Publicidad

CON LOS HIJOS

Verano, agua y niños: insistir en la prevención de ahogamientos ayudará a que no hayan accidentes

La pediatra de cabecera de Eme, Alicia Fernández, insiste una vez más en la importancia de los cuidados a la hora de jugar en el agua con los más pequeños

Compartir esta noticia
Niños playa
Niña en la orilla del mar
Foto: Archivo

Teniendo en cuenta la cifras de fallecimientos de niños menores de 5 años por ahogamiento de los pasados veranos, en esta columna me veo obligada por mi rol de pediatra, y sobre todo porque es un evento totalmente prevenible, a referirme nuevamente a este tema.

Los padres, cuidadores y responsables de niños deben recordar que el ahogamiento es la primera causa de muerte por lesiones no intencionales en el grupo de 1 a 4 años y los números que referimos al inicio confirman esta cifra lamentablemente. Pese a las recomendaciones reiteradas sobre la seguridad en los diferentes espejos de agua, en casa y fuera de ella, estos tristes eventos continúan sucediendo.

En el caso de los niños, el principal factor de riesgo es la falta de supervisión adecuada de un adulto mientras que se encuentran jugando cerca o en el agua, recordándoles que en ningún momento pueden perderlos de vista. Siempre deben tener a la vista, atentos a ellos y a una distancia no mayor a la de un brazo de alcance si están dentro del agua.

Una vez más, recordamos que los dispositivos de flotación dan una falsa sensación de seguridad que pone en riesgo a los menores, y que aun siendo chalecos salvavidas de tamaño adecuado y certificados, no quitan la responsabilidad del adulto que los tiene a cargo, aun cuando sepan flotar o nadar.


¿Cómo prevenir?

Las estrategias de prevención son simples, claras y debemos tenerlas siempre presentes, reiterando una y mil veces que el ahogamiento es prevenible y que somos los adultos los responsables de evitar que sucedan

• Vigilar a los menores en todo momento mientras que están cerca del agua o en ella, aun cuando sepan nadar.

• Elegir siempre lugares seguros, bien señalizados y con guardavidas.

• Evitar bañarse en ríos, lagunas y bajo cascadas; puede haber corrientes internas, algas y otras plantas acuáticas que pueden representar un peligro.

• Las canteras son lugares prohibidos para el baño.

• Los menores nunca deben ingresar ni estar en el agua sin supervisión

• Siempre se debe conocer la profundidad del lugar y las características del fondo, antes de realizar una zambullida.

• Se debe jugar o nadar lejos de los desagües de las piscinas o de hidromasajes, pues se pueden producir lesiones por succión o atrapamiento de determinadas partes del cuerpo como el pelo.

• En la piscina deben tener cuidado con los resbalones y las zambullidas, hay que explicarles que no corran alrededor de las mismas

• Los niños no deben quedar solos en las bañeras, latones o jugando con baldes que contengan agua, recordar que los pequeños que aún no tienen estabilidad pueden ahogarse en pocos centímetros cúbicos de agua o caer en un balde con agua y no tener la capacidad de poder salir del mismo

Es fundamental conocer la cadena de supervivencia y las medidas básicas de reanimación, prevenir es lo primero, pero es caso que suceda un ahogamiento debemos saber cómo actuar mientras que solicitamos ayuda, porque podemos no solo salvar una vida, sino evitar las secuelas.

Disfrutemos del verano con responsabilidad, que no tengamos que lamentar víctimas, respetando las recomendaciones no solo en referencia al agua, sino a los cuidados del sol y por supuesto las de prevención de la siniestralidad vial como ocupantes de vehículos y peatones.

CONOCÉ A NUESTRA COLUMNISTA

Alicia Fernández

Alicia Fernández. Foto: El País

Médica pediatra. Especialista en cuidados intensivos de niños, jefe del servicio de pediatría y del CTI de la Asociación Española. Docente universitaria.

Podés seguir a nuestra pediatra de cabecera en Twitter como @AliFernandezUY

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Alicia Fernándezcon los hijos

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad