NEGOCIOS

Argentinos fabricaron un mate de cannabidiol que se volvió furor en EE.UU.

La marca Milonga es una mezcla de CBD y yerba orgánica

Atassi. Samer y su hijo Shadi desarrollaron este mate con CBD.
Atassi. Samer y su hijo Shadi desarrollaron este mate con CBD. (La Nación / GDA)

Café, , golosinas para perro, galletitas, cerveza. En EE.UU. los productos con cannabidiol, el químico no psicoactivo que se encuentra en las plantas de marihuana, comúnmente conocido por las siglas CBD, es un mercado incipiente, explosivo y legal.

Samer Atassi (53) nació en Siria. Cuando tenía un año, desembarcó en Buenos Aires, donde se crió, pasó su adolescencia y forjó su identidad. Al terminar el secundario, se fue a EE.UU. (donde vive hasta hoy) a cursar la universidad. Shadi, su hijo, nació en EE.UU., aunque habla perfecto español. Es futbolista profesional y el destino lo llevó a vivir en Argentina, donde jugó para Boca Juniors. Vivía en una pensión en Lomas de Zamora con chicos del interior, y allí se enamoró del mate.

Hoy, padre e hijo, el primero consumidor de productos con CBD y el segundo, matero «fanático y obsesivo» como se define, pensaron desde EE.UU. unir ambos productos. Así nació Milonga, el mate con CBD elaborado en un laboratorio americano en hornos de alta temperatura.
La respuesta del mercado los dejó en shock. A dos semanas de tener listo el producto, se agotó la producción de 200 paquetes, y los impulsó a hacer una primera tirada de 1.500 unidades, equivalente a unos 600 kilos. Hoy, un mes después, hacen una segunda producción.

En su página web, empezaron a recibir pedidos de clientes en estados como Iowa, Pennsylvania, Georgia, Nuevo México, Nueva York, Indiana, Colorado, California. También de otros países, como Uruguay, Costa Rica, Holanda, Nueva Zelanda o México. En EE.UU. ya tienen la marca registrada y están en proceso de hacerlo en otros países.

Recibieron una primera orden de 50 bolsas a Costa Rica para testear el mercado y están avanzados en una exportación a México. En Argentina, la importación de productos con CBD está prohibida. Pero sobre todo los sorprendió la demanda desde algunos estados norteamericanos, con clientes de nombre anglosajón. Por eso, en su web agregaron un campo en el formulario de compra donde preguntan cómo llegaron a la firma. No han hecho publicidad hasta ahora, excepto posts en redes sociales. Pensaron que los primeros clientes serían solo latinos, pero se equivocaron.

El paquete con 300 miligramos de CBD cuesta US$ 19,75

«Los argentinos o uruguayos que toman mate no suelen tener idea de los beneficios del CBD. Por el contrario, los americanos que sí consumen CBD no conocen el mate. Nosotros queremos unir los dos mundos, y enseñar a tomar mate. Además, las hojas son orgánicas y eso acá les llama la atención, creemos que tiene muchísimo futuro», cuenta Samer Atassi.

El paquete de 350 gramos de yerba con 300 miligramos de CBD lo venden a US$ 19,75. Para que se autorice su venta, el CBD debe tener menos del 0,3% de THC, el ingrediente de la planta responsable de los efectos psicoactivos. Hoy la comercialización de productos con CBD está abierta para cremas o aceites, y es por ahora más restrictivo para alimentos. Cada estado de EE.UU. es libre de regular su venta, aunque está aprobada en la mayoría de ellos. Un estudio de Grand View Research muestra que el mercado del CBD tiene previsto un crecimiento anual en EE.UU. del 22% anual entre 2019 y 2025. Los Atassi saben que ingresan a un mercado nuevo con un producto nuevo.

«Comparado con una yerba tradicional es cara, pero con un producto con 300 mg de CBD está regalado. Si comparás acá cualquier ítem de consumo, su equivalente con CBD es de cinco a seis veces más caro. Cuando muestro mi producto no entienden cómo vendemos 300 mg de CBD por ese precio», dice Samer.

Demanda. A dos semanas de lanzar el producto, se agotó la prirmera partida de 200 paquetes, por lo que luego subieron a 1.500 unidades.
Demanda. A dos semanas de lanzar el producto, se agotó la prirmera partida de 200 paquetes, por lo que luego subieron a 1.500 unidades.

Bombillas y mates llegarán desde Uruguay

«Somos la primera compañía que mezcla el CBD con yerba orgánica. Elegimos traer yerba de Santa Catarina, Brasil, con certificados orgánicos y en Oregon se hace la mezcla», dice Atassi hijo.
«El americano no tiene mate ni bombilla. Típicamente ellos usan el french press (la prensa francesa, el método de las cafeteras Bodum)», cuentan. Para imponer el consumo de su producto, los Atassi importaron mates y bombillas desde la Argentina y están esperan un cargamento que les llegará desde Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados