Paulo Londra, el chico bueno del trap

Tiene 21 años. Desde que lanzó su tema Relax en 2017 se convirtió en el músico argentino más escuchado de Spotify. Ganó dos premios Gardel y ahora se prepara para presentar en vivo su primer disco, Homerun. 

Paulo Londra es el argentino más escuchado en Spotify
Paulo Londra es el argentino más escuchado en Spotify

"Qué será, qué será eso que huele tan bien, pero en realidad sabe mal y que me tiene desvelándome. Y tal vez tú me tendrías que avisar cuando ya no me quieres ver, porque yo acá sigo esperándote”. Las palabras salen apretadas, como si la boca no estuviese abriéndose lo suficiente, como una vibración. “Que mal por mí, que haga frío acá afuera y tú hoy no quieras salir. Pero tranqui, que el frío y la espera siempre fue costumbre pa' mí. Que mal por mí”. La voz gruesa de Paulo Londra, que más que cantar enuncia y que dice, en un ritmo monótono que rima que tal vez era solo para divertirse, que es un tonto que suele confundirse.

Paulo Londra lo tiene todo para ser una de las estrellas de la música del momento: unas letras pegadizas que suenan en los boliches, en las radios y en la calle, una voz ideal para cantar trap, el género que toma elementos del hip hop y los reconvierte, los acerca al reggaetón, el género que más viene creciendo en el último tiempo. Londra tiene 21 años, energía, ganas y un estilo propio en el que pareciera que nada le importara. Tiene carisma, Londra, cara de niño bueno que está descubriendo la vida y desfachatez.

Todo eso hace que este cordobés que empezó rapeando en las plazas de la ciudad con sus amigos (los de ahora, que son los de siempre) sea uno de los artistas latinoamericanos más exitosos del momento y el argentino más escuchado en Spotify.

Su canal de YouTube tiene más de 12 millones de suscriptores y su canción Tal vez, esa en la que dice ser un tonto que suele confundirse, fue reproducida más de 185 millones de veces solo en esa plataforma. Las redes, claro, han ayudado a su éxito pero ¿quién va a cuestionar a un chico de 21 años que canta lo que quiere, habla en cordobés y tiene más de seis millones de seguidores en Instagram que le declaran admiración, respeto y amor en cada posteo que hace?

El 23 de mayo Londra lanzó su primer disco, Homerun, que recorre 18 temas que hacen que el cordobés no sea un trapero más. Su música habla de amor, de desamor, de flow, de olvidos, de crecimiento, de extrañar, de errores, de dolor, de soledad, de agradecimiento, de familia, de amigos y de Dios. Hablan de todo las canciones de Londra, menos de lo que, en general, hablan las letras del trap: de la realidad de la calle, de violencia, de drogas y de sexo. “Mis letras me hicieron sobresalir en las batallas de rap”, dijo en una entrevista con la revista Billboard. “Traté de dejar la agresividad a un lado y ganar con otras cosas, ya sea sonido o fluidez. Algunas personas me criticaron, pero me gustaba hacer las cosas de manera diferente”. Por eso a Londra se lo reconoce como el niño bueno y políticamente correcto del trap.

En la plaza

La primera vez que se le pasó la música por la cabeza, Paulo Ezequiel Londra tenía diez años. Su hermana mayor lo hizo ver 8 Mile, la película sobre la historia de Eminem. Nunca había escuchado a ningún rapero, pero enseguida supo que quería ir por el mismo camino que el artista estadounidense.

“Quedé asombrado por cómo un blanco se hizo respetar en esa cultura, por ese minuto en el que tenía que demostrar todo. Tenía que afrontar una banda de situaciones. Yo quería ser como él”. Y ser como él era poder demostrar el poder de la palabra, de su palabra, en el tiempo que tuviese, frente a quien fuera.

Desde entonces empezó a ir con sus amigos a las competencias de freestyle que se hacían en las plazas de Córdoba y a los 15 años ya demostraba destreza para tirar palabras que rimaran con sentido, contestatarias y rápidas. “¿La entendiste? Te la respondo / con una rima te mando para el hondo / y sin ser un pirata / sino que mi flow es oro / el tuyo es de hojalata / ¿por fa me traen otro?”.

Londra ha dicho que nunca fue muy bueno para hablar, que era un chico más bien tranquilo, tímido. Pero que combinar palabras siempre le salió naturalmente, como una forma alternativa de comunicarse con los demás y con el mundo. Ahora, a pesar de la fama y de los fanáticos, de los discos y de las canciones, dice que le sigue costando hablar, que prefiere cantar, rimar, rapear.

Cuando terminó el liceo, decidió dedicarse de lleno a la música, así que con la ayuda de su amigo Alan Tejeda -que ahora lo acompaña como DJ en sus espectáculos- se decidió a mostrar lo que hacía y subió un tema a YouTube y a Spotify. El video de Relax, que publicó el 16 de enero de 2017, tiene más de 51 millones de reproducciones. “A ese tema lo quise hacer para mí y escucharlo yo, hacerlo por mí. Pero se lo mostré a Alan y me dijo que tenía que mostrarlo al mundo. Después no podía caer con todo lo que pasó con esa canción, todo me vino de arriba, del cielo y se generó algo que todavía no puedo creer”.

Fue gracias a esa canción que el emprendedor colombiano Kristo Salazar lo conoció y le pagó un pasaje a Medellín para que se fuera a grabar unos temas con el productor Ovy On The Drums (Daniel Echavarría Oviedo), que se transformó en su socio artístico. En febrero de 2018, los tres fundaron Big Ligas, su propio sello, y un mes más tarde lanzaron junto a Warner Colombia Te amo, junto al grupo Piso 21.

Ahora ya no es el niño que solo combina palabras con sus amigos. En 2018 lanzó la canción y el video Cuando te besé con Becky G, que se transformó en un punto de inflexión para su carrera. La canción se convirtió en la más escuchada de los rankings de Latinoamérica y se mantuvo arriba por mucho tiempo. Desde entonces, las competencias en las plazas dejaron de ser posibles, los seguidores empezaron a ser millones y caminar por la calles como un chico normal de 21 años empezó a ser difícil.

Aunque intenta mantener el perfil bajo, da pocas entrevistas y cuando habla parece nervioso, las palabras siguen siendo su instrumento; es consciente de que su vida ya no es como antes, de que tener un micrófono y millones de seguidores que lo escuchan es un privilegio y también un compromiso.

“Vi a una fanática que se tatuó mi nombre y no lo puedo creer, es algo muy loco. Pero si tengo que decirte rápidamente qué se siente, es satisfacción, alegría y responsabilidad también. Tengo que tener en cuenta que hay gente que me escucha”, contó en una entrevista.

Fanático tanto del básquetbol como de la música, cree que salir al escenario es como salir a la cancha: una vez que empieza el partido, hay que dejarlo todo, por respeto a los que escuchan, a los que miran, a los que lo siguen, a sus compañeros y sobre todo, por amor a la música.

Primero en ventas y en streaming
Paulo Londra tiene más de 12 millones de suscriptores en Youtube

Homerun, el disco de Paulo Londra, que salió a la luz el pasado 23 de mayo, se convirtió en el más escuchado en Argentina pero también se colocó arriba en el ranking español, consiguiendo ser el disco más exitoso en España en una semana en 2019.  También en Argentina se mantuvo primero en ventas.  

Con 18 canciones que en general hablan de los amores, de los amigos e incluso de Dios, el disco aún no ha sido presentado oficialmente. Pero el éxito de Homerun no está en su totalidad, sino en las ocho canciones que sus seguidores ya habían escuchado y cantaban antes de que el álbum saliera a la luz. Quizás esa sea una de las claves de la música y los músicos en tiempo de streaming.

El repertorio incluye varios traps, claro, pero también tiene momentos de rap, acústicos o canciones que se acercan más al reggaeton, dejando en evidencia que Londra, junto a su socio artístico y productor Ovy On The Drums (Daniel Echavarría Oviedo) no se atan a ningún ritmo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados