NOMBRES

Ibai, el streamer español que le "roba" las estrellas de fútbol al periodismo deportivo 

De gamer a relator de E-Sports a ser el entrevistador de futbolistas que envidian los profesionales de la TV.

Ibai
Streamer y exitoso.

“Quién es Ibai?” La pregunta del periodista argentino Gustavo López resultó bastante tonta para cualquiera que esté al día con lo que pasa en las redes sociales y plataformas de streaming. Ibai Llanos, de Bilbao de nacimiento, es actualmente más conocido en el mundo que cualquier periodista de televisión. “Ahora está de moda hablar con él. Ibai me ganó, me tengo que retirar. Me molesta que ya sea algo recurrente. Seis millones de seguidores tiene, pero… ¿quién es?”, siguió despotricando López al que se le puede decir, por fin en este 2021, bienvenido al siglo XXI.

Ibai, de 26 años, es uno de los streamers que ha logrado revolucionar las formas de comunicación; es uno de los personajes de Twitch más populares entre los jóvenes y ha logrado que por su ciclo Charlando tranquilamente pasen tantos futbolistas despertando así el enojo de López. Gerard Piqué, Kun Agüero, Paulo Dybala y Sergio Ramos han sido algunos de los deportistas que han estado más de una hora en vivo con Ibai hablando de todo un poco. Pero no solo ellos, también el youtuber y streamer AuronPlay, el periodista deportivo español Josep Pedrerol, la cantante argentina Nicki Nicole o la española Aitana. Quizás López no sabía pero también llegó a entrevistar a Marc Gasol para anunciar su fichaje por Los Angeles Lakers. Por ahora le está faltando charlar tranquilamente con Bad Bunny, uno de sus ídolos confesos, o con la archireconocida banda coreana de K-Pop BTS.

Luego de la polémica le espetó a López: “Si Dybala no quiere ir contigo, baja de nivel, no vayas a por un delantero de la Juventus, ve a uno de tu nivel, entrevista a uno de tercera división keniata”. La pelea se solucionó en otro directo y streamer y argentino hicieron las paces.

Dybala y el insulto chileno

En el episodio de Charlando tranquilamente con Paulo Dybala, el futbolista de Juventus contó una divertida anécdota que se dio durante un partido contra Chile por la Copa América. “¿Escuchame una cosa... vos me insultás tanto y... ¿cuántos seguidores tenés en Instagram? ¿Tenés más que yo?”, recordó que dijo un chileno. La prensa chilena especuló con que fue el capitán Arturo Vidal, pero Dybala jamás lo identificó. En el mismo directo, el futbolista anunció finalmente su arribo al mundo de los deportes electrónicos como socio del equipo argentino Furious Gaming, una de las entidades más importantes del país y de la región, con 9 años en el rubro. Por otra parte, Dybala opinó que para Lionel Messi sería “lindo que tuviera una despedida en Barcelona” por la carrera que hizo en el club blaugrana, pero entre risas se mostró muy abierto a la posibilidad de recibirlo en Juventus. “Si viniera acá, con Cristiano y Leo, no sería nada fácil tener un lugar para jugar. Igual, uno que está adentro de los vestuarios, es muy difícil que eso pase”, resaltó en la entrevista.

Ibai empezó como gamer profesional, destacándose en Call of Duty Modern Warfare 2, cuyas partidas comenzó a subir a YouTube; más tarde se transformó en comentarista en la Liga de Videojuegos Profesional en España, en particular, en las competencias de League of Legends, desde la habitación de su casa. Pero también hablaba sobre actividades más bizarras como partidos de bolita o carreras de caballos virtuales. Se hizo un nombre por su carisma y buen humor.

En 2018 comentó partidos de La Liga de Fútbol española y un año después tuvo su propio programa "Hoy no se sale". En 2020 llegó a G2 Esports junto a los también streamers Ander, BarbeQ y Reven para irse poco tiempo después porque va a crear su propio equipo.

En un mundo en el que los seguidores son sinónimo de fama, el vasco tiene más de cinco millones en Twitch y más de 3 millones en Instagram.

“Yo no sé cómo ha pasado esto, pero qué viaje tan bonito está siendo”, escribió con emoción en Twitter cuando quebró la barrera de los cinco millones de seguidores en febrero de 2021, un año después de llegar a Twitch. También tuiteó: “La fama tiene malas cosas y muy buenas también. Lo peor es lo expuesto que llegas a estar, pero es por eso por lo que vivo bien y gano dinero”.

No fue ni Call of Duty ni League of Legends el motivo de su boom en Twitch el año pasado: fue con Among Us, un juego de estrategia en el que hay un impostor en una nave que debe asesinar a sus contrincantes sin que estos se percaten de su identidad. Ibai hacía partidas en vivo con Agüero quien jugaba, a su vez, con Thibaut Courtois o Neymar Jr., y contrario a cualquier partido, cualquier entrevista o cualquier evento, estos se divertían y bromeaban como niños.

En medio de todo esto, Ibai ganó el premio a Mejor Streamer del Año en los E-Sports Awards, un hito importante para el mercado hispanohablante.

¿Pero cómo era Ibai antes de ser Ibai? Ese Ibai que jugaba al fútbol en los barrios de Deusto y San Ignacio de la ciudad de Bilbao; ese Ibai que empezó a refugiarse en los videojuegos como cualquiera que quiere escapar de lo que puede significar la adolescencia.

Una nota del diario El País de Madrid cuenta que en 2016 se mudó a Barcelona para trabajar a tiempo completo en la Liga de Videojuegos Profesional, dejando atrás a su familia. Este paso fue muy duro para alguien que se define como familiar y que lamenta haberse perdido cómo crecía su hermano menor y haberse alejado de su abuelo, a quien considera como un padre más. Pero debía mudarse para ayudarlos económicamente puesto que sus padres, golpeados por la crisis financiera, apenas rozaban el mileurismo.

En un reciente directo ha dicho: “Llevo más de un año sin ver a mi hermano y eso es una puta mierda. A veces pienso mucho en si esto ha merecido la pena. Entiendo que sí, pero es que el tiempo no se recupera nunca (…) Yo solo aporto el valor económico y a veces a la gente eso no le sirve de nada si no estás ahí en los cumpleaños, Nochebuena, Nochevieja”.

En varias entrevistas, ya famoso, Ibai comenzó a hablar abiertamente sobre el trastorno de ansiedad que sufre desde hace años. Él mismo ha dicho que no tenía autoestima, que se sentía muy poca cosa e incapaz hasta de abrirse una cuenta en Twitter. Hasta el 2019 confesó que la ansiedad lo controlaba por completo. No obstante, muchas veces confiesa que le incomoda ser el centro de atención.

Liliana Arroyo, doctora en Sociología y especialista en innovación social digital, señaló para eldiario.es que “el caso Ibai Llanos es muy llamativo porque para muchos sectores de la sociedad puede resultar extraño que un tipo en chándal (la palabra española para joggineta), que emite desde su casa, y que viene de una familia humilde, haya llegado a ser un referente que engancha a decenas de miles de personas a sus directos de tres horas”.

Y añadió: “Proyecta la imagen de ser un tipo sincero, honesto, directo, sin pelos en la lengua, que sabe que tiene influencia sobre una comunidad y la ejerce con responsabilidad”.

Sobre lo último se puede decir que Ibai siempre ha tratado con humor el tema de la pandemia del coronavirus apostando a los cuidados.

Otro hecho de este tipo sucedió en Fin de Año cuando organizó un evento en Twitch para recibir el nuevo año con todas aquellas personas que estuvieran solas. Congregó a más de 500.000.

Él mismo ha reconocido lo siguiente: “Yo gano dinero porque la gente me apoya en redes sociales y porque ve mis streamings. Me parece una manera muy bonita de ganarte la vida y sustentar a tu familia. Muchas veces lo digo para que veáis que no es una falsa humildad: se gana mucha pasta con esto. Creo que no hacemos daño a nadie y me la paso muy bien haciéndolo. De hecho, soy una persona a la que se le nota mucho cuando no lo está pasando bien, pero no hay día en el que no me apetezca hacer streaming. Ahora mismo lo que estoy buscando es llegar al punto de mi vida donde tenga cero preocupaciones y poco estrés. Lo que pasa es que soy un hijo de puta y soy un adicto a hacer cosas. Es como que me gusta tener estrés, pero quiero estar feliz junto a la gente que me ve”.

Hasta ahora, la vida de Ibai Llanos, desde Bilbao a Barcelona, desde el anonimato a la fama, ha sido como dice su célebre meme: “Ná’, de locos”.

Mucha pasta

El Rubius, AuronPlay e Ibai Llanos pueden considerarse el Top 3 de los comunicadores por Internet de España. Y aunque Llanos es el último en que se dio a conocer, sus ingresos ya han alcanzado a los de sus compañeros.

Un informe elaborado por Saving Spot sobre los ingresos que cobran algunos de los streamers más famosos del mundo por sus contenidos en la plataforma Twich, propiedad de Amazon, deja a Ibai como uno de los pesos pesados.

Es el tercer streamer que más cobra y el primero de habla hispana. Se calcula que genera unos ingresos anuales de casi US$ 1,4 millones. A esto hay que sumar lo que gana en YouTube o Instagram y a través de la publicidad que inserte en sus publicaciones. Aunque no hay datos oficiales publicados sobre a cuánto ascenderían estos otros ingresos de Ibai, algunas estimaciones del diario La Vanguardia apuntan a que solo de YouTube tendría unos ingresos superiores a los 1,5 millones de euros.

La lista de los streamers mejor pagados del mundo la encabeza xQcOW, una joven canadiense, cuyos ingresos son de casi US$ 2 millones al año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados