Realeza

Impactante: El médico de Lady Di recordó los últimos instantes de la princesa con vida

El médico que la trató luego del accidente que costó la vida de la princesa de Gales en París, rompió el silencio y reveló detalles de esa trágica noche.

Lady Di, Diana, princesa de Gales
Lady Di. Foto: Archivo El País

A pocos días de que los príncipes William y Harry inauguren una estatua de su madre en los jardines del Palacio de Kensington en Londres, MonSef Dahman, el cirujano que recibió a Diana de Gales en la sala de urgencias de París tras su accidente en 1997, habló sobre lo que se hizo por salvar la vida de la princesa.

En una entrevista que Dahman concedió al tabloide sensacionalista británico Daily Mail, el médico aseguró: "Luchamos duro, lo intentamos mucho, realmente muchísimo".

El 31 de agosto de 1997, la princesa Diana iba a bordo de un coche junto a su pareja de entonces, Dodi Al Fayed, cuando sufrió un accidente en el Puente del Alma, en la capital francesa. Era verano en el hemisferio norte, por lo que la ciudad no tenía su ebullición tradicional: “No me tomé vacaciones ese verano por la sencilla razón de que mi esposa estaba embarazada de mi hijo”, explicó al rotativo el médico que trabajaba en el hospital Pitié-Salpêtrière.

El accidente ocurrió a las 0:23 horas, sin embargo el cirujano recordó que le notificaron que una mujer joven fue ingresada en su guardia a las 02:06 horas. La mujer, que resultó ser Diana, fue atendida en el lugar del accidente y mientras era trasladada sufrió un paro cardiaco.

Lady Di y el príncipe Carlos en su boda. Foto: Archivo diana de gales

Dahman explicó que recibió el llamado de un médico muy importante a la sala de urgencias mientras descansaba: "La organización del hospital Pitié-Salpêtrière era muy jerárquica. Entonces, cuando recibías una llamada de un colega de alto nivel, eso significaba que el caso era particularmente serio", indicó. Cuando llegó a urgencias le comunicaron que estaba ante la princesa de Gales, Lady Di: "Para cualquier médico, cualquier cirujano, es de gran importancia enfrentarse a una mujer tan joven que se encuentra en esta condición. Pero, por supuesto, más aún si es una princesa", confesó el médico.

Diana se encontraba en estado muy grave, con hemorragias internas que no cedieron a pesar que que le colocaron un drenaje y le realizaron numerosas transfusiones. La pérdida de la sangre provocó que solo nueve minutos después de ser ingresada en el hospital, a las 02:15 horas, volvió a sufrir un paro cardiaco.

Mientras era reanimada, los médicos decidieron operarla: emergencia, decidieron realizarle el procedimiento quirúrgico. "Fue verdaderamente excepcional. Hice este procedimiento para permitirle respirar. Su corazón no podía funcionar correctamente porque le faltaba sangre", recordó el médico.La situación empeoraba conforme pasaban los minutos y el corazón de la ex esposa del príncipe Carlos necesitaba un milagro.

La familia real británica a principio de los 90, antes del divorcio de Carlos y Diana. Foto: Archivo
La familia real británica a principio de los 90, antes del divorcio de Carlos y Diana. Foto: Archivo

Alain Pavie, considerado el mejor cirujano cardíaco de Francia, fue convocado al hospital y decidió operar. Un desgarro en la vena pulmonar superior izquierda, en el punto de contacto con el corazón era la principal fuente de hemorragia en el cuerpo de Diana. Sin embargo, aunque el especialista logró suturar el desgarro, el corazón de la princesa no respondió.

"Probamos descargas eléctricas, varias veces y, como había hecho en la sala de emergencias, masaje cardíaco. El profesor Riou le había administrado adrenalina. Pero no pudimos hacer que su corazón volviera a latir", recordó el cirujano.

“Hicimos todo lo posible por esta joven", confesó, a las 4:00 horas, el equipo del cardiólogo Pavie marcó la muerte de la vida de la princesa de Gales.

Después.

Luego de lidiar con la situación médica, MonSef Dahman, tuvo que enfrentar el escrutinio de la prensa que quiso infiltrarse en los pasillos del hospital.

El cirujano, que ahora trabaja en un hospital de la costa francesa, contó que un evento que lo marcó fue que alguien quiso comprar sus suecos de trabajo porque estaban “manchados con sangre azul”. Pero él se negó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error