentes y “no se pierdan puestos de trabajo”. En tanto, sobre la eliminación de la representación en Primaria, Secundaria y UTU, sostiene que prefiere “no dar opinión”, pues eso “fue lo acordado” entre las cuatro listas.

La 4 quizá pueda considerarse la más oficialista de todas, pues fue con la que Silva llegó a su cargo en el Codicen en la administración pasada, en tanto que quien la lidera, Oscar Pedroso, fue quien ocupó su lugar cuando pasó a ser el presidente. Es una agrupación claramente identificada con el Partido Colorado, pero Pedroso también sostiene que se trata de una lista “plural”.

Pedroso advierte que uno de los pilares de su propuesta está en “la participación de los docentes”, sin embargo prefiere no opinar tampoco sobre la caída de la representación de estos en los consejos de los desconcentrados, aunque sí es crítico con la pasada administración frenteamplista: “Quisieron llegar al 75% de los egresos, pero no pudieron. Hay que buscar otras opciones”.

Luego está la 21, del profesor Álvaro Guillén, de Florida. Todos la conocen como la lista de “los blancos del interior”, pero esto a su líder lo enoja un poco. “Acá no tenemos padrino político”, dice. Y agrega: “Estamos a favor de algunos aspectos de esta administración y en contra de otros. Hay cosas que no se están rumbeando bien, por ejemplo lo que tiene que ver con la autonomía. Si todo se politiza no vamos a salir adelante”. Él también prefiere no dar su opinión en cuanto a “si la LUC está bien o está mal”, pero sí devela que la 21 no está de acuerdo con la caída de la representación en los desconcentrados. Sí quiere, también, que la elección de horas sea por más de un año, al tiempo que si consigue el cargo espera luchar para que el salario de los directores no sea según la cantidad de estudiantes a cargo, pues cree que esto lleva a un “empobrecimiento del sistema”.

Por último, desde el bloque que en Fenapes llaman “la coalición multicolor de la educación”, está también la pata más izquierdista. Ese lugar está reservado para el profesor Fredy Amaro, que estuvo en el consejo de UTU en la pasada administración, cargo al que llegó, según el mismo define, tras “una alianza con Silva”, pero antes, de 2005 y 2010, tuvo un cargo de confianza.

Amaro también se niega a hablar de la LUC de forma genérica, pero sí se anima a decir que a su entender los desconcentrados deberían tener en sus direcciones una representación docente. “Sinceramente no creo que hayamos podido trancar algo”, especifica este profesor que, en caso de ganar, tiene la mira puesta en mejorar el funcionamiento de las instituciones del interior.

Del otro lado

“¡En defensa de la educación pública!”. Así, con signos de exclamación, es el otro lema. Y es el que está apadrinado por la Coordinadora de Sindicatos de la Enseñanza (CSEU) y el Pit-Cnt. Todos los candidatos, que son tres, dicen en este caso sí, y sin ningún tipo de tapujo, que están en contra de la LUC y de que se haya quitado la representación docente en las direcciones de los desconcentrados.

Luego está la lista 1. Su líder es Límber Santos, quien ha sido, en realidad, parte de la lista 27 de la Federación Uruguaya de Magisterio FUM). La 1 tiene apoyos de militantes de la Vertiente Artiguista, del PDC e independientes. También del expresidente de Primaria, Héctor Florit.

Las críticas que le hace Santos a la actual gestión son muchas, y van desde los 35 artículos de la LUC que el Pit-Cnt busca derogar y que tienen que ver con la educación, a una gran cantidad de denuncias, como “el intento de la ANEP de redireccionar el impuesto de Primaria para el rubro sueldo”, porque “esa plata tiene que ser utilizada en alimentación”, sostiene. También reclama llamar a las Asamblea Técnico Docente (ATD) para el primer semestre de 2022, “para discutir todo lo que se quiere cambiar: como ser lo curricular”.

Luego está la lista 11, que también en estas elecciones muchos relacionan con el Partido Comunista. Esto tiene que ver con que su principal candidato pertenece a este sector, del cual ha sido edil en dos oportunidades, de 2010 a 2020. Se trata de Julián Mazzoni, que también fue candidato a la intendencia de Lavalleja y que es profesor de matemáticas en Minas. Él advierte que el lema de la CSEU tiene que ver con que “la LUC ha eliminado la palabra pública del sistema”. Y explica: “Antes para ser parte del Codicen tenías que haber estado 10 años en la administración pública, y eso lo quitaron”.

Mazzoni está en contra, también, de la elección de horas por más de un año. “No se puede hacer esto hasta que tengamos cierta estabilidad. Se están eliminando cargos, así es imposible elegir por más de un año”. También está en contra de que la próxima elección de horas en Secundaria se haga de forma virtual, pues sostiene que esto “no da garantías a los docentes”.

En este punto, como en casi todos, están de acuerdo Santos, Mazzoni y también la tercera candidata, la de la lista 30, la maestra inspectora Daysi Iglesias. Sin embargo, es la única de los tres que prefiere mantener al margen de la conversación su orientación política. “Eso no importa, somos defensores de los docentes”, advierte. Sin embargo, muchos definen esta lista como de izquierda moderada, en comparación con las otras dos disponibles.

Más allá de los artículos de la LUC, Iglesias critica un montón de aspectos de esta administración: sostiene que el concurso de directores de Primaria se ha desarrollado como “un obstáculo, más que como una instancia formativa” y el cierre de algunos grupos en UTU.

Hoy el Codicen tiene un representante docente de cada uno de los bandos. Y los menos fanáticos advierten en que es muy probable que después del 30 todo siga igual.

Olivera: “El gobierno quiso hacer un circo y le crecieron los enanos”

José Olivera, expresidente y una de la figuras más representativa de la Fenapes, es el coordinador de la campaña del ala sindicalizada de los docentes. Para él, la manera en que la Corte Electoral organizó estos comicios no ha sido la más adecuada.

Olivera sostiene que el tiempo para la campaña ha sido poco, lo que “puede llevar a un alto volumen de votos en blanco”, y al mismo tiempo se quejó de que la instancia coincida con concursos y con la Asamblea Técnico Docente (ATD), a la que los maestros y profesores deberán prestarles atención en medio de los comicios.

Sin embargo, se mostró confiado, y dijo que la LUC ha molestado a muchos profesores, al igual que “la reducción sistemática de cargos y el intento de privatizarlo todo”. Además, sostuvo que la investigadora parlamentaria que indaga las faltas de docentes de Fenapes durante el pasado gobierno, “ha sido una agresión a los trabajadores”. Y agregó: “Quisieron hacer un circo y les crecieron los enanos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados