ESTADÍSTICAS

De cada 10 alumnos que se anotan en la educación terciaria, solo tres son hombres

De los inscriptos a la educación terciaria el 68% eran mujeres y el 32% hombres, concluyó un estudio de Secundaria.

Jóvenes mujeres estudiando en Montevideo. Foto: Archivo El País
Orientación. El bachillerato de Ciencias Biológicas, uno de los más feminizados, es el que aporta más inscriptos al nivel terciario. Foto: Archivo El País

Si se reeditara en versión 2019 la célebre frase de José Artigas, aquella de “sean los orientales tan ilustrados como valientes”, sería algo así: “Sean los hombres orientales tan ilustrados como las mujeres”. Ellas tienen mejores calificaciones en la escuela, sobreviven más al liceo y se inscriben más en la enseñanza terciaria.

En el bachillerato liceal están la mayoría de los futuros estudiantes universitarios, de formación docente o de carrera técnicas. Y entre esa masa de alumnos, la mayoría de los que asistirán a la educación terciaria cursa el plan reformulación 2006. Por eso Secundaria estudió cómo había avanzado aquellos que acabaron ese plan en 2017 y concluyó que de los inscriptos a la educación terciaria el 68% eran mujeres y el 32% hombres.

En la Universidad de la República ya venía notándose la diferencia desde el retorno de la democracia. Pero como el liceo está siendo selectivo -más de la mitad no lo termina en tiempo y forma-, y ellas son las que permanecen más, la brecha no hace más que agradarse.

No es solo eso: además de ser más las mujeres que egresan del bachillerato, las que luego se inscriben en la educación terciaria lo hacen en un porcentaje mayor a los hombres. Para decirlo en números: las que acabaron el liceo en 2017 fueron 6.365 y, de ellas, el 82% se anotó al siguiente nivel de enseñanza. Entre los hombres, en cambio, fueron 3.354 los bachilleres y, de ellos, el 73% se inscribió en educación terciaria.

Prueba de ellos es que la orientación de Ciencias Biológicas, una de las más feminizadas, es la que más inscriptos aporta al sistema terciario. El 86% de los graduados en esta orientación en 2017 se anotaron al año siguiente al nivel superior. Significa cinco veces más bachilleres que aquellos que cursaron el bachillerato artístico.

De hecho la orientación de Arte y Expresión es la que cosecha un menor porcentaje de egresados del liceo que luego se anotan en la enseñanza terciaria. Casi la mitad queda sin matricularse.

Solo en las carreras terciarias técnicas, esas que dependen de UTU, son más los hombres que entran que las mujeres. A la inversa, en formación docente es donde se nota más la feminización de la matrícula.

Pero el sexo no es la única variable en juego. La zona geográfica está haciendo la diferencia. En San José, por ejemplo, se inscibe en la educación superior el 86%. En Maldonado, en cambio, cae al 66%.

Secundaria publicará hoy su nueva edición del Monitor Liceal. Según supo El País, el informe confirma la tendencia a la baja de la repetición en la educación media. Este dato, sumado a un leve incremento de la culminación del bachillerato, podría empezar a equiparar la brecha de sexo.

Multiempleo

Aquello del “docente taxi”, ese que va de un liceo a otro, parece estar llegando a su fin. Pese a que Secundaria mantiene un régimen por asignaturas, en que el profesor da una materia de determinada carga horaria, empieza a crecer el porcentaje de docentes que trabaja en un solo centro educativo.

El 73% de los profesores dicta clases en un liceo. Pero, a su vez, el 57% tiene menos de 20 horas de clase en centros públicos. Eso quiere decir que algo más de la mitad de la plantilla de docentes tiene una sola unidad docente (menos de 20 horas) y en menos de dos liceos. Si bien este aspecto no está estudiado, podría ser uno de los causales de los magros salarios que perciben varios funcionarios.

En el extremo opuesto hay 25 docentes que dictan clases en seis o más liceos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)