Con los hijos

Mamá estimula: Los 10 mejores juegos para improvisar mientras hacemos ruta con niños

Claudia Guimaré nos propone algunos juegos para sortear airosos el momento en el que los pequeños preguntan "¿cuándo llegamos mamá?, ¿falta mucho?"

Sistema de Retención Infantil. Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

Quienes tenemos hijos pequeños sabemos que hacer ruta por varias horas puede ser algo un poco tortuoso ya que cuesta entretenerlos. No avanzamos ni un kilómetro cuando ya comenzamos a escuchar el tan repetido: ¿Cuándo llegamos mamá?, ¿falta mucho?

Pero hacer ruta puede ser, si le buscamos la vuelta, un momento de entretenimiento y hasta de aprendizaje, así como también de fomento de la creatividad y la observación.

Aquí te dejamos una lista con los juegos que más disfrutamos en nuestra familia para hacer en el auto, para echar mano en esos momentos en que se nos agotan las ideas. Y al final de la nota, un imprimible para jugar a nuestro favorito, el ¡bingo de viaje!

1. Fui a… y compré…

Un juego ideal para poner a prueba la memoria y el vocabulario de los más pequeños de la casa. El primer jugador comienza diciendo “fui a…” y agrega un lugar típico de compras (como ser el supermercado, la ferretería, la tienda de ropa, la heladería) “y compré…” y agrega un ítem que se pueda comprar allí. Por ejemplo: “fui al supermercado y compré manzanas” y el siguiente jugador, deberá continuar agregando cosas que se puedan comprar en dicho lugar. Pierde aquel al que no se le ocurra más nada o que diga un ítem que no se pueda comprar allí y entonces, otro jugador comenzará la ronda nuevamente, cambiando el negocio de turno. Ideal a partir de los 5 o 6 años o cuando en el jardín empiezan a trabajar los “negocios de cercanía”. 

2. “De la Habana ha venido un barco cargado de…”

Otra versión más sencilla de este juego, es el clásico “De la Habana ha venido un barco cargado de…” donde un jugador decide que cosas pueden ir en ese barco y los demás jugadores irán diciendo objetos con esa peculiaridad (no necesariamente en locales de compra, con lo cual las opciones son mucho más amplias). Por ejemplo cargado de frutas, de juguetes, de ropa, de objetos de un color concreto y así una infinidad de cosas distintas que se nos ocurran y quien mencione una que no esté dentro de esa categoría pierde.

3. La palabra interminable

Pensado para los niños más pequeños, este juego les divertirá y además de ayudarles a practicar vocabulario, les enseñará a distinguir los sonidos de las sílabas. Consiste en ir encadenando palabras empezando con la última sílaba de la palabra anterior. Por ejemplo, si el primer jugador dice palabra es “so-pa”, el siguiente dirá algo que empiece por “pa”, como “pa-la”, y así sucesivamente: sopa, patata, taza, zapato, tomate, tetera etc. Pierde el primer jugador que se quede sin nada que decir. A partir de 5 años.

4. ¿Quién soy?

Cada jugador piensa un personaje de una película infantil o dibujo animado y los demás deberán hacerle distintas preguntas hasta descubrir de quién se trata. Se puede fijar un tiempo máximo para adivinarlo o un número máximo de preguntas. También se pueden utilizar miembros de la familia para hacerlo aún más gracioso.

Otra versión de este mismo juego consiste en que un jugador le asigne al otro un personaje y sea él quien deba adivinar quién es o bien también, en lugar de personajes de dibujos animados, se puede incluir animales u objetos.

5. Afortunadamente, desafortunadamente

Sencillo pero muy gracioso, en este juego las reglas son muy fáciles y se puede jugar con un número infinito de jugadores. El objetivo es transformar una situación feliz en una situación desafortunada. Una persona empieza diciendo 'Afortunadamente' y añade una afirmación positiva. El siguiente tendrá que continuar con 'desafortunadamente' y terminar la oración con algo negativo. Por ejemplo: 'Afortunadamente, este es mi primer viaje en la ruta, desafortunadamente tengo mucha sed” y el siguiente dirá “afortunadamente cuando tengo mucha sed, mamá siempre me da agua para refrescarme” y así sucesivamente. Si todos los participantes son imaginativos y hablan sobre el mismo tema, las afirmaciones y situaciones hechas por unos y otros van a dar lugar a muchas risas.

6. Cuento encadenado

Se trata de comenzar un cuento inventado y dejar que los niños continúen por turnos inventando el resto mientras la consigna es ver quién inventa el pasaje más divertido o disparatado. Los adultos pueden incluir a los niños como personajes protagonistas para para mantener su atención y hacerlo más divertido y personal y ni que hablar si permitimos que los personajes tengan súper poderes e interactúen entre sí a partir de los mismos.

7. Un limón dos limones medio limón

Este es un juego sencillísimo donde lo que cuenta es la rapidez y la atención. A cada jugador se le asigna un número de limones (el primero será “1 limón”, el segundo “dos limones” y así). Comienza el primer jugador y deberá decir su nombre en el juego (“1 limón”), luego “medio limón” y luego, nombrar a otro jugador por su nombre de juego.

Por ejemplo, “3 limones”. El aludido, 3 limones, deberá contestar rápidamente con la misma lógica: primero su nombre en el juego, luego medio limón y luego, nombrar a otro jugador, por ejemplo: 3 limones, medio limón, 2 limones. Y así sucesivamente hasta que alguien pierde y queda fuera de la ronda. Parece imposible perderse pero al ser como un trabalenguas, sucede todo el tiempo.

8. Bingo de viaje

Este juego no requiere de más de un jugador, por lo que lo hace ideal aun si viajamos con un solo niño y para cuando los adultos necesitamos un poquito de silencio; pero sí necesita que llevemos la hoja impresa (1 por participante) así que más abajo les dejamos el link para que se lo descarguen.

Se trata del “bingo de viaje” en el que como verán en el imprimible, se trata de ir tachando con marcador en la hoja, todos los elementos que vamos viendo en la ruta como animales específicos, señales de tránsito, medios de transporte de determinado tipo o color etc. Se puede jugar de a uno o más jugadores por lo que les dejamos varias plantillas de imágenes para imprimir haciendo click aquí: 

bingo de viaje
Bingo de viaje, una creación de Mama Estimula

9. Tutti Frutti hablado

Podemos implementar una versión simplificada de este clásico, con un mínimo de dos jugadores, en la que a diferencia de la versión original en papel un jugador elige una letra y el otro una categoría.

Por ejemplo “C” y “animales”. A partir de allí deberán ir diciendo rápido uno por vez, un animal que comience con C hasta que uno de los dos pierda y cuando eso suceda, se comienza con una nueva serie intercambiando los papeles (quien eligió la letra antes, ahora elige la categoría y viceversa). No pueden repetirse categorías ni letras.

10. Ajá, para nada

Por último, y para no quedarnos afuera, les dejamos un juego ideal para jugar entre adultos. Es muy divertido e ingenioso y pondrá a prueba tu vocabulario y habilidad con las palabras.

Requiere de al menos 4 participantes para que formen 2 grupos de más de 1 persona cada uno ya que al igual que en el “Dígalo con mímica”, un equipo asigna a un participante del equipo contrario una palabra que el resto de su equipo deberá descubrir. Pero para hacerlo, el participante deberá dar pistas que solo pueden ser palabras que contengan únicamente la vocal A. 

Por ejemplo, “dama baja” podría ser “niña” etc. Cuando el o los demás miembros de su equipo tiren posibles respuestas, sólo deberá responder “ajá” si adivinaron o “para nada” y seguir jugando. Es ideal fijar un período de tiempo máximo para cada ronda de juego. Se puede agregar “prendas” a quienes van perdiendo para hacerlo aún más entretenido.

conocé a nuestra columnista
Claudia Guimaré
Claudia Guimaré
La socióloga uruguaya y especialista en marketing y comunicación es la fundadora de Mamá estimula. En el grupo que administra desde Argentina, comparte materiales educativos y soluciones para padres.

Conocé cómo Mamá Estimula puede auxiliarte en la crianza de tus hijos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados