INFORME

El mercado de nutrición deportiva derriba tabúes y duplica su tamaño

Una mayor actividad física acercó a los deportistas amateur a los productos; la importación trepó de US$ 8,3 millones a US$ 17,2 millones en cinco años, con ventas en tiendas físicas y online.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tendencia. Los deportistas amateur se animan cada vez más a probar los productos. (Foto: Ariel Colmegna

Tras una tarde en el gimnasio, Juan llega a su casa y se prepara un batido de proteínas. No busca competir ni transformarse en un profesional del deporte, sino recuperar las energías perdidas en la actividad física. En los últimos años, otros deportistas amateur como él han derribado tabúes y se acercaron a los alimentos nutricionales para deportistas, como parte de una mayor concientización sobre la vida saludable.

La demanda de esta categoría se vio impulsada por una mayor comprensión de los beneficios que la nutrición deportiva ofrece para aumentar la masa muscular, quemar grasa, ayudar a la recuperación del cuerpo y promover mayores niveles de energía. El crecimiento de la venta medida en valor fue de 6% en el mercado uruguayo en 2016 con respecto al año anterior, según un informe de la consultora Euromonitor.

De hecho, los datos del instituto Uruguay XXI muestran que la importación de productos de nutrición deportiva (concentrados de proteínas, bebidas isotónicas y cereales) casi se duplicó en los últimos cinco años, de US$ 8,2 millones en 2010 a unos US$ 17,3 millones en 2015.

Estos números impactan en varias empresas, desde laboratorios, importadores y puntos de venta que han visto crecer sus negocios entre un 10% y un 30%, según las consultas realizadas por El Empresario.

Laboratorio Sylab fue el primero en producir alimentos nutricionales para deportistas del país y crece a un ritmo anual que varía entre 20% y 30%, según indicó su director, Sergio Sgarbi.

La empresa, que de acuerdo a los datos de Euromonitor posee un 46% del negocio en Uruguay, construyó su planta elaboradora en 2007. Está presente en el mercado desde el 2000 con importación de suplementos alimentarios para el deporte, pero volvió a invertir en 2013. Fueron unos US$ 500.000 para inaugurar la segunda planta con tecnología de última generación, que cuadriplicó la capacidad productiva. «Incluimos salas de producción con flujo laminar que genera un ambiente exento de contaminación, al estilo de fármacos, pero fabricando alimentos», puntualizó el ejecutivo.

La compañía tiene un portafolio de 20 ítems, comercializa un 80% a través de farmacias y reparte el negocio entre nutrición deportiva (70%) y nutrición clínica (30%). Para elaborar sus productos generó sus propias fórmulas e importa la materia prima de países como EE.UU., Holanda, Alemania, Argentina y Brasil.

Laboratorio Cibeles, tradicionalmente ligado al área veterinaria y agroquímica, incursionó en este rubro en 2007 con producción propia. Desde entonces ha duplicado la venta principalmente en base a deportistas amateur que se concientizaron, indicó su gerente de marketing, Ana Díaz.

Esta veta de negocio también la vio Facundo Sansone, estudiante de ingeniería química y deportista. Tras especializarse en nutrición, en 2012 creó Gold Nutrition, marca que crece a un ritmo anual de 10%, aseguró. Importa la materia prima y terceriza la producción a un laboratorio nacional. A diferencia de otros jugadores del mercado, Sansone decidió concentrarse solo en productos en base a proteínas (en tres sabores) que vende mayormente en tiendas especializadas. «Nuestros precios oscilan entre $ 1.500 y $ 4.500. Lo que más vendemos es la proteína concentrada de 908 gramos (a $ 1.500). El año pasado vendimos cinco toneladas de proteínas», graficó.

En tanto, Natural Life —segundo jugador del mercado con un 7% del total, según Euromonitor— basa su negocio en la importación. La empresa, que declinó hacer declaraciones, ofrece productos de origen estadounidense.

Alimentos, no fármacos

Para comenzar con el negocio en el 2000, Sgarbi creó junto a un socio su propio canal de venta: una farmacia. «Las restantes no aceptaban el producto, decían que no los iban a poder vender porque la gente no los conocía», ilustró el principal de Sylab. Pasaron 16 años y, aunque existe más conocimiento, una gran parte de la población no sabe de qué se trata o los confunde con fármacos, reconoció. «A diferencia de esos, los suplementos solo contienen componentes alimenticios, nutricionales, para cubrir la necesidad de nutrientes de un deportista. No tienen contraindicaciones ni efectos secundarios. Se cree que son productos que producen doping en el deporte, que hacen mal, pero no es así», aclaró.

Informar es clave para el rubro, dijo Díaz, de Cibeles. «Trabajamos todo el tiempo para que se entienda cómo funcionan los alimentos. Damos charlas en instituciones deportivas, farmacias y en instituciones de salud para médicos».

El surgimiento de locales especializados en la venta de alimentos nutricionales para deportistas ayudó a disipar dudas. A tal punto, que Sansone decidió comercializar la gran mayoría de sus productos por ese canal, «porque la gente aún no está informada y ahí la asesoran».

Una de las más antiguas es Sport Nutrition, que data de 2000 y es la evolución de la farmacia creada por Sgarbi (quien vendió su parte en 2008). Con un crecimiento de un 25% anual, en 2011 hizo su desembarco en Montevideo Shopping, en 2012 en Tres Cruces Shopping y ese mismo año abrió el negocio a franquicias. «La primera fue en Punta del Este. Tenemos una en Pando, Salto y la más reciente en Montevideo, dentro de una clínica», enumeró Oscar Machado, socio de la empresa.

El ejecutivo indicó que 2012 fue el real despegue. «Antes era algo under, para fierreros, aquellos que hacen pesas. A partir de ahí la gente comenzó a tomar conciencia», dijo. Dos tercios de su negocio son productos locales.

El formato de venta ya llegó incluso a Internet. Hace cinco años, los hermanos Vidal (Manuel e Ignacio) decidieron aprovechar el negocio familiar, una farmacia, para incursionar en el mercado y crearon Suplementos.com.uy.

El negocio comenzó a despegar en 2014 y de los $ 40.000 que facturaba al inicio pasó a cerca de $ 1 millón, reveló Manuel. Como consecuencia, hace seis meses abrieron una tienda física que emparejó las ventas online y offline, con un 30% del negocio concentrado en el Interior.

Proteína estrella

Dentro de las variedades de productos, la estrella es el polvo de proteína, cuya función es aumentar la masa muscular. Según Euromonitor, en lo que va de 2016 hubo ventas por $ 27 millones con una participación de 74% en el total de la categoría.

Este producto es tan importante que en el Laboratorio el Sylab, el batido proteico Sylab Whey Protein, representa un 30% de las ventas totales (que están compuestas por 20 ítems diferentes), según informó Sgarbi. Hay de 400 gramos ($ 481) y 800 gramos ?($ 842). En Laboratorio Cibeles ocurre algo similar: «El PWP Power Whey Protein Isolate, un suplemento proteico para deportistas, representa la mayoría de las ventas», indicó Díaz.

Esta característica se ve reflejada en las casas de ventas. En Sport Nutrition, un 50% de las ventas corresponden a Whey Protein, mientras que en suplementos.com.uy llega a 80% de las ventas. Los principales consumidores de estas tiendas son hombres, pero las mujeres también empiezan a acercarse.

Proteínas mandan entre los alimentos nutricionales

En Laboratorio Sylab Sylab Whey Protein, un batido proteico representa un 30% de las ventas totales, reveló su director Sergio Sgarbi. Hay de 400 gramos ($ 481) y 800 gramos ($ 842). Esa realidad se replica en Laboratorio Cibeles. «El PWP Power Whey Protein Isolate, un suplemento proteico para deportistas representa la mayoría de las ventas», indicó Ana Díaz, gerente de marketing.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados