Publicidad

Los 80 de Hugo Fattoruso: de los Shakers a dos próximas galas en el Solís

El músico tiene casi 70 años de carrera y celebrará su cumpleaños en junio con dos conciertos repletos de sorpresas.

Compartir esta noticia
Fattorusso 1.jpg
Hugo Fattoruso en la sala de ensayo de su casa.<br/>
Leo Mainé

Por: Andrés López Reilly

Su padre, él, su hermano, sus hijos y ahora sus nietos han estado o están vinculados a la música. Claramente hay una herencia genética en el apellido Fattoruso, al margen de las habilidades que cada uno de ellos desarrolló en base a sus motivaciones, el estudio y la práctica. Y el caso de Hugo es paradigmático.

El multiinstrumentista y compositor está a punto de cumplir 80 años, aunque parece de 65. Dicen que la música tiene eso: que mantiene joven el cuerpo y el alma. Y sino pregúntenle a Paul McCartney, Mick Jagger o Keith Richards, que siguen subiendo y bajando de aviones y escenarios pisando los 80, incluso cargando con un pasado de verdaderos excesos.

Hugo Fattoruso se recibirá de octogenario con dos noches de gala que tendrán lugar en el Teatro Solís el 20 y el 21 de junio, en las que estará acompañado por una plétora de músicos invitados. “Debe haber algo genético. En mi familia tenemos una sensación de placer al tocar música. No solo es una profesión, es una pasión”, dice al ser entrevistado en su casa por Revista Domingo.

“Mi hija Luanda trabaja como ayudante en la producción de shows, ella es carioca, vive en Río de Janeiro. Ciruela (Alexander) es un músico con mucha facilidad, pero trabaja de otra cosa. Y Christian toca la guitarra, el bajo, graba, tiene sus composiciones, aunque no es músico las 24 horas. A mi padre (Antonio, fundador del primer Trío Fattoruso) le gustaba la música, aunque él tocaba de oído. Te sacaba una melodía con un dedo en el piano. Y mi hermano Osvaldo estudió desde chiquito y eligió ser baterista. Estudió toda la vida, hasta sus últimos días, incluso cuando tenía dificultades para mover el cuerpo”, resume.

LA ELECCIÓN DE LAS NOTAS. “Virtuoso” es un término que se utiliza con frecuencia para referirse a Hugo Fattoruso. Y con seguridad sea apropiado. Pero detrás de esa palabra está lo que pocos ven: el estudio y los ensayos, dos cosas en las que no se descansa incluso con casi siete décadas de carrera a cuestas (comenzó a actuar profesionalmente a los 12 años tocando como acordeonista y pianista en el Trío Fattoruso).

“Para mí el estudio es un aliado muy potente. Y es infinito. Aunque no es necesario como el agua, porque está demostrado que hay centenas de músicos que no saben lo que están tocando y que generan melodías muy interesantes. No hay que ser como Stravinski o Beethoven. La música es muy generosa y nos acepta a todos, a los que pueden leer y a los que no pueden; se puede tocar sin saber nada. Pero el que estudia va generando conocimientos que lo van a ayudar. Es como guardar cosas en la alacena, que cuando las precisás, las agarrás”, comenta.

A sus 80 que parecen 65, Fattoruso confiesa que precisa practicar continuamente para mantenerse en forma. “A veces no puedo hacerlo todos los días, pero sí, tengo que practicar. Yo interpreto o compongo algunas piezas para las que mis manos necesitan estar en buena forma. Si toco boleros, no tengo que estudiar técnica, porque es una cosa lenta. Pero hay músicos que me invitan a participar en ciertas composiciones en las que tus manos tienen que estar en buena forma. Es como ocurre con un deportista. Y después está la parte del estudio musical”, señala.

También asegura que nunca ha tenido el conflicto (que afecta a incontables músicos) de tener que discernir entre tocar muchas o pocas notas. O de hacerlo a mayor o menor velocidad. “Depende del estilo que esté tocando. No podés hacer un pasaje a 1.000 por hora si el tema no lo pide, está desubicado, no sirve para nada. Si estás tocando con un grupo de jazz en donde hay solistas, ahí entra todo, las notas sentidas y los pasajes veloces. Pero si estoy acompañando a una cantante como Laura Canoura, toco manso, hago acordes y un apoyo armónico para ella. Creo que eso siempre lo tuve claro, aunque uno aprende todos los días”.

Fattorusso 2.jpg
Hugo Fattoruso.
Leo Mainé

LAS NUEVAS CORRIENTES. Siempre polémico, el recordado guitarrista Norberto “Pappo” Napolitano tuvo un divertido encontronazo en el año 2000 con DJ Deró, un conocido “pinchadiscos” de la época, en un programa que conducía Nicolás Repetto llamado Sábado bus. El “Carpo” increpó al DJ diciéndole que él no tocaba, sino que reproducía música que habían grabado otros en los discos. Y -aquí lo más cómico- le sugirió conseguirse “un empleo honesto”.

—¿Qué piensa de los DJ? ¿Los valora como personas que “tocan” música?

—Capaz que no aplica la palabra “tocar”, pero los respeto muchísimo.

—Charly García dijo una vez que la música es armonía, melodía y ritmo. (A esto se podría agregar poesía, por las letras). Y que la electrónica es básicamente ritmo. ..

—Son modas. No tengo objeción. Aunque yo no iría a donde se junta una cantidad de gente a escuchar y a bailar (música electrónica). Pero eso es porque me gusta otra cosa. No lo critico ni lo objeto. Yo no voy porque no consumo eso.

—¿Le importa que su música sea popular? ¿O simplemente con que sea buena le alcanza?

—Capaz que a uno le gustaría que lo que sale, salga bien. Hay temas míos que pertenecen a algo que se puede llamar “popular”. Y hay temas que no, que son instrumentales y que no tienen una forma estándar. Esos temas nunca van a ser populares, porque tienen muchas aristas y disonancias. Piazzolla no podría tocar en lugares grandes como el Luna Park, sin embargo su música es exquisita y de la más alta calidad. Yo estoy inmiscuido en lo que me sale. Algunas canciones son populares y otras no lo son. Por eso trabajo en varias propuestas diferentes que van desde el jazz hasta el candombe.

De todos modos, Fattoruso admite que hay cosas que le cuesta tocar. “Andá a tocar a la espalda de Leo Maslíah. Es muy sofisticado, de muy alto nivel, es muy desarrollado y particular. Hicimos un recital a dúo y él tenía que bajar los cambios para tocar conmigo”.

“COPIAR” Y PROPONER. La carrera de Fattoruso incluye sus pasajes por los Shakers, Opa (banda que también formó con su hermano Osvaldo y con la que triunfó en EE.UU.), Grupo del Cuareim, Los Pusilánimes, La Escuelita, Trío Fattoruso, Rey Tambor, Dos Orientales, Barrio Sur, Trío Oriental y Cuarteto Montevideano, entre otros. Y en Uruguay ha acompañado a muchos referentes, entre ellos Eduardo Mateo, Rubén Rada y Jaime Roos. Además, producto de haber vivido varios años en Brasil, colaboró con artistas como Milton Nascimento, Hermeto Pascoal, Chico Buarque, Airto Moreira y Djavan. En total, ha grabado más de 100 producciones, entre vinilos, casetes, CDs y DVDs.

—Lo he visto en algunas entrevistas como reticente cuando le preguntan por Los Shakers. ¿Le molesta hablar de este grupo que tuvo tanto éxito en los 60?

—Lo que pasa es que los Shakers no tenían nada de original, nosotros empezamos a proponer algo a partir de Opa. Todos queríamos copiarles el pelito y la ropa (a los Beatles). Y lo peor de todo es que les queríamos copiar la música, lo cual es imposible, porque los tipos eran muy genios. No es que me moleste, pero Los Shakers no tenían nada de original.

—Muchos copiaban a los Beatles en la época... De todos modos, hubo quienes lo hicieron muy bien y quienes lo hicieron muy mal.

—Sí, había de todo. Había un grupo que los imitaba y en un programa de televisión le preguntaron a uno de los cantores: “¿Vos quién sos?” A lo que él respondió: “Yo soy John” (se ríe). ¡Ni en pedo! ¿Cómo vas a ser John Lennon? También cantábamos en un idioma que no era local y sin hablar inglés (aunque Osvaldo hablaba un poco); era una locura. Éramos inmaduros e inocentes.

Los Shakers fue una fuente de empleo en su momento. Y aunque les iba muy bien, terminaron con los bolsillos vacíos por firmar a ciegas un contrato con una discográfica. “Ahí marchamos, porque lo que generó el grupo se lo quedaron ellos”, dijo.

Fattorusso Trio.jpg
El primer Trío Fattoruso.

DOS CONCIERTOS DE GALA. Durante las noches del 20 y el 21 de junio Fattoruso estará acompañado por Yahiro Tomohiro (con quien ha hecho 14 giras por Japón), Laura Canoura, Nicolás Ibarburu, Fernando “Lobo” Núñez, Leo Maslíah, Edú “Pitufo” Lombardo y el Coro Nacional de Niños del Sodre, entre otros. Este es su proyecto inmediato, pero tiene previsto seguir en la ruta cuanto sea posible. “Por lo pronto me voy a encontrar con mis hijos en el Solís, si no voló el planeta antes. Hasta mis nietos, Nicolás (16) y Santiago (10), los hijos del ‘Ciruela’, van a chapurrear un par de temas”, concluyó.

La Familia

Trío Fattoruso

El Trío Fattoruso original fue formado a fines de los años 50 por Antonio Fattoruso, padre de Hugo y Osvaldo. Antonio tocaba un bajo construido por él mismo con un balde, una escoba y un cordón. En 1999 recrearon el Trío con Francisco (hijo de Hugo) como bajista, Osvaldo en batería y Hugo en teclados y voz.

Su hermano Osvaldo

Osvaldo Fattoruso falleció en julio de 2012 a los 64 años. Fue considerado uno de los mejores bateristas de Latinoamérica y uno de los pioneros en la fusión del jazz, el rock y los ritmos afroamericanos. Con su hermano Hugo tocó en el Trío Fattoruso (siendo niño y adulto), Los Shakers y Opa, entre otros proyectos.

Su hijo Francisco

El hijo de Hugo Fattoruso nació el 10 de agosto de 1979 en Las Vegas. A pesar de ser estadounidense, vivió más tiempo entre Uruguay y Brasil. Comenzó tocando piano a los 6, tomó la guitarra a los 8 y el bajo a los 11. Actualmente reside en la ciudad de Los Ángeles y es un excelso bajista, que destaca en varios estilos.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Hugo Fattoruso

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad