VIAJES

La posibilidad de viaje por el tiempo en año nuevo

Las Islas Diómedes y el archipélago de Samoa estarán entre los primeros y los últimos lugares del mundo en recibir el 2020. El primer amanecer del año será, en tanto, en la República de Kiribati.

Año nuevo en  las Islas Diómedes y el archipélago de Samoa
Año nuevo en las Islas Diómedes y el archipélago de Samoa

Aquellos que no ven la hora de dejar atrás el 2019 deseando hacer borrón y cuenta nueva en 2020 con esperanza de mejor fortuna, puede que hayan elegido pasar sus vacaciones en las playas del Archipiélago de Samoa, un conjunto de islas en pleno océano Pacífico de cultura polinésica e idioma bilingüe (inglés y samoano). Paradójicamente, los que tuvieron a la suerte de su lado en 2019 y quieren estirarlo para seguir disfrutándolo hasta el último minuto, también podrían haber elegido al Archipiélago de Samoa como destino.

La explicación es simple: la Línea Internacional del Cambio de Fecha las divide en dos grupos. Al Oeste de esta recta imaginaria, las islas de Upolu, Savai'i y otros siete islotes forman el Estado Independiente de Samoa, que al estar ahora en horario de verano utiliza el huso horario UTC+14, por lo que será de los primeros lugares del mundo en recibir el nuevo año.

Año nuevo en  las Islas Diómedes y el archipélago de Samoa

En cambio al Este de la línea y por lo tanto “un día antes” en materia de fecha, se ubica la Samoa Estadounidense (también conocida como Samoa Americana o Samoa Oriental), que con una población cercana a los 60 mil habitantes consiste en el territorio más meridional de EE.UU. Es uno de los 17 “territorios no autónomos” de este país, bajo supervisión del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas.

Quienes crecimos con Julio Verne tenemos a la Línea Internacional del Cambio de Fecha muy presente: fue la que posibilitó que el británico Phileas Fogg y su mayordomo Jean Passepartout (“Picaporte” en español) vencieran la apuesta de realizar una Vuelta al mundo en 80 días, pues al empezar su viaje desde el Oeste y trazar el itinerario en dirección Este, ganaron un día extra.

Islas Diómedes

La línea corre sobre el meridiano 180 grados (diametralmente opuesto al de Greenwich, desde donde se fijaban hasta pocas décadas atrás los husos horarios) y las inmediaciones del Círculo Polar Ártico presentan otro caso de islas vecinas que mantienen un día de diferencia: las dos Diómedes.

A la altura del Estrecho de Bering —ese tan mencionado en épocas estudiantiles por ser supuestamente desde donde vinieron de las primeras corrientes migratorias que poblaron América— la Línea del Cambio de Fecha separa a la Diómedes Mayor (isla Ratnámov, perteneciente a Rusia) de la Diómedes Menor (isla Krusenstern, de Estados Unidos).

Sin embargo el trecho de agua entre ellas apenas supera los 3 kilómetros y debido al frío en invierno (tienen mínimas de hasta -50ºC) se crea durante esta estación una capa de hielo sobre el mar, por lo que si se las atraviesa se puede realizar un auténtico “viaje en el tiempo”. Los exploradores que deseen visitarlas (ahora en diciembre la temperatura oscila entre -10ºC y -15ºC) se encontrarán con osos polares, morsas, cangrejos; también con una pequeña comunidad esquimal (unas 160 personas) que habita la región estadounidense. La parte rusa, en cambio, está casi deshabitada desde que sus habitantes fueron trasladados a Siberia, al comienzo de la Segunda Guerra Mundial.

Kiribati

La Línea del Cambio de Fecha no es una recta perfecta sino que presenta sus curvaturas, producto de decisiones gubernamentales de las distintas naciones del Pacífico en base a que es mejor organizativamente para su país.

El mayor desvío se produce a la altura del Ecuador, con la República de Kiribati, conjunto de 33 atolones de coral y una isla volcánica diseminados en un área de más de tres millones de kilómetros cuadrados (la superficie de Argentina aproximadamente). Al ser tan ancha la extensión coexisten en el país tres husos horarios (+12, +13 y +14), opción que tomaron para no tener que pasar la mayor parte del día viviendo en jornadas distintas, que sería sumamente complicado para la organización interna.

El UTC (siglas en inglés de Tiempo Coordinado Universal) +14 es el que se aplica en el área de Kiritimati (también conocida como Isla Navidad), el atolón más grande del mundo y primer lugar poblado del planeta en dar la vuelta al calendario cada año. Lo curioso es que está ubicado aproximadamente en la misma longitud de otros vecinos que aún están viviendo en el día anterior, como Hawai (EE.UU, UTC-10).

Samoa Independiente

Si bien este país entrará en el 2020 al mismo tiempo que Kiritimati pues al estar utilizando horario de verano coincide en el huso horario UTC +14, recordemos que al fin y al cabo se trata de decisiones político-administrativas.

La realidad geográfica es que Kiritimati se ubica unos 1.200 kilómetros al noreste de Apia, la capital de Samoa Independiente, razón por la cual aunque los relojes marquen lo mismo, allí el primer amanecer del 2020 se verá antes, por más que sea una diferencia de apenas segundos o instantes.

De hecho la Samoa Independiente recién pasó a formar parte del grupo de países más adelantados (en materia de fecha) el 29 de diciembre de 2011.

Año nuevo en  las Islas Diómedes y el archipélago de Samoa

Hasta ese momento todo el Archipiélago de Samoa se consideraba ubicado al Este de la línea (por lo tanto, de los últimos lugares del mundo en cambiar de día) y en todo el archipiélago se vivía simultáneamente en la misma fecha, con apenas diferencia de una hora (UTC-12 en la Independiente y UTC-11 en la Estadounidense).

Sin embargo el gobierno de Samoa Independiente decidió eliminar de sus calendarios al día 30 de diciembre de 2011, pasando así de ser uno de los últimos sitios del mundo en recibir el año nuevo, a convertirse en pionero. Lógicamente la causa supera la simple ansiedad por “vivir en el futuro”: al ser sus socios comerciales más importantes Nueva Zelanda (que lleva el UTC+13 ahora por horario de verano) y Australia (actualmente de UTC+11 a UTC+9) el cambio les permitió vivir en el mismo día, apenas unas horas desfasados. Anteriormente perdían un día en materia de transacciones comerciales, pues cuando en Samoa era viernes, en Nueva Zelanda era ya sábado, o cuando en Australia ya era lunes, allí aún era domingo; esto les hacía reducir la semana a cuatro días hábiles.

Samoa suena a destino exótico pero su nombre puede resultar familiar a los entusiastas del rugby, dado que su selección nacional suele integral las Copas Mundiales. Lo mismo sucede con las islas vecinas de Fiyi y Tonga, que al utilizar el UTC+13 también estarán en la lista de los primeros sitios en donde recibir el año nuevo. Las tres naciones coinciden en contar con playas de postal como mayor atractivo, pero además ofrecen al viajero la oportunidad de conocer diferentes culturas polinésicas, deleitarse con sus danzas tradicionales y apreciar una naturaleza que combina jungla tropical, arrecifes, cascadas, montañas y cráteres volcánicos.

Sin embargo quienes prefieran comenzar el año con los fuegos artificiales de una gran ciudad pueden hacerlo en el coqueto puerto Auckland, la mayor urbe de Nueva Zelanda, que también utiliza el UTC+13 ahora por estar aplicando su horario de verano. O si tienen algo de paciencia como para esperar dos horas, en la bahía frente a la Opera de Sydney (UTC +11) podrán disfrutar de uno de los espectáculos de luces más filmados y fotografiados del mundo, tan famoso como el de Nueva York y su caída de la bola en Times Square, pero con la ventaja de no tener que arroparse entre camperas, gorros y bufandas dado que en Australia ahora es pleno verano. De hecho durante la mañana del primero de enero podrían estar nadando en las cristalinas aguas de la playa Bondi, mientras en Uruguay recién estaríamos encendiendo la parrilla para la comida de fin de año.

* Creadora del blog de viajes y turismo www.hillstoheels.net

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)