LIDERAZGO

Un camino de cuatro pasos para alcanzar los objetivos

Conectar consigo mismo y tener foco son claves para conquistar logros

Planificación. Diseñar una hoja de ruta para lograr los objetivos es esencial. (Foto: Shutterstock)
Planificación. Diseñar una hoja de ruta para lograr los objetivos es esencial. (Foto: Shutterstock)

Nuestra primera sesión de coaching del año con María giró en torno a sus metas para el 2020. «Necesito avanzar con objetivos que traigo desde hace mucho. Arranco con todo y al tiempo pierdo la motivación… no hago nada con esas cosas que son tan importantes para mí» comentó.

María ocupa un puesto de mucha responsabilidad con más de 150 personas a cargo en una compañía multinacional.

«¿Qué es lo verdaderamente importante para ti?», le pregunté. Minutos más tarde llegaría la respuesta. «Con mi equipo tengo una relación inmejorable y juntos cumplimos sistemáticamente con lo que se espera de la filial. Hacemos todo para que las cosas sucedan, pero cuando estoy a solas con mis objetivos… no pasa lo mismo», explicó. «Mis exámenes médicos no son los mejores; quiero hacer deporte, bajar de peso, controlar mi estrés, evaluar emigrar a la filial en Asia, algo que me retará profesionalmente. ¡Siento que necesito ocuparme de mis cosas, pero no encuentro el espacio y no doy los pasos necesarios! Me siento frustrada», sentenció.

«Por dónde quieres empezar hoy», le consulté. «No sé», fue su respuesta.

La historia de María refleja cómo en un mundo exigente y sobre informado como el que vivimos, con redes sociales que muestran la espectacular y exitosa vida de los demás, nos cuesta conectar con lo que es verdaderamente importante para nosotros. Esa falta de conexión con nuestro ser nos lleva a no escucharnos y ser ignorantes de nuestros propios deseos y por ende de nuestros objetivos.

Tener deseos no es tener objetivos.

Existe un objetivo cuando se puede declarar, formular, darle sentido y hacer lo necesario para conseguirlo.

Comparto una herramienta de cuatro pasos, que creé hace algunos años, que, sumada a un proceso de coaching, acompaña a la persona a conseguir lo que desea: primero, «Conectar», luego «Diseñar», para entonces «Enfocar» y finalmente «Accionar». ¿Es un método efectivo? Dependerá de cada uno.

1. Conecta contigo, tus deseos, tu intuición y tu esencia. Comienza a hacerte preguntas y escucha las respuestas. Confía. Tienes que estar atento a los mensajes que llegan de muchas maneras. La meditación y la contemplación son excelentes aliados para estar en estado de consciencia.

2. Diseña tus objetivos. Puedes usar la metodología Smarter (ver recuadro). Genera un plan de acción detallado y con la mente bien abierta para poder introducir los cambios que sean necesarios. Será clave para los dos pasos siguientes.

3. Enfoca. No te distraigas. Presta atención a los detalles. Toma contacto con lo que sucede día a día. Detecta los avances, celebra y vuelve a enfocar.

4. Acciona. Sin acción no hay cambios. Cuida tus pensamientos. Estos generan emociones y desde ahí accionas o te paralizas. Ten presente tu diseño.

Los objetivos nos marcan a donde queremos llegar. No diseñarlos es como tomar un taxi sin indicarle al conductor a donde queremos ir.

Siete claves para diseñar metas más inteligentes

El acrónimo en inglés «Smart» refiere a los atributos del objetivo «inteligente». Con el tiempo, algunos autores agregaron la «E» y la «R», formando la palabra «Smarter» («más inteligente»).

Específico. Sé claro y preciso para evitar la doble interpretación.

Medible. Lo que no se mide, no se ve. ¿Cómo te darás cuenta de que lo conseguiste? Puedes usar cifras, porcentajes, sensaciones, etcétera.

Alcanzable. ¿Es realista? Mira tu objetivo en perspectiva y analiza su situación actual y la deseada.

Relevante. ¡Que valga la pena! ¡Que sea retador! ¿Estás dispuesto a invertir horas de sueño, dinero y energía?

Temporal. Fija una fecha de vencimiento. Sin fecha no hay prisa y sin esto no hay acción.

Ecológico. Deben estar alineados a tus valores y a lo que te importa cuidar. Ten presente los «innegociables» para ti y de qué manera podría afectar a otros.

Recompensa. Deberá ser tan atractiva, que no te importe ir por lo que deseas e invertir lo que sea necesario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados